Recuperación; la palabra clave de la discusión económica


Hugo Rangel Vargas


La Cámara de Diputados a nivel federal ha aprobado la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal, instrumentos que son el inicio de las definiciones económicas que darán norte al país para el siguiente año; resta, sin embargo, que el Senado de la República se pronuncie al respecto. Aunado a lo anterior, el complemento de la política fiscal, que es el Presupuesto de Egresos, aún no ha sido aprobado y se prevé una intensa discusión.
El ritmo de la recuperación ha permitido que en algunas áreas e indicadores económicos el país ya se encuentre en los niveles previos al cerrón que trajo la pandemia. Sin embargo, no es momento de lanzar albricias al viento, puesto que se está asomando un nubarrón inflacionario a nivel global, mismo que es entendido como un coletazo de la reactivación post-covid.
Con todo ello hay signos alentadores. La economía marcha con dos motores caminando más o menos de forma sincronizada, a diferencia de lo que ocurría en el pasado en el que el mercado interno tenía una cadencia mucho más lenta que la del externo. El consumo creció 6.6 por ciento mientras que la inversión lo hizo en 8.2 por ciento, ambas cifras de forma anualizada en el primer trimestre del presente año, llegando a niveles prácticamente idénticos a los que tenían antes de la pandemia.
Del mismo modo, la actividad productiva ha generado los 13 millones de empleos que se perdieron durante la crisis sanitaria, con la enorme diferencia de que ahora las remuneraciones son superiores y la masa salarial se ha incrementado en más de 13 puntos porcentuales en lo que va de la actual administración.
Por lo que tiene que ver con el sector externo, las exportaciones del país han recuperado su dinamismo y según datos de las autoridades norteamericanas, en el primer trimestre de 2021 han superado a los niveles previos al cierre de la actividad económica. La economía de los Estados Unidos, que se pronostica tendrá un crecimiento de 4.5 por ciento, arrastrará al conjunto del bloque geográfico norteamericano y hará de esta región la de mayor dinámica a nivel global, según la OMC.
Muy a pesar de la crisis económica, la recaudación tributaria mantuvo sus niveles previos a la pandemia. Ello permite considerar que los cambios previstos en la Miscelánea Fiscal podrán elevar la disponibilidad de los recursos públicos para la inversión y los programas sociales. En este sentido, es que suena razonable que se proyecte un incremento de la recaudación llegando al nivel histórico de los 3.9 billones de pesos, ello aún con la hazaña de no elevar impuestos.
Finalmente, el reconocimiento hecho recientemente por el Fondo Monetario Internacional en el sentido de que las finanzas públicas del país se encuentran cerca del equilibrio, ya que el déficit es apenas del 0.6 por ciento del PIB, uno de los menores entre los países emergentes; significan un estímulo a las políticas de austeridad y reorientación de la calidad del gasto que ha implementado el gobierno del presidente López Obrador.
La clave de las discusiones que seguirán en el legislativo a nivel federal, sin duda estarán entre quieres regresar a los privilegios del pasado y apostar por una recuperación orientada hacia los poderosos, y entre quienes miran hacia el futuro, con la claridad del camino ya recorrido: la recuperación.

Un comentario en “Recuperación; la palabra clave de la discusión económica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s