EL EGÓDROMO XXXIV

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Fotografía de Peggy und Marco Lachmann-Anke en Pixabay.com
hoyoblanco.com.mx

El Hombre Libre: Camina por la calle sabiendo que es el universo y tiene una responsabilidad enorme; pero con buen temple y calma, como el cosmos mismo. No lo mueve ni un una montaña. Es como un Goliat benigno que anda por la Tierra haciéndonos sentir su eterno y complejo ser. Por su boca sólo salen palabras de sabiduría, y él nos dice: “Nosotros somos los agujeros blancos”. Algo así como si escucháramos al famoso conductor de una serie de televisión decir “los que habitarán Marte seremos los de aquí”. Alto, sano como si fuera Mowgli hablando con los animales de la selva, sus ojos perfectos que hacen recordar al Sol, y nos dicen: miren hacia el horizonte, ahí todos somos la luz y el futuro. El comensal lo ve y se siente enaltecido, porque lo sabe: “la verdad es esa”. Así seremos algún día: ¡Libres! Donde no habrá cielo ni infierno y sólo viviremos aquí en el presente. Unos con otros, haciendo de este mundo nuestra mejor pieza de arquitectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s