LOS SIETE SABIOS DE MÉXICO

Atilio Alberto Peralta Merino // albertoperalta1963@gmail.com

El primer título editorial de Enrique Krauze que alcanzó el carácter de éxito de venta en las librerías se llamó “Caudillos culturales de la Revolución Mexicana”, su opera prima habría sido la biografía de Daniel Cosío Villegas, derivada de la tesis recepcional de sus estudios históricos.

La referida obra fue dedicada a la “generación de 1915”, los famosos “siete sabios” de México, designados de manera sardónica, como ellos mismos lo llegaran a afirmar, en alusión a los célebres “siete sabios de Atenas”.

El libro de Krauze centró su ensayo en Vicente Lombardo Toledano y Manuel Gómez Morín, las dos figuras emblemáticas por definición de aquella camarilla de jóvenes que se abocaban a la vida intelectual y la reflexión social y filosófica con peculiar entusiasmo, en el momento más álgido de la guerra civil en México.

Resulta por demás claro que el libro en cuestión, reconoce en el correlativo de Luis Calderón Vega “Los Siete Sabios de México” su modelo a seguir.

El título de Enrique Krauze está escrito con la sofisticación de estilo propia de la gran industria editorial de la época y resulta, por ende, de gran amenidad; en contraparte, el libro de Calderón Vega es la obra de un reportero de “La Voz de Michoacán”, no obstante, la primicia al abordar a una de las generaciones más importantes para la vida pública de nuestro país corresponde a Calderón y a nadie más.

El libro de Krauze pretendería colocar a un abogado de sólida formación, como era a no dudarse, Manuel Gómez Morín, por encima del alto nivel de gran pensador de altos vuelos filosóficos que son, sin duda alguna, pregonables respecto de Vicente Lombardo Toledano, sesgo del que no se hiciera partícipe un militante del partido fundado por Gómez Morín, como lo fue al efecto Calderón Vega.

En los años en los que el libro de Krauze se difundía como éxito editorial daba inicio a lo que Gramsci habría denominado una “reforma cultural de la sociedad”, en la que las políticas de índole Keynesiana a identificarse con el legado intelectual de Lombardo Toledano comenzarían a hacerse a un lado.

En los días que corren, en los que la “reforma cultural de la sociedad” quedaría enmarcada aquella publicación de Krauze, ha naufragado en el caos y el fracaso; valdría la pena releer ambas obras, tanto la que sirve de modelo como la que es su seguidora; caos y fracaso en el que, lamentablemente, un descendiente del esforzado reportero jugaría un papel tan destacado como lamentable.

En lo personal, me atrevo a asumir la plena conclusión, de que el libro que queda y quedará como documento clave y fundamental para entender una etapa en la historia de México es, a las claras, “Los Siete Sabios de México”.

Los siete sabios de Grecia (Imagen Manuel Lara)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s