Carmen Moreno vicecanciller de México

Atilio Peralta Merino

albertoperalta1963@gmail.com

Imágenes pixabay.com

Carmen Moreno Toscano ha sido recientemente designada subsecretaria de relaciones exteriores, y con ello se abre un espacio de mayor fortaleza a la política exterior del país, recuerdo el mes de julio del año 2016 cuando los integrantes de su familia decidieron ceder el archivo personal de don Manuel Moreno Sánchez a la nación.

Héctor Moreno Toscano tuvo la gentileza de concederme una entrevista para el programa “Itinerantes” que se transmitía en la página “México Prioridad”, en la que puntualizó innumerables detalles sobre en los que en lo personal albergaba confusión e imprecisiones; no sabía, yo, por ejemplo, que el célebre libro” Cuauhtémoc” prologado por el escritor hondureño Rafael Heliodoro Valle no es de la autoría de su abuelo, sino de un tío del mismo nombre.

Tampoco que, precisamente Salvador Toscano habría hecho importantes filmaciones en Atlixco, de donde se entrelazan no pocas conexiones con otro de los pioneros de nuestra industria nacional, Enrique Rosas, el director del largometraje de 1919 “La Banda del Automóvil Gris”, oriundo de Puebla en donde absolutamente nadie le recuerda.

Ocasión en la que expresé mi desconcierto por  el escaso eco que un hecho de la relevancia de haber aportado al archivo general de la nación tan valioso acervo,  hubiese sido objeto de tan escuálido seguimiento; recuerdo haber visto publicados tres  artículos tan sólo al respecto: el de Héctor Aguilar Camín en “Milenio”, el de Porfirio Muños Ledo en “El Universal”  y el que yo escribiera  en SDP noticias ; aun cuando Héctor Moreno me hizo saber de la existencia del artículo respectivo de Lorenzo Meyer cuya lectura he de confesar se escapó de mi alcance.

Nos comunicamos en la ocasión con un amigo en común, don Humberto Hernández Haddad, quién me recordó la definición de estado de Jean Bodino: “un conjunto de familias y el gobierno de lo que les es común”, para posteriormente hacer hincapié en la importancia de la familia Moreno Toscano en la vida de México.

Hoy, ante la reciente designación de Carmen Moreno Toscano en una posición clave del gabinete presidencial, no me queda sino rememorar lo que en alguna ocasión escribiera sobre su padre:

“La entrega al Archivo General de la Nación del estupendo acervo de don Manuel Moreno Sánchez dio motivo a  la pertinaz semblanza y reflexión  que al efecto hiciera Porfirio Muñoz ledo catalogando de manera por demás acertada a  don Manuel como el  precursor  por antonomasia a la actual pluralidad política imperante en México;  no es para menos, la entrega a la República   de  los archivos personales de don Manuel, por parte de sus hijos,  constituye un episodio que concita de manera forzosa,  los recuerdos  de todos aquellos que, con méritos mayores como el referido Muñoz Ledo, o modestos en demasía pero que en alguna ocasión, al menos, nos hemos interesado por el palpitar de la vida nacional.

Corrían las postrimerías de 1982 cuando conocí a Manuel Moreno Sánchez exponiendo en un salón del Palacio de Minería las anécdotas que le habría tocado  en suerte vivir durante la legendaria campaña presidencial de José Vasconcelos; contaría en la ocasión don Manuel, que se toparía con integrantes del entonces muy joven Partido Comunista Mexicano  quienes fustigarían su  decisión de sumarse al vasconcelismo por considerarle una expresión política de la “misma burguesía” como, a criterio de los interlocutores de Moreno Sánchez en la ocasión, acreditaría  la presencia en sus filas de Antonieta Rivas Mercado.

Tiempo después,  mi jefe José Ángel Conchello me encargó conseguir el célebre desplegado de la CONCANACO emitido en tiempos de López Mateos bajo el título “¿Por cuál camino señor presidente?” publicado a raíz de las declaraciones de López Mateos  en el sentido de que su gobierno “era de extrema izquierda dentro de la Constitución”, ocasión en la que me comuniqué con  Alfonso Maya Nava en aquellos tiempos subdirector del diario “El Universal” y éste a su vez me enlazó con Manuel Moreno Sánchez quién por esas fechas era parte, como colaborador  de la página  editorial, de “El Gran Diario de México”; gracias a la narración de  Moreno Sánchez  logré, como se dice en las clases de arte dramático, “entrar en situación” en el ambiente histórico y político del régimen de López Mateos que no me habría tocado en suerte vivir.

Finalmente, en un momento ulterior  trataría con  don Manuel en la oficina del ingeniero Luis Sánchez Aguilar, cuando, con motivo del desplome del “Muro de Berlín”, se preparaba un foro sobre la entonces denominada “Revolución de terciopelo  de Europa del este”; foro, en cuya participación,  Moreno Sánchez referiría su actuación al lado de otro prominente mexicano como lo fuera don Luis Cabrera, cuando éste presidió la “Comisión de Incautación de Bienes del Enemigo” erigida  con motivo de nuestra declaración de “Guerra al eje” el 1° de junio de 1942,  tras el hundimiento en el Golfo de México de los cargueros “Faja de Oro” y “Potrero del llano”.

Por aquellas mismas fechas tuve el gusto de charlar en algunas ocasiones con su también finado hijo Octavio, quién sería un gran estudioso de las implicaciones sociales y económicas de la actividad turística, de él aprendí, por ejemplo, que el vocablo mismo lo habría acuñado Stendhal en el título de su libro de viajes: “Memoria de un Turista”.

En fechas más recientes, gracias a uno de los formidables seminarios que organiza mi amigo Pablo Aguilar al frente del “Colegio de Jurisprudencia Urbanística”, sostuve una interesante  charla con su hijo Héctor,  inquiriéndole  en la ocasión  sobre  la añeja amistad que su padre entretejió con Al Gore Sr, desde que ambos se desempeñaban respectivamente  como senadores   de México y de los Estados Unidos, comentándome que aun cuando   efectivamente sostenía una buena relación con el ex  vice-presidente Gore, era en realidad el finado Octavio quién habría cultivado la amistad de manera más estrecha con el autor de  “La Tierra en Juego” cuya  influencia es por demás clara  y manifiesta en la encíclica papal “Laudato Sí”.

Rememora a hombres de otro tiempo que ya no están entre nosotros, deja una sensación peculiar que mueve a reflexionar sobre el tiempo que pasa, sobre todo tratándose de hombres equiparables en mucho a los que conformaron la generación de “La Reforma”, respecto de los cuales, Martín Luis Guzmán decía que parecían gigantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s