SOLO EN MICHOACÁN, TERCER GOBIERNO AL HILO, SIN PLANEACIÓN

Revista Parlamentaria 06 de noviembre 2021

ANTECEDENTES

En Michoacán el tema y comparación de la eficiencia de los gobernadores se toca todos los días, en la oficina, con el grupo de amigos, en la sobremesa, en convenciones, ahora en colegios de profesionales, en el deporte, cantina etc., La verdad es que Michoacán ha tenido de todo, gobernantes nocivos como Silvano Aureoles Conejo, Leonel Godoy Rangel, Salvador Jara Guerrero y Luis Martínez Villicaña, malos malitos como, Fausto Vallejo Figueroa, Jesús Reyna García, aceptables, más bien que mal, como Ausencio Chávez Hernández y Genovevo Figueroa Zamudio, buenos como Carlos Torres Manzo y Lázaro Cárdenas Batel, pero el top del mejor se lo lleva con mucho, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano ,ingeniero civil de profesión pero “educado” en el conocimiento de la administración pública del gobierno, como un ente legítimo y transparente, analicemos un poco su gobierno, aquí hubo un trazo de orden financiero, con programación del gasto público plenamente definida así como  del ejercicio del poder gubernamental, hay que anotar que en este periodo aún no existía la dispersión de recursos federales que llegan precisamente en el año que él entrega la estafeta 1986., mediante la introducción del R – 26 a todas las entidades federativas.

El gobierno 1980 – 1986, fue ejemplar, grande en 360° a los que le siguieron. 

La dependencia “estrella”, prioritaria, que mandataba absolutamente todo el ejercicio gubernamental, era La Secretaria de Programación y Presupuesto, el nombre lo decía todo, desde ahí se programaba en su totalidad el presupuesto anual a manejar de los tres poderes y los 113 municipios, en ése tiempo, el banco Mundial, ponía gran parte del recurso para la obra pública, exigía transparencia en su aplicación, también pondría el 50 % en la contratación por honorarios, de personal altamente  especializado para la supervisión y evaluación del total de acciones y obra pública  que el gobierno ejecutaba, ésta labor estaba a cargo solamente de ingenieros civiles y arquitectos que la corrupción no era los suyo, su dictamen era inapelable para la autorización o negación del pago a empresas o contratistas que realizaba LA TESORERIA, que en este sexenio era solamente la administradora (LA CAJA) del recurso, cuya erogación del gasto siempre estuvo sujeta a la determinación de PROGRAMACION Y PRESUPUESTO, precisamente  a las actividades de planeación, programación, supervisión y evaluación del recurso público, federal o estatal, garantizando para el estado en sí, su correcta aplicación. 

¡Era perfecto!, la dependencia estrella manejaba todo el recurso… solamente en papel, la TESORERIA, ejecutaba el pago o gasto que, mediante la supervisión, verificación y evaluación, que autorizaba la otra, el poder estaba perfectamente equilibrado, eso mantenía el control interno y externo en el estado y municipios, el gobierno daba transparencia y credibilidad a sus gobernados, ni el mismo Cárdena Solórzano se daba el lujo de transgredir ese sistema de control del recurso público, total, por mucho, el mejor gobierno.  

La caída de la planeación, supervisión, verificación y evaluación de las acciones y obra pública estatal se viene con los DESACUERDOS entre estas dos dependencias, en la transición del Gobierno de Tinoco Rubí hacia el de Lázaro Cárdenas Batel, un mundo de personas de mandos segundos pero importantes de la dependencia estrella, logran convencer a la Tesorería, de admitirlos para lograr qué ésta realizara las mismas labores que hacia la de planeación… pero desde adentro de la tesorería,  es a finales del sexenio de Víctor Manuel Tinoco Rubí, cuando sí bien se mantiene la ”Coordinación de   Planeación”, al final del gobierno, pierde todo el poder de la evaluación y supervisión, que pasa a la Tesorería, lo que motivo el primer encontronazo de los titulares, El de Planeación no le firmaría ningún cierre de la cuenta pública al Tesorero, a razón de que como no se soportaba técnicamente el gasto público ni la comprobación del mismo, la tesorería ya elaboraba  una serie de ajustes en todo lo realizado, éste gobierno de Tinoco Rubí cerraría sin la firma o aval del titular de PLANEACION. 

Después del gobierno de Cárdenas Solórzano, el problema Técnico /Financiero se repetiría gobierno tras gobierno, hasta llegar al de 2002 – 2008, con Lázaro Cárdenas Batel, donde se da un fuerte impulso a la planeación y mediante la construcción de una MEGA SECRETARÍA DE PLANEACIÓN, se fortalece de manera muy importante la aplicación y vigilancia de los recursos federales y estatales, mediante  la SUPERVISION, VERIFICACION Y EVALUACION  de todas las acciones y  obra pública, con 10 súper delegaciones operativas a lo largo y ancho del estado, logrando saber a detalle, el status de cualquier inversión estatal o federal al instante,  más sin embargo al final del gobierno, pasaría lo mismo que en los anteriores, los problemas entre las secretaría de Planeación que técnicamente sostenía que el gasto público, no correspondía al dato de cierre de La Tesorería, era grotesco y discrecional, lo que provocaría que el gobierno nuevamente cerrara sin la firma de la poderosa dependencia.  

Ya en los gobiernos de Godoy y aún más en el de Silvano Aureole Conejos, de forma tajante, se suprime la función de la dependencia de planeación, precisamente uno de los tres hombres, del verdadero poder, del actual gobierno de Alfredo Ramírez Bedolla, la baja de categoría y la hace coordinación de planeación,  algo así como un play back de lo que debe ser la planeación, o sea, desde estos gobiernos se comprendió, para que  la Secretaría de Finanzas comprobara el recurso “VERIDICAMENTE”, estorbaba la existencia de la dependencia encargada de la vigilancia de todo el recurso público y ¡arrideverchi!, los gobiernos de ésos tiempos, con uno de los tres hombres del verdadero poder de este gobierno de          Ramírez Bedolla, como Coordinador al frente, que le parten la madre a la Planeación , haciéndola una ridícula mini dependencia de coordinación, ahora peor, “instituto” que solamente trabaja una vez cada seis años, haciendo algunas mesas de trabajo al interior del estado, qué según son las que cubren todas las necesidades  y opiniones de las 10 regiones del estado, para según de ahí, hacer un estupendo, original y único plan de gobierno, dejando en finanzas el poder del mero teje y maneje de los recursos, a la medida de lo que se necesite, de lo que se ofrezca, quedando claro, que cualquier gobierno, sin la planeación y la revisión o supervisión del recurso público de forma independiente, es un gobierno destinado a la corrupción, y el hurto discrecional, del recurso público, donde ni el mismo gobernador sabrá el real destino del recurso.   

Ahora, como desde ese entonces, se sigue la tónica de fingir que el gobierno cuenta con el sistema de planeación que contemplan la Constitución y reglas de operación de la Ley de Coordinación Fiscal como requisito y garantía del buen manejo del recurso público, real y notorio, es que, a través de la tesorería, se maneja el gobierno del estado, convirtiéndose en la dependencia de la decisión absoluta en las inversiones, el gasto público y comprobación del mismo. 

En la actualidad, la continuidad del colapso financiero y la omisión del gasto público,  aparte de un sinfín de aspectos, no se ve que haya la manera ni el interés de vigilar o dar un seguimiento fiscal y de comprobación física de la obra, o de hacer nuevamente  otra súper secretaria, pero esto tampoco es motivo para engañarse como tío lolos, pasando por alto a Juan Pueblo, con el gasto discrecional que ejecuta la secretaria de finanzas, sin que tenga una supervisión, verificación y evaluación del recurso  público “ independiente” de ella, de forma ventajosa, esta dependencia cuenta con todo, solita planea, se supervisa, se verifica, se aprueba y comprueba, todo lo que dice que hizo, de ninguna forma garantizan el legal destino del recurso público, siendo obvio, que siga el desfalco, la deuda y omisión del gasto público. 

Algo tiene que hacer Ramírez Bedolla, para no ser más de lo mismo, para no ser parte de ése exclusivo grupo de gobernadores que tienen el honroso lugar de cero en aplicación y de un 10 en corrupción, Alfredo es joven y puede tener un futuro prominentemente político, de él depende porque también puede acabar muy temprano como los otros gobernadores nocivos, aborrecidos por la sociedad y lo que es peor puede con la mano en la cintura que su partido MORENA, no vuelva a ganar las elecciones, mínimo en otras dos contiendas.

Fin.

 06 de noviembre de 2021

Un comentario en “SOLO EN MICHOACÁN, TERCER GOBIERNO AL HILO, SIN PLANEACIÓN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s