Todos quisiéramos tener a Hipólito Mora en nuestro pueblo

Redacción 

Vive y sufre con una intensidad que solo puede hacer una persona auténtica. No recibe órdenes de nadie le molesta mucho que no lo consulten. Desconfiado por naturaleza, su lenguaje corporal así lo indica la mayor parte del tiempo cruza los brazos, pero cuando se dirige a sus interlocutores los mira fijamente a los ojos. No le importa cuidar las formas, el antes de ser el candidato a la gubernatura por el Partido Encuentro Social (PES), es Hipólito Mora Chávez, el ex autodefensa que se levantó en armas contra los Caballeros Templarios y luego no   tuvo miedo de señalar a sus compañeros de armas que   pactaron con los criminales que decían combatir.

Su mente transita del pasado al presente.  Reto a cualquier de ustedes, dice, dirigiéndose   a los presentes, a que me digan, ¿si la detención de (José Manuel) Mireles fue injusta?  Sólo se escucha el silencio en la amplia estancia. “Él se convirtió en el vocero de los grupos criminales, y su detención obedeció a eso, le salió barato el tiempo que pasó en la cárcel”. Desde su punto de vista eso fue lo que perdió a las autodefensas.

No es casualidad que el arranque de su campaña lo vaya a iniciar en La Ruana, población del municipio de Buenavista, donde defendió con la vida a la gente. Visualiza un mejor futuro para Michoacán donde no haya cabida para la clase política local que ha destruido el estado.

Sabe que nos será fácil la campaña, “a mí me gustan las cosas difíciles, vamos muy bien ya recorrí todo el estado y estoy seguro de que ganaré porque la gente ésta cansada de las falsas promesa: ¿Quién de los demás candidatos a la gubernatura realmente va a ser algo por Michoacán? Nadie le responde.

“Si yo les contara cuantas traiciones e hipocresía he visto en mi vida”, dice Hipólito. Esto lo hace que compare el campo de batalla con el campo de la política. “En ambos hay simulaciones”. Por lo mismo afirma que ya empezó a remover candidatos de PES que en realidad anda haciendo el trabajo a otros partidos políticos.

Cuando uno lleva un rato escuchándolo, lo pueden uno llegar comparar, guardando las proporciones, con el general Francisco José Múgica, en su integridad y valor.

Su adversario le temen, cuenta que Raúl Morón fue con el dirigente estatal del PES Éder de Jesús López García para pedirle que lo bajaran de la contienda, porque le podía quitar votos. El dirigente estatal no quiso, entonces fue con el líder nacional de ese partido Hugo Eric Flores Cervantes y solo para encontrar la misma respuesta.  A pesar de los malos resultados, Morón logró a través de un abogado generar un encuentro con Hipólito.

“Fui a una casa en la Chapultepec, quería que me moviera a otro lugar y le dije que quién era el interesado, entonces Morón llegó ahí y lo puse en su lugar”.

Hipólito es consciente que está amenazado de muerte y que puede sufrir un atentando, en sus recorridos siempre va acompañado por un fuerte dispositivo de seguridad.  Pero él es un hombre del pueblo y puede llegar a comer tacos junto con los policías que lo cuidan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s