De tinta y rebeldía: sin unidad no hay paraíso

Por: Ar Mendoza

Curiosamente una ecuación básica es la que define el concepto de lo que se debe hacer y de lo que no se debe hacer dentro de la política y de la vida misma; sumar y multiplicar, pero jamás restar ni dividir, algo que no han entendido nunca los aspirantes a un cargo de representación popular, y menos aquellos que son cobijados por institutos políticos que encabezan las preferencias electorales, porque como recita el viejo adagio; “el poder, a los inteligentes los nubla, pero a los pendejos los vuelve locos”.

Para ser claros, Morena, el partido en el gobierno, lanzó en días pasados su convocatoria para la gubernatura en 15 Estados de la República Mexicana, por lo que tendrá que definir a un candidato a más tardar el 1 de febrero del 2021, sin embargo, en Michoacán, son más de 20 aspirantes los que pretenden encabezar su ambición; el Solio de Ocampo por el partido guinda, algunos con nulas posibilidades, pero apuntados para ver si pueden negociar una diputación, una alcaldía, una jefatura de tenencia, una encargatura del orden o lo que caiga es bueno.

No obstante, fue el día de ayer cuando se congregaron 14 suspirantes a la gubernatura de Michoacán: Ana Lilia Guillén Quiroz, Selene Vázquez Alatorre, Itzé Camacho Zapiain, María de la Luz Núñez Ramos, Anita Sánchez Castro, Blanca Piña Gudiño, Yolanda Guerrero Barrera, Raúl Morón Orozco, Cristóbal Arias Solís, Carlos Torres Piña, Víctor Manuel Báez Ceja, Juan Pérez Medina, Alfredo Ramírez Bedolla y Fidel Calderón Torreblanca, con Mario Delgado, presidente Nacional de Morena, con el objetivo de fortalecer la unidad de cara a unas elecciones muy competidas, sin embargo, parece complicado alcanzar acuerdos en común cuando la guerra sucia ha sido la protagonista dentro del proceso interno.

Para Morena, al menos en Michoacán es una elección clave, ya que se estarán jugando no solo la gubernatura, sino también la mayoría dentro del Congreso Local que les servirá para revertir todo el daño que los malos gobiernos le han causado al Estado, no obstante, para que esto suceda los órganos internos tendrán la obligación de tener un amplio control de calidad para no repetir los perfiles que claramente no han sido un contrapeso al Ejecutivo, por el contrario, han sido un aliado en los caprichos del Gobernador.

Así pues, Morena tendrá que aprender de sus errores y contender con perfiles calificados y aprobados por la ciudadanía si pretende ver materializadas sus expectativas, ya que lo único que podría quitarles la victoria en las 15 gubernaturas que están en juego sería la división, por lo que el partido guinda quedaría aún más fragmentado en diversas “tribus” y la Cuarta Transformación tendría que ir de la mano con los partidos aliados y los de reciente creación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s