A 159 AÑOS DEL DISCURSO  DE GETTYSBURG

Augusto Celis Minguet

“Ochenta y siete años ha, que nuestros padres crearon en este continente una nueva nación, concebida bajo el signo de la libertad y consagrada al principio de que todos los hombres nacen iguales. Estamos ahora envueltos en una vasta guerra civil que pone a prueba la idea de que esa nación, o cualquier otra así concebida y consagrada, pueda por largo tiempo subsistir. Nos hemos reunido en la escena de una de las grandes batallas de esa guerra. Hemos acudido  para dedicar parte del campo de batalla a que sirva de última morada de quiénes dieron sus vidas para que la nación viviese. Es enteramente justo y propio que obremos de este modo. Con todo, a decir verdad, mal podríamos dedicar, ni consagrar, ni glorificar este campo. Los valientes, vivos aun o muertos ya, que aquí combatieron, lo han consagrado muy por encima de nuestros escasos poderes
. El mundo apenas si advertirá o recordará lo que aquí se diga, mas no podrá olvidar jamás lo que aquí hicieron aquellos.
A los vivos nos corresponde, ante todo, dedicarnos a completar la obra que tan noblemente adelantaron los que aquí combatieron. Más bien, nos corresponde a nosotros dedicamos a la ingente tarea que nos aguarda: que esos muertos venerados inspiren en nosotros una mayor devoción a la causa por la cual dieron ellos la postrera suma de su fe que aqui solemnemente proclamemos que estos muertos no han  muerto en vano; que esta nación, bajo la guía de Dios, vea renacer la libertad, y que : El Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo no desaparezca de la faz de la tierra.”

  • [ ] El 19 de noviembre 1863.,hace hoy exactamente  159 años tan acertadas palabras fueron pronunciadas por el  entonces presidente de los Estados Unidos de Norte América, Abrahan Lincoln  instando a todos los estadounidenses a continuar «la labor inacabada en la que han avanzado quienes tan noblemente habían combatido». Sin embargo, esa labor hoy, pasado un siglo y medio y pesar de las múltiples legislación sobre derechos civiles, de las intervenciones judiciales y del activismo social -a pesar de la sentencia en el litigio de Brown contra la Junta de Educación, de la cruzada del «tengo un sueño» de Martin Luther King y de la Ley de Derechos Civiles de 1964- no puede decirse que la guerra civil hubiese acabado de verdad, no hasta que la mayoría blanca de Estados Unidos termine de asimilar que son una nación plurietnica y que el futuro y supervivencia de los Estados Unidos de Norte América está íntimamente ligado a la supresión de la supremacía WASP, siglas en inglés de blanco, anglosajón y protestante (White Anglo-Saxon Protestant) sobre el resto de su ciudadanos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s