EL SUSURRO DEL CORAL (CUENTO) PARTE 2


ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

Después de treinta minutos de la rutina de baile obligatoria y propia de su clase de danza, Xeno decidió ocupar los otros veinte minutos, en hablar con sus alumnos, hizo un círculo en el patio de la escuela, mientras ella se sentaba  en medio.

Ferder no la perdía de vista, desde el barandal donde estaba su salón, notó la rareza de su comportamiento. Bajó con mucho sigilo por la escalera de cemento, hasta llegar a la explanada, manteniéndose en silencio, escuchando la dulzura que emanaba de esa mujer.

– Chicos, la otra parte del trabajo extraclase, será identificar al autor de ésta frase:

” LA FAMA, QUE CON SU DULCE VOZ ENCANTA A LOS SOBERBIOS MORTALES, Y APARECE TAN BELLA, NO ES OTRA COSA QUE UN ECO, UN SUEÑO, LA SOMBRA DE UN SUEÑO, QUE AL MÁS LIGERO VIENTO, SE DISIPA Y DESVANECE “,

recuerden que es muy importante anotarlo y que me hagan saber, sí lo encontraron, ¡ah! y habrá un incentivo de mi parte.-

-¿Cuál es el premio, y de cuánto el plazo?- preguntó Ferder.

-Ferder Cassighi, ¡NO LO HAGAS!- dijo ella, sin voltear, los jóvenes alumnos estaban desorientados escuchando.

– El autor es : Torquato Tasso, “el sorrentino”, célebre poeta italiano de la contrarreforma, quizá uno de los más grandes exponentes de la Literatura Universal, al darle forma a la gran figura poética…-

-¡Te dije que NO, Ferder, NO!- reclamó sin dejar que terminara su explicación, pero con mucha calma y tranquilidad.

-¿Cuál es el premio?- preguntó Ferder con ironía.

Hasta ese momento, Xeno, se levantó y volteó la mirada hacia Ferder, sus bellísimos ojos negros, la infinita dulzura en su voz, la belleza física que era redundante frente a su inteligencia y sabiduría, eran lo único que detenía a Ferder en el tiempo y espacio.

-Mi amistad eterna y una muy larga conversación-   la sonrisa de Xeno, resaltaba en perfección, con el labial plateado que usaba, y con toda la fuerza de su naturaleza sugestiva y adivinándole el pensamiento le contestó:

– Algún día Ferder, algún día –

Días después, a la salida de su clase con el grupo de Ferder, ella le hizo señales con la mirada, de que hablarían ahí afuera.

Se acomodó el cabello rizado, y le dijo:

– Ese ejercicio de investigación, era para toda la escuela, y era también para que todos tus compañeros y compañeras, lo hicieran, era un refuerzo de sus habilidades para…-

-Era imposible que lo hicieran, aquí no hay libros, ni forma en que lo puedan saber. Por cierto que excelente gusto, jamás me hubiera imaginado escuchar hablar a alguien de ese poeta, como lo hiciste tú- le interrumpió.

-Ferder, un día, ¿tú podrías escribir un poema así? ¿Cómo él? De todos los que tengo tuyos, ¿algún día harás uno así? – le susurró casi al oído, con muchísimo disimulo.

– ¡Por supuesto!-

-Si así fuera, tú serías o estarías dentro de los clásicos-

Se miraron por un largo tiempo, justo donde la línea del amor y la amistad, terminaba. Para comenzar, la de la complicidad y la del vuelo de las almas, hacia la eternidad.

2 comentarios sobre “EL SUSURRO DEL CORAL (CUENTO) PARTE 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s