Diputado 501 AMLO EN LA CUMBRE

Antonio Tenorio Adame

El encuentro de La Cumbre de líderes de Norte América registra resultados políticos innegables a nivel regional continental como al interior de cada uno de los países miembros, uno de ellos favorece la dimensión política del Presidente Andrés Manuel López Obrador al resaltar su inédito carácter de estadista, hasta ahora no transmitido.
¿Esa prueba debe revisarse para mostrar su capacidad de convencimiento?

POR LA NEGATIVA

En principio porque el Presidente Biden destacó que se camina en una dirección de iguales entre mandatarios y naciones, (solo recordar en la primera entrevista entre los presidentes, López de Santana y Jacksón en 1836, la condición de preso de guerra del primero), además, su discurso en tribuna le confiere la talla de estadista, a pesar de su resistencia a avanzar en las actividades internacionales.
De ese modo, el Presidente se asume como Jefe de nación y no sólo de gobierno, como a simple vista se muestra en las llamadas “mañaneras”.

AMLO si no se transforma por lo menos se equilibra entre Jefe de Nación y Jefe de Gobierno; adquirir ese rango le pondera ante sus adversarios internos, no solo por la representación que asume sino porque se mantiene en el alineamiento del poder a nivel planetario.

Después de cinco años de aplazada la Cumbre de líderes se llega en un contexto diferente de tolerancia y respeto, Entre naciones iguales, ´dixit Biden´. El entorno permite mayor margen de aportaciones y mostrar diferencias, enmarcados en un clima de confianza. Solo para ilustrar pasados encuentros basta recordar los reclamos de Reagan a De La Madrid (Ixtapa, enero de 1986) al decir “en Centro América los Estados Unidos tienen problemas”, en descarga de responsabilizar a la diplomacia mexicana de los disturbios que entonces se vivían.

Los temas tratados ahora, fueron: la recuperación continental de la pandemía, lo relacionado con la covid-19, avanzar en recuperación económica, reducir el cambio climático, atender migración y enfrentar al narcotráfico. AMLO fue incisivo en fortalecer la región ante el avance chino.

POR LA AFIRMATIVA

El consenso aceptado e indiscutido ha sido de atención a la salud y la recuperación económica dañada por el colapso tanto natural como de mercado. En relación con el tema de integración y de migración se debe comenzar por los límites del TEMEC, tan simple como reconocer que es un acuerdo de aranceles y no de integración, porque desde sus orígenes se excluyó el tema de la mano de obra no calificada, en cambio se abrió el capítulo XXVI a fin de dar entrada temporal a personas de negocios.

El discurso elíptico de AMLO resuena como eco del “Dios salve a América” ,aunque su intención es indirecta, no pretende proteger en primer término proteger al “gigante del mundo” sino a la migración, lo conmueve la muchedumbre humana que se agolpa en la frontera. Pero también plantea que se compita con China, quiere advertir de la suerte común que nos depara el destino de la geopolítica, en la escalada de competitividad tecnológica laboral se corre el riesgo de que la región de América del Norte se vea reducida al 12 por ciento del control de los mercados mundiales, (México es solo el 5 por ciento del PIB de los EEUU) una situación inaceptable hasta resolverse por medio de la guerra, la solución la descubre en el manejo racional óptimo de la migración para que la fuerza laboral obligadamente necesaria mantenga el nivel de competencia de la región. China le contestó “no somos un peligro para América del Norte”

SE REGISTRA PELIGRO DE CERRAR LA VIA COMERCIAL CON EL COLOSO DE ORIENTE

Por otra parte, la presencia de China se deja sentir en varios países de la región de Latinoamérica y el Caribe, entre ellos Venezuela, Nicaragua y Cuba. El Plan de AMLO es deslumbrador, en ejercicio de sus facultades constitucionales, esa propuesta de integración debe cubrir las diversas fases de su proceso. Hasta ahora estamos limitados por un tratado de alranceles (TEMEC) que fue modificado para favorecer aún más los componentes de origen estadounidense, así como la presencia y dictamen de observadores laborales que significan un control soberano poblacional. Por lo que se refiere al interés canadiense se reafirman las concesiones de megaminería extractiva, entre otros.

Respecto a la migración se vierte en dos sentidos, en cuanto a los 10 millones de mexicanos que esperan su naturalización del Capitolio, y la migración mesoamericana que se agolpa en las fronteras en espera de su visa a los Estados Unidos, de la cual se han creado caravanas que rebasan la capacidad de control, incluso de proporcionar visas de transito, además de sufrir condiciones infrahumanas, cubiertas financieramente con apoyo internacional y aportaciones del erario mexicano hasta llegar a incomodar la setencia de un juez de Estados Unidos que sentenció el “quédate en México” contra el interés de migrantes y el interés nacional.

La globalizacíon neoliberal ha acelerado los flujos migratorios que hoy se desbordan y acumulan su presencia en las fronteras de las grandes metropolis, en una cifra alrededor de 100 millones de personas. De acuerdo con las experiencias recientes la solución regional a la migración ocurrió durante el proceso de instauración de la Unión Europea al ser integrados los países de menor renta del contiente, España, Portugal y Grecía, solo que al concluir la etapa de generar empleos y salarios adecuados en esa zona, se inició de inmediato el impacto de migración africana, subsahariana y asiática.

No obstante estas restricciones, en el ambiente de la Cumbre de líderes predominó un clima de INTEGRACIÓN y no de aranceles. Visiones desbordadas. Si acaso los Líderes de Norteamérica inician un proceso de integración continental, cada etapa de acuerdo que sea alcanzada debe ser refrendada hasta su conclusión por un referéndum plebiscitario, un principio que no fue respetado por el TLCAN ni el TEMEC al considerarse solo como un Tratado constitucional de orden común. Sería la forma obligada, consultar y respetar la decisión del mandatario, el pueblo, a quien corresponde el ejercicio de la soberanía de la nación.

El Presidente López Obrador fue enfático al concluir su intervención ante sus pares, reitero la importancia de que la iniciativa de Biden de regularizar a diez millones de migrantes sea aprobada, lo que sin duda es un gesto humanitario a todas luces, sin embargo también es una perdida de lo mejor del país, como un beneficio para la economía de los Estados Unidos, es por eso que no se debe olvidar el sacrificio que significa para México, como una aportación de cooperación internacional que aun no se reconoce y debe ameritarse.

México ha contribuido al poder mercantil de la región continental de Norte América, y no sería difícil que ahora el espacio del Pacifico sur mexicano recibiera algún impulso a su desarrollo, a cambio de ese nuevo propósito de caminar juntos naciones iguales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s