“La última palabra”

Por: Jorge A. Martínez Lugo

LAURA MAXIMILIANA I

PAN-PRD EN SU LABERINTO

Chetumal, Quintana Roo, 9 de enero del 2022

Se confirma de última hora la alianza PAN-PRD (aunque se puede disolver o recomponer en cualquier momento) y sube la posibilidad de que Laura Fernández Piña (integrante de la realeza del joaquinismo) sea la abandera a la gubernatura.

Esto tiene una similitud con la acción histórica de los conservadores opositores al presidente Juárez, cuando fueron en busca de Trieste, al castillo de Miramar, a ofrecer a México en calidad de Imperio, al extranjero blanco, barbudo y de sangre azul, el archiduque Maximiliano de Habsburgo, hermano del aún poderoso emperador austríaco.

Aquellos ricos conservadores (entre ellos, por cierto, Juan Nepomuceno Almonte, uno de los hijos de José María Morelos, quien no era rico, pero era utilizado por quienes sí lo eran), no les hacía digestión que un indígena oaxaqueño fuera presidente de México. 

Hasta aquel castillo que Maximiliano mandó construir para Carlota en aquella bucólica ciudad de Trieste, perteneciente al entonces virreinato de Lombardía-Venecia, llegó la comisión de mexicanos y fue donde el príncipe extranjero aceptó la corona del Segundo Imperio Mexicano.

Al no ponerse de acuerdo en que alguien de casa: PAN (Mayuli Martínez Simón) o PRD (Roberto Palazuelos, aunque tampoco es perredista), sea la candidata o candidato, “sabiamente” fueron al extranjero a ofrecerle a Laura Fernández la corona para la gubernatura.

Sin importar que su carrera política, sin picar ninguna piedra militante, haya pasado por lo peor del priismo de la mano de Félix González y Roberto Borge y luego por el verde, de la mano de Jorge Emilio (ahora todos formando la misma banda de cuello blanco), van ahora por el “toma todo” del ya saqueado Quintana Roo.

Todo se acomoda para el grupo de poder, que medra el motor turístico de México, colocando sus piezas estratégicas en ambas coaliciones y en cada partido político.

El presunto distanciamiento con Jorge Emilio, es más bien un montaje tipo Televisa, que nadie cree, pero tampoco nadie reclamará. 

No importan los partidos, ni mucho menos la militancia, lo que vale y pesa son los linajes. La joaquinista Laura I, se perfila para ser la Maximiliana del PAN-PRD en Quintana Roo.

Sucederá igual que en Hidalgo, donde en la coalición PRI-PAN-PRD el PAN tendrá mano para siglar, pero postulará a la priista Carolina Viggiano. La realidad supera a la imaginación. Ni en Macondo, el Gran Gabo concibió tal intríngulis. Allá igual, será Carolina I, la Maximiliana de Hidalgo. 

Aunque ambas, sin posibilidad de ganar. Pero eso es lo de menos, lo que importa es controlar las franquicias partidistas.

Así avanza la Cuarta Transformación de la política en Quintana Roo y México. Estimado lector, como siempre, usted tiene la última palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s