EL EGÓDROMO LXXIV

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Fotografía de Prawny en pixabay.com

hoyoblanco.com.mx

La Reina Mexicana: Con las ganas de vengarse del gurús de gurús. Esta mujer morena: con un carácter tan fuerte que deja policías paralizados al solo dirigirse a ellos. Trató de auxiliar a un despistado que terminó durmiendo en la calle. Siendo casi golpeado por un policía y pidiendo comida en la calle para poder alimentarse. Dicen que ella es de armas tomar y llega a ser temible. De cualquier manera: Tiene principios y a veces eso cuenta más; a diferencia de otros quienes dicen representar los derechos de los desvalidos, cuando hacien lo contrario. Mujer que quiso mostrarle a un ingenuo dónde se encontraba. Cuando deambulaba casi sin dinero en Zacatecas. Hasta antecedió la presencia de un presidente guapo. Quien se apersonó por unos minutos. Sin poder sacar al pobre hombre de su miseria. Ese hombre pidiendo entonces qué comer en la calle, se acordó de ella años después. Tal vez pensó conocerla. Pero no se ha atrevió. Que su camino la lleve a buen fin. Logre la paz y maya nunca la cubra. El comensal la ve caminar erguida. Como es su costumbre y con pistolas colgándole de la cadera. La mujer lo miró con la decisión y el arrojo acostumbrado: <<Tal vez no sé mucho ella; pero en tiempos de desesperanza da la cara. De no se por ello algunos hubieran desfallecido>>. Sólo queda decir: ¡Que sea feliz! Y di quiere enterarse de la visión de lo ocurrido a gran escala, yo que ella leería El Egódromo.

Un comentario en “EL EGÓDROMO LXXIV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s