EL EGÓDROMO PARTE CXXIV

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Crédito de la foto Crag Adderley en Pexels-Pixabay

FAMILIA: Es lo primero en la vida. Un hombre sin familia no es. Por ello Dios se hace familia de los desvalidos. En algunos de esos núcleos vitales siempre existe uno que lidera. Algunos lo ven como si fuera cercano a las alturas y sus parejas hasta con el Sol lo comparan; aunque sea un poquito. Sin embargo, usualmente los buenos mueren jóvenes. Ese fue el caso de ese buen hombre de quien decían era un rayito del Astro Rey. Con todo es ancestral el conocimiento de que los viejos siempre son mejores que los jóvenes por su sabiduría. Ahora muchos han partido. Sólo quedan unos pocos. Demasiado pocos. Algunos con una luz que se va con rapidez. Mientras los jóvenes apenas comienzan a comprender el extraño concepto de qué es Dios. A veces aprender toma un tiempo demasiado largo. Se dice que Dios aprieta pero no ahorca. Ahora los jóvenes se comienzan a convertir en veteranos y las generaciones siguientes son los jóvenes. Tanto tiempo… tanta soledad… tanta ignorancia… tanto qué hacer. El comensal ve a ese hombre sentado en el borde empedrado que resalta en la acera de enfrente. Lo ve como si se viera a él mismo veinte años antes: “A ese más le vale a prender la lección porque el tiempo se le va”, y la vida también. Todavía tiene familia. Dispersa. Diversa. Quien unía falleció. Una pena pero a veces lo bueno se va y los portadores del ahora deben, tienen que hacer la labor, ¿lo harán?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s