Sobre amor y sus efectos secundarios frente a el reto educativo / Jessica Itzel Mares Castro

*Jessica Itzel Mares Castro / jessie.mars.c@outlook.com

*Pasante de licenciatura en Psicología Educativa del Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”; Estudiante de quinto semestre de la Maestría en Psicología Educativa: Perspectiva Psicoanalítica.

“Nada en la vida puede perderse, nada de lo que se ha formado desaparece

todo se conserva… y todo reaparece.” –

“Uno siempre vuelve a sus primeros amores”-

Sigmund Freud

Resumen

El presente ensayo tiene como finalidad exponer las posturas de repetición de los vínculos amorosos desde su identificación imaginaria hasta su compulsión repetitiva, desde una perspectiva psicoanalítica con tintes, desde donde se pretende describir el proceso de la cadena significante y diversificada que extiende el amor del sujeto en sus muchas esferas sociales, también entonces intentando cubrir la parte de los comportamientos de aprendizaje-enseñanza con el mismo tenor de repetición, lo mismo pero diferente, en los que se ve envuelto el sujeto.

Buscando evitar expresar la propia sintomatología, coincide la misma necesidad de redactar sobre la ella, ésta se encuentra en el 99% de las letras de las canciones, en la palabra, mismo que engancha, molesta, enfada, misma que lleva es un estado donde la realidad se distorsiona en comparación a la que se comparte con los demás, esa que amas y odias a la vez, de lo cual siempre faltarán palabras para intentar llevar ese imaginario a lo simbólico. En mi intento fallido, lleno de resistencia se observa la oportunidad de escribir un poco lo que podría entender del amor, la repetición e intentar acercarlo a la educación.

Lacan trasciende con su palabra, con sus frases tan complicadas llenas de sin sentido, entre las más trilladas “Amar es dar lo que no se tiene a quien no es”, del cual se despliegan explicaciones subjetivas diversas con tintes similares, aludiendo a la renuncia del sujeto de lo que no tiene, algo no físico ni material, a una infancia que tiende a repetir en condiciones similares a lo que era la búsqueda de ser amado por su madre o padre, esperando en su imaginario que el amor que pudo obtener alguna vez de alguna forma pero nunca en su posesión, pero además se expresa el miedo a la castración. El amor entonces no se conduce a lo que el objeto tiene si no lo que le falta.

Esto me hace pensar que el amor realmente no es perteneciente del sujeto, pues no se es dueño de esas primeras experiencias donde se obtuvo amor, siendo el deseo no otra cosa que el deseo del otro, algo que no se tiene físicamente como anteriormente se mencionó, tal vez una posible aspiración de esclavo a desear lo que el otro pareciera poseer. De esta forma algunas relaciones de amor, pueden caer en posición amo-esclavo, donde el amo busca ser reconocido y recibe lo que el otro le da, y el esclavo puede dejar su deseo y pasar a ser objeto del otro. Cómo si amando al otro se pudiera tener eso que el otro tiene, ser un poco como aquel otro, llevándonos a un narcisismo parecido al del Estadio del Espejo como formador de la función del yo de Lacan (1936), desde donde se observa la tradición platónica de la búsqueda de la verdad con la captación del ser.

El estadio del espejo se puede leer con dos perspectivas; la natural, que marca Lacan con la filogénesis de un periodo marcado por la edad; y cultural, con estas conductas que se adquieren por educación de la historia personal y desde la cultura del mismo sujeto, ambas posiciones tal vez un poco insolubles una de la otra, así nos lleva a esta parte donde se va construyendo lo imaginario del sujeto para la necesaria constitución del yo a través del cuerpo. Primeramente, con la identificación necesaria con otro (madre), hasta pasar al reconocimiento de que el otro es su propia imagen, donde el niño puede pasar a integrar su imagen al propio cuerpo, pero deseando ser inconscientemente un todo.

“Esta teoría explica también la relación fundamentalmente paranoica del hombre con su objeto (…) el objeto le interesa en la medida en que el otro está dispuesto a quitárselo (…) esto da cuenta del carácter histérico del deseo humano, que es siempre fundamentalmente deseo del otro”. (Miller, 1982:13)

Las identificaciones imaginarias se repiten constantemente, el amor entonces de la misma forma con esta tendencia a reaparecer por el imaginario, pero siempre presente en lo simbólico, simbólico sujetado al lenguaje y a la vez preso de significantes que lo conducen a lo mismo, por lo que el papel del psicoanálisis es liberar la verdadera palabra del sujeto dentro de este mismo orden simbólico.

Lacan dedica parte de su seminario a hablar sobre el amor, esto lo realiza desde una perspectiva de la cura que realiza el analizante en el psicoanálisis como lo menciona en su seminario número 20 (77) “lo único que hacemos en el discurso analítico es hablar sobre el amor”. Es entonces, hablando como el amor, en su efecto de la cura, que proviene de una transferencia entre analizante y analista. Por lo que, se podría decir que el amor es un vínculo que nace a partir de la palabra, el amor trasciende en el fantasma que se crea del otro. El analizante pareciera no estar del todo consciente de lo que va a buscar en el psicoanálisis, en este proceso el analista pasa a tomar diversas posturas.

Además, interesante la presente ambivalencia de la manifestación amor-agresividad, donde se requiera la presencia de uno para la presencia del otro. Donde se puede apreciar la demanda de amor del sujeto analizante que se comporta de diversas formas en las que aprendió a manifestarse para recibir amor del padre o madre en la infancia con la transferencia del analista.

Es entonces para Lacan, el amor un fenómeno del imaginario, sin embargo, sus efectos tienen presencia en lo simbólico.

El amor es luego una estructura fundamentalmente narcisista como se puede leer en el seminario 11 de Lacan (186) “es al propio yo al que uno ama en el amor, el propio yo hecho real en el nivel imaginario”, entonces, el ser amado una ilusión.

La forma en la que el sujeto se vincula con el otro pareciera ser una repetición inconsciente de una relación con características ya antes observadas.

Podemos leer en Nasio (2013) donde remonta la información sobre la fantasía de acuerdo a Lacan, que siempre surge de la interpretación de un hecho real pero observado por lente deformante de la fantasía más antigua. Pensando en lo anterior, podemos observar a un niño en la escuela con comportamiento especialmente violento en clase, pues en un posible primer momento pudo haber experimentado inconscientemente que la agresividad le traía consigo alguna escena fantaseada con la que el amor se vea a través de una experiencia de otro que posiblemente ni siquiera lo noto. Todos estos afectos no vienen de una única y primera fantasía, sino de una cadena de ellas, como una cadena de significantes que llegan al principio y al fin, a lo real, aquello que no puede ser nombrado, aquello desconocido, base de la repetición. Para Lacan “lo real siempre retorna al mismo lugar”, no repitiéndose de manera idéntica, pues esto se realiza con variaciones, pero sí con un mismo objeto que retorna

Entonces ¿qué lectura se le puede dar a una versión más consciente del amor?, tal vez el acercamiento a la aceptación de la subjetividad del otro, desde esa posición de otro, con su propia historia, donde el reconocimiento de la presencia del otro en la vida del sujeto es un posible significado.

Aquí parece importante incluir a Lacan con Función y campo de la palabra (1953) donde un proceso donde el sujeto pueda expresar su palabra, posiblemente lo llevaría a lograr separarse de todas las palabras vacías, culturales para llegar a su palabra plena, en su propia historia, tratando así de apalabrar lo que realmente desea del amor, lo que valientemente podrá o no asumir con responsabilidad de su deseo, lejos de sentirse culpable por él.

Esto me recuerda el cuento mencionado sobre de la carta robada de Allan Poe, donde se explica de cierta forma la supremacía del significante, buscamos donde no tenemos que buscar, por lo que es primordial ir más allá de lo obvio, donde un “sobre” común donde se colocan cartas pareciera tener más importancia que el contenido del mismo.

¿Entonces cómo se vincula el amor, la repetición y la educación?

Tal vez tal vez propondría solo mirarlos desde el psicoanálisis, pues nos encontramos frente a dos de tres imposibles: el psicoanálisis y la educación. Lejos de una repetición, poder hacer hablar al sujeto educado. Algo similar a lo que menciona Rosario Herrera (2008) “El bienestar de la cultura, que se rige por una ética que tiene por imperativo la ley del deseo, permítanme proponer una ética del deseo para la experiencia educativa, que impulse la innovación del conocimiento de la vida misma, además de promover la democracia, en función de la autonomía del conocimiento y la libertad de la crítica, la verdad y la creatividad.”, entendiendo lo anterior desde el deseo pero con el amor del sujeto desde lo más propio posible, desde la palabra verdadera, no olvidando que habría que aceptar los imposibles en la realidad, que lejos de un certificado, de un diploma o un papel impulse a la creatividad del mismo ser, desde aquello que no es diferente pero si propio.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Jean-Babtise Fages, Historia del psicoanálisis después de Freud, Barcelona, 1979.

Jacques Lacan, El estadio del espejo como formador de la función del yo 1936, en Escritos 1, México, Siglo XXI, 1998

Jacques Lacan, Función y campo de la palabra y del lenguaje del psicoanálisis, 1953

Miller Jacques-Alain, Conferencias Carraqueñas sobre Lacan 1982, Ateneo de Caracas

Nasio Juan Davida, ¿Por qué repetimos siempre los mismos errores?, 2013 Paidós

Evans Dylan, Diccionario introductorio de psicoanálisis lacaniano, 2007 Paidós

Herrera Guido Rosario, Psicoanálisis, educación y cultura, 2008 Ethos Educativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s