¡Cuba y la necesaria solidaridad!

Mario Ensástiga Santiago

18 de julio de 2021

La información periodística nos dice que Cuba atraviesa por una grave crisis, social, económica y sanitaria, los Estados Unidos han querido que se torne en una crisis política que derribe el gobierno socialista, eso es justo lo que han buscado inútilmente por décadas, y volverán a fracasar, ciertamente las protestas antigubernamentales han sido numerosas y seguramente las más grandes desde 1994 a causa del “periodo especial”.

Gran despliegue de difusión y apoyo mediático a las protestas sociales a través de una monumental campaña mediática a través de las redes sociales orquestada y financiada por los Estados Unidos, grupos de cubanos en Miami en contra del régimen político de Cuba, la mayoría de las opiniones y notas periodísticas son en extremo subjetivas y poco serias, la intención es alimentar, acrecentar y sobredimensionar el clima social y político en contra del gobierno cubano.

Notas periodísticas y opiniones que ponen al centro las consecuencias de la falta de alimentos, medicinas y divisas del turismo que por la pandemia del Covid-19 ha decrecido sensiblemente; opiniones que omiten las causas estructurales y de fondo que han prevalecido por más de 6  décadas a causa de la patológica e inhumana obsesión de los Estados Unidos para someter a Cuba a su ideología e intereses económicos capitalistas y político militares, violando y agrediendo sistemáticamente los derechos más elementales que todo pueblo tiene de la inalienable libertad de su autodeterminación social, económica, ideológica y política.

La situación es muy clara, las verdaderas causas de la complicada y preocupante situación de Cuba se debe centralmente a la continuidad y agresividad creciente de embargo y bloqueo económico de los Estados Unidos contra Cuba, en todo este tiempo ha implementado todo un marco jurídico y regulaciones que prohíben y restringen a muchos países a establecer relaciones comerciales con la isla.

Las primeras sanciones económicas fueron aplicadas en 1960 por el gobierno del presidente Dwight Eisenhower en respuesta a la decisión del gobierno cubano de estatizar los bienes de las empresas estadounidenses en la isla que por muchos años mantuvieron grandes ganancias económicas en detrimento de la pobreza del pueblo cubano. Desde entonces es una larga historia de agresiones injerencistas y terroristas fallidas, ciertamente con altos costos y privaciones del pueblo cubano; han sido 11 presidentes de los Estados Unidos que han desfilado y fracasado con la misma misión y visión de destruir al régimen político de Cuba, que ha sabido con creces resistir con dignidad y patriotismo.

La razón histórica humanitaria y civilizatoria le asiste a Cuba, no es de gratis que desde 1992 en las Asambleas Generales de la ONU el tema ha sido motivo de intensos debates y acuerdos con el voto mayoritario de los países miembros, acuerdos que no han sido vinculatorios porque a final de cuentas la ONU es un institución internacional que incorrectamente responde en lo general a los intereses de los Estados Unidos; el caso más reciente fue el pasado 23 de junio en la que 184 de los 193 países una vez más votaron a favor de Cuba, los Estados Unidos e Israel fueron los únicos gobiernos que votaron en contra, se abstuvieron Colombia, Brasil y Ucrania, en la resolución llamada “Necesidad de poner fin al bloque económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba”.

“Los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación de esta política ascienden a 144.413,7 millones de dólares, señaló el gobierno de Cuba en el informe “Cuba vs Bloqueo” que presentó sobre el embargo ante la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2020; Trump y ahora Biden han señalado a Cuba como país patrocinador del “terrorismo” y su falta de cooperación en ese rubro, desconociendo que “Cuba ha sido víctima de actos terroristas” que han cobrado la vida de 3 mil 478 cubanos y que tuvieron su origen y/o fueron apoyados desde los Estados Unidos. Los hechos son irrefutables los Estados Unidos son el país que más conflictos bélicos ha tenido históricamente en el mundo, en resumen, es el país más intervencionista, terrorista y violador de los derechos humanos e internacionales de los pueblos. 

Actualmente Cuba atraviesa por un drástico rebrote del virus, con un sector de salud golpeado por el bloqueo, sin embargo, ha logrado producir dos vacunas probadas en todas sus fases: Abdala (92 % de efectividad) y Soberana 02 (91 %), una verdadera proeza científica que, en México, América Latina y en muchos países del mundo no se ha dado, sin embargo, no hay dinero para comprar las jeringas tan necesarias para su aplicación. Recientemente se contabilizaron 6.423 contagios y 42 fallecimientos por el COVID-19 en la isla, las cifras más altas desde el comienzo de la pandemia con un promedio de casi 4.900 casos positivos y un pico máximo de muertes alcanzado con 47 fallecidos. No obstante, el índice de mortalidad del virus en Cuba es de 0.66 %, de los más bajos a nivel mundial.

La administración de Trump recrudeció el bloqueo a Cuba, situación que la actual administración Biden no ha modificado a pesar de haberse comprometido en campaña a revisar y modificar la relación con Cuba. En 2020 los Estados Unidos aplicaron 55 sanciones al amparo de la Ley Helms-Burton y aplicó el título III de la norma que limita las inversiones foráneas en Cuba, muchas de ellas provenientes de Europa. Además, incluyó a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo dificultando la llegada de divisas y remesas.

Díaz-Canel, máximo dirigente político de Cuba ha señalado contundentemente que “Aquí lo que nosotros necesitamos es que se retiren las 243 medidas de bloqueo adicionales y se derogue el bloqueo. Es lo único que demanda Cuba”, el gobierno cubano por su parte está reaccionando y conteniendo las protestas de la población alentadas y financiadas desde el exterior, por lo pronto anunció la eliminación temporal de las restricciones aduaneras a medicamentos y alimentos, para que ingresen sin restricción alguna.

Cuba no pide ni permitirá la mal llamada intervención humanitaria, no hay conflicto bélico interno, no tiene pese a las graves carencias mal manejo de la pandemia, hay muchos ejemplos de las supuestas “ayudas humanitarias” que terminaron finalmente en intervenciones militares y derrocamientos de gobiernos no afines a los Estados Unidos, algunos ejemplos lo son en Panamá, Yugoslavia, Haití, Irak, Libia, etc.

El gobierno mexicano de la 4T ha declarado tímidamente su apoyo al pueblo cubano al señalar que “la mejor forma de ayudarlo es levantando el bloqueo contra el país”, considero que se debe ser más enérgico y contundente dada la gravedad de la situación, por otra parte el movimiento social y político, popular, democrático, progresista y de izquierda está desarticulado y confrontado, MORENA por su parte se encuentra ocupado en la campaña de la consulta del juicio a los expresidentes de México y entrampado en cuestiones y divisiones internas.

Situación que en conjunto lamentablemente debilitan la posibilidad de dar solidaridad activa y consecuente al pueblo hermano de Cuba, que tanto lo necesita, ojalá y surja una iniciativa en cada municipio, estado y a nivel nacional que nos coloque en la defensa y lucha por Cuba y la Patria Grande que es América Latina.

Un comentario en “¡Cuba y la necesaria solidaridad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s