EL EGÓDROMO PARTE II

Por Luis Mac Gregor Arroyo

La persignada: Mujer de raíces ingenuas que, por la misma ingenuidad, valga la redundancia, acaba aceptando que su hijo sea bloqueado en la cabeza para que él llegue a Dios como un santo o que de plano no llegue. En su ir y venir, esta “santa” mujer, hace todo tipo de sacrificios, como no creer en Dios como se debe y entregarse a las mismas fauces del demonio cuando no se debe.

Entonces, para que su hijo siga siendo bueno y objeto de abuso de ella y el comité circunvecino, que puede ser extenso, acaba por deducir que la santidad es cosa más seria de lo esperado y recurre a todos sus esfuerzos para que su “hijito” de 40 años, se quede con ella, alejado del mismo Cristo, pero con ella enaltecida, porque esta mujer se vuelve más creyente que muchos, y sabe que Dios perdona y llevará a su retoño al cielo.

Aunque luego de una vida tan desolada, el pobre hombre acaba viendo videos pornográficos al por mayor y ella excitada de saber que él los ve. Así ella queda traumada, casi virgen y el al borde del suicidio, pero eso sí se persigna todos los días, ¿para quién lo hará? Se pregunta el comensal en su mesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s