Dueño del destino

Atilio Alberto Peralta Merino

allbertoperalta1963@gmail.com

Puebla, Puebla 7 de julio del 2021

Era un terrible asesino.

Que terminó asesinado.

Era el dueño del destino.

Que se desplomó en la nada.

Un villano ladronzuelo.

Erigido en gran Señor.

¿Quién mejor dirá su historia?

¿Quién preservará su nombre?

¿La negrura de sus días?

¿La ignominia de sus horas?

Pasarán las agonías.

Y el trascurrir de los tiempos.

Más la noche de su imperio.

Azuzará las consciencias.

Atormentará las almas.

Destronará la virtud.

Escarnecerá las penas.

Y precipitará el dolor.

De no contarse sus pasos.

Por esta tierra de olvido.

Dejándose en las neblinas.

Las huellas de su poder.

CANCIÓN PARA EL AMOR TOTAL

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ.

Ésta vez,
es el amor, en pie,
el que me mantiene firme,
donde mira:
lo que otros ojos
no logran ver,
y que no me deja irme.
Porque es tu luz,
que me ilumina toda,
porque eres tú,
quien salva y guarda,
lo que alguien más enloda.
Ésta vez,
es tu amor tan real,
venciendo mis tinieblas,
un instinto de protección ideal,
que rompe las cadenas
y las quiebra.
Porque siempre eres tú,
que sin mirarme sabes,
cómo vestirme de azul,
cómo convertirme en ave.
Ésta vez,
no hay calles,
no hay miradas,
no hay censuras,
ni restricciones;
ésta vez,
no hay voces,
no hay habladurías,
no hay sermones,
ni amonestaciones;
ésta vez:
nadie detiene
nuestras libertades,
ésta vez,
es la totalidad
de las desconocidas
inmensidades.
Porque vas dejando
tu esencia cristalina,
la suavidad infinita
de los múltiples lenguajes,
y una sabiduría portentosa,
que me amolda la sonrisa,
más allá de las verdades.

POEMA DE LA HUMILDAD

Por: ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

Yo vine a esta tierra,

sin nada, y solo tengo,

los pasos que abren los caminos,

por donde he de pasar.

Yo vine al mundo,

sin nada,

solo a mirar los colores

que se apoderan de los campos,

derramandose en las flores.

Yo vine para tocar la madera

de los árboles,

para llenarme de polvo las manos

y enredarme

en el tronco caído

que se desintegra.

Yo vine a este mundo,

al desnudo,

solo con la voz,

que ha ido creando las palabras

que todos vamos a escuchar.

Yo vine a la vida,

con el soplo inmortal del Universo,

vine a sentir el aire

y a extasiarme con sus nubes,

como si no hubiera nada más.

Yo vine a este sitio,

con la frialdad,

para recuperar el fuego,

que nos abrigue y reúna,

en torno a una hermandad.

Yo vine a esta vida, para contar

una a una las estrellas

y regalarlas

a cada habitante,

para no olvidar

nuestra humanidad.

Yo nací a la vida,

sin nada,

para reconocer

la ruta del agua,

que nos llena sin cesar.

Yo vine a la vida

para dar el testimonio :

de que vamos a deambular,

con la nada,

para regresar.

FINAL

Leticia López Pérez

 Avanzar entre lo destruido
 dar pasos entre trozos de todo
 saber que solo tienes tus pies y tus manos
 para seguir
 y sigues
 con tu voluntad.
  
 Aquí todo es caos
 pero tus ojos miran un horizonte
 y aunque lentamente
 te haces llegar ahí
 a veces la respiración no alcanza.
  
 El sofoco cargando
 dolor, voces estrelladas en la espalda
 oídos enmudecidos
 manos apretadas.
  
 Ya no miras tu entorno
 de escombros y juguetes rotos
 historias en el piso
 sangre en las huellas.
  
 Sólo caminas
 como un yeti adormecido
 no tienes forma
 tu cabeza está apretada
  
 Sigues caminando
 tus propios pasos muelen
 la base de tu cuerpo
 y el horizonte te llama.
  
 Porque allá se termina
 esta guerra
 y todo quedará lejos.
  
 Caminas sin ti
 parece que te olvidaste
 en algún lugar
 tu habitación, un café, otra casa.
  
 Te vas sin ti
 sin lo que has sido
 sin recuerdos ni parientes.
 No hay amigos.
  
 Otros caminan como tú
 monstruos adormecidos que fueron guerra
 grito y estallido
 final y camino.
  
 No los miras
 te superas a ti misma
 y sigues un paso y otro
 de ardor y silencio. 

CRONOGRAFÍAS DEL MULTIVERSO (Parte ll, poema en prosa para B. M. L. C.)

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

Ramillete Florido infiltrándose en mi piel;

deslizándose por los cercos circundantes que inutilizan mi cuerpo:

COSMOGONÍA DE TI…

inundando mis pensamientos.

Cosmogonía de tu nombre;

modificada en la brisa matinal,

o en el páramo de las convergencias

que fertilizan nuestra corporalidad.

Categorizándote hasta la supremacía;

se cohíbe la distancia

y se procesa la insuficiente autonomía,

se cohíbe la distancia,

que aparta nuestras puertas intactas.

La traducción instantánea:

que mar y sol llevan implícitas,

hasta la extinción en llamas de los horizontes:

olas embravecidas del mar de los lenguajes.

Codificándote hasta probar:

que no era lo que era;

el anuncio febril de los diamantes

que caen flotando dispersos en tu cuerpo;

genial multifacética yendo y viniendo justo, junto a mí.

El multiverso:

anquilosado, desertor de las realidades;

proyectando sonidos guturales

que lo rechazan como osado;

te observa como imponer el secreto

de tu hechura de los colores.

COSMOGONÍA DE TI:

paraísos sin nombre;

ubicados en las coordenadas

de paisajes desarticulados.

Anacronismos que reinciden en espectaculares transhumanos;

perfiles romboidales que ilusan

las categoremas matemáticas.

Arcanos de luz;

sombras engullidas en la oscuridad,

tan pronto se olvidan los latidos

para engrosar las llamas.

Fuego para la sal;

origen que no ha de callar,

agua de luz agitándose en constelaciones

o vías lácteas improvisadas.

¿Como apartar el movimiento?

Si lo llevas TÚ, al límite,

sin reparar en la velocidad,

cambias de forma para transformar lo real;

y luego llegas a mi…

Para, a solas:

unirnos sin vacilar.

CRONOGRAFÍAS DEL MULTIVERSO (Parte l, poema en prosa para: B. M. L. C.)

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

Hologramas indivisibles en la rara quietud de los picos del hielo;  
 las miradas aventurándose más allá del cielo. 
 Claroscuros intensos tipificándose e irradiándose en el humo;
 pernoctando en dulces curvas del deseo, 
 atrincheradas en la pasión. 
 Sinfonía perfecta de la Naturaleza;
 o naturalidad de la deidad convocada;
 haciendo gala de una vidriera 
 o de un elevador sitiado. 
 El salto cuántico desconocido, 
 que gira tan profundamente en los elementos comunes; 
 agua de vida que es sabiduría pura, 
 tan extrema como el aire. 
 Y las formas cambiantes de cada elemento difuminándose, en rompecabezas inauditos;
 que saltan palmoteando descontrolados, 
 en una sincrónica de musicalidad precisa. 
 Sitiando los confines inexactos de los multiversos creados; 
 controlando la emoción que no se agota en un parpadeo. 
 La estrella diamantada de turquesas, 
 poblando los colores desconocidos;
 los arcos giratorios sorpresivos, 
 robando el granate idóneo;
 luz tan purísima que inmola los reflejos. 
 Caleidoscopio mostrando lo estéticamente admisible;
 rubor del cadmio atemperadamente aletargado, 
 en tus alas de mariposa rimbombante. 
 Como sale a pasear la quietud, 
 de la intensidad de tus pupilas;
 ligeramente ribeteadas con el brillo prosopopéyico de la luminosidad. 
 Cronografías que el multiverso nos proporciona, 
 sin puntos suspensivos;
 onomatopeyas vibrando por fuera de los diccionarios;
 brillan tanto:
 brillan siempre en tu voz. 
 Pixeles meditativos en las alturas de la macrocefalia oceánica;
 búsqueda del pensamiento incondicional, 
 retorcido en la espiral gramática de los tiempos. 
 Luz infinita grabando el plenilunio 
 del Sol inhóspito:
 universal y etéreo;
 cuarzo certero en la verosimilitud
 de tu testimonio que vibra, cosmogónicamente. 
 DE TI, COSMOGÓNICAMENTE.... 
 Metáforas versificadas al aliento de tu voz;
 instalándose en ti, 
 conjeturas gramaticales oscilando en tu interior;
 el dilema de una dualidad prolongada:
 hacia el descenso sin fin 
 de la materia. 

Rimas y Declaraciones

Luis Navarro García

Estimado lector, para este mi primer libro he reunido la inmensa mayoría de todos mis poemas escritos entre 1995 y mayo de 2020.

He intentado plasmar las distintas emociones que se han sucedido durante todos estos años de mi vida, casi siempre dentro del plano sentimental. Se podría decir que es un viaje al interior desde la ilusión con la que se vive cualquier amor nuevo, hasta el dolor y el silencio que se produce cuando una relación acaba. Por otro lado, recoge pensamientos, recuerdos y vivencias de viajes y otras experiencias.

Este libro nace en una época y en un tiempo de tremenda reflexión a nivel mundial, llevándose a cabo entre marzo y mayo de 2020, en pleno confinamiento por Covid-19. En medio de todo este caos mundial sanitario-político-social, huyendo de tanta noticia catastrofista, me encierro en mi habitación para trabajar en la elaboración y puesta en marcha de este proyecto con suma ilusión: publicar mi primer libro, mis obras completas de poesía.