UN NUEVO ORDEN EN MICHOACÁN PARTE I

POR ALFREDO JUAREZ MALDONADO

En los próximos meses estaremos en el más grande proceso electoral que hemos vivido en la historia en nuestro país, y en nuestro estado, y ésta será una prueba de fuego para validar los postulados del presidente de la república y del partido político de MORENA.

Esta coyuntura electoral le permitirá a la población de nuestro estado decidir si es la cuarta transformación es lo suficientemente atractiva como para refrendar su voto, regresar al viejo régimen o en el peor de los casos, abstenerse de emitir una decisión y con ello favorecer al viejo régimen.

La cuarta transformación en Michoacán, sin duda, tendrá grandes retos por delante, y a quien o a quienes dirigen la operación política tendrán en sus decisiones la responsabilidad histórica del triunfo o la derrota de este gran movimiento.

El panorama de lo que se espera está por probar su suerte y con madurez; y es que tendremos que hacer los análisis correspondientes para saber cómo actuar en este naciente proceso electoral y con ello participar.

UN PUNTO DE INFLEXIÓN EN LA HISTORIA DE MICHOACÁN

Para entender con claridad esta parte de la historia en nuestro estado es necesario analizar y reflexionar a conciencia, y sin caer en la subjetividad individual, el momento histórico, y para este análisis haremos lo que comúnmente se dice un “análisis de plaza”.

Partiendo de este razonamiento, y de forma neutral entendamos que nuestro estado no está en un mal momento, pero tampoco estamos pasando por un buen momento, por lo que sí estamos pasando es por un punto de inflexión a tal grado que se ha dualizado el poder a dos visiones, la primera: es la cuarta transformación encabezada por Raúl Morón Orozco en compañía de los institutos políticos MORENA-PT, y la segunda, la de Carlos Herrera Trejo con la rara y tormentosa coalición “Va por México”, la cual está integrada por el PAN-PRI-PRD; en esta segunda visión u oferta política agregaremos a los demás candidatos y partidos políticos restantes solo como condimento de este gran proceso electoral.

Cuando hablamos de un punto de inflexión nos referimos a que esta dualidad instalará un nuevo status quo en el espectro político, lo que llevará a un nuevo orden político, social y económico en el solio de Ocampo; el nuevo ordenamiento tendrá matices y colores dependiendo de quién sea el vencedor en el próximo 6 de junio del año en curso.

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN Y RAÚL

En el año 2002 cuando Lázaro Cárdenas Batel tenía la responsabilidad histórica de enfrentar al viejo régimen abanderado por el PRD, salió victorioso; de igual forma hoy Raúl Morón tendrá una responsabilidad similar dado que enfrentó al régimen imponiendo un nuevo status quo.

Hoy Morón abandera la transformación en Michoacán y enfrentará al régimen con el apoyo de todos los que creen en esta. El candidato asumió dos tareas fundaméntales: la primera la de coordinar y hacer la unidad entre todos los grupos de MORENA, lo cual es un reto, al iniciar un trabajo arduo, entorno a los conflictos internos, y, la segunda ser candidato de dos fuerzas políticas que si bien son aliados también se ven como competencia, ya que al no ir en todas las candidaturas se verán como rivales en las urnas llevando al candidato a la gubernatura al partirse en dos partes, lo cual representa un grave error político y de estrategia.

Con un escenario como éste, la cuarta transformación no se ve con un panorama alentador y su mayor triunfo será la de convencer al electorado de que la propuesta de la esperanza sigue vigente y se puede materializar.

LA COALICIÓN DEL VIEJO RÉGIMEN Y LOS CONDIMENTOS

Nada mejor para describir esta lianza que la canción escrita por Luis Eduardo Aute en su canción “la belleza”, donde un par de renglones describe una escena que vieron nuestros ojos al momento de que se firmó la coalición PRI-PRD-PAN, “Míralos, como reptiles al asecho de la presa, negociando en cada mesa maquillajes de ocasión; (…) mercaderes, traficantes, más que náusea dan tristeza”. Decimos que nada mejor para describirlos de una forma poética pues el agua, el aceite y gasolina parecen haber encontrado la fórmula de coexistir para continuar perpetuándose.

Estas tres fuerzas políticas tuvieron que pasar por un proceso de metamorfosis para poder unir sus fuerzas, olvidando su propio génesis e identidad que se les atribuyó durante años para poder lograr firmar ese pacto con sangre; este pacto representa el reto histórico de conciliar a los enemigos para hacerlos amigos.

La coalición “Va por México” no las tiene nada fácil; y es que, una cosa es que dos o tres cúpulas guiadas por sus intereses logren ponerse de acuerdo, y otra convencer a sus propias estructuras y al electorado de confiar en ellos; tres ofertas políticas que en el pasado fueron enemigos acérrimos, verlos de la noche a la mañana unidos no es fácil y más porqué habrá muchas heridas que cicatrizar antes de poder avanzar, y muchas de ellas son de años.

Por condimentos del viejo régimen englobaremos todos los partidos más pequeños y a sus candidatos, porque sin ninguna posibilidad de ganar han decidido hacer su esfuerzo en buscar el solio de Ocampo; en estos condimentos podemos ubicar a senador con licencia Cristóbal Arias Solís y su partido Fuerza por México, a Juan Antonio Magaña de la Mora encabezando el Partido Verde, Hipólito Mora Chávez por el partido PES, Abraham Sánchez Martínez por RSP.

Estos partidos, sin mucha probabilidad o sin nada de obtener el triunfo, lo que terminarán haciendo es ser apéndices del viejo régimen, atrayendo un cierto tipo de población sin que esto represente el triunfo, pero también jugarán un papel de recepción de candidatos insatisfechos de otros partidos, pues seguramente quien no logre estar en las boletas por su partido de origen buscará refugio en estos más pequeños.

Cabe mencionar que algunos de estos partidos están en favor del presidente de la República más no de MORENA, y aunque no estén en contra del presidente y de la cuarta transformación velarán por sus propios intereses.

Cualquiera que sea el vencedor, este próximo 6 de junio de 2021 tendrá grandes desafíos por vencer y responsabilidades históricas que cumplir; a la cuarta transformación aún le falta mucho por superar antes de que inicie el proceso de forma oficial y esperamos esté en las mejores condiciones y con los cuadros más preparados y progresistas para dar la batalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s