700 MILLONES DE PESOS: UNA DEUDA DE 15 AÑOS PARA LOS MORELIANOS QUE NO SE CONSULTÓ

Alfredo Juárez

Morelia, Michoacán, 22 de enero del 2022

Como diría el teórico marxista italiano Antonio Gramsci, “lo viejo no termina de morir ni lo nuevo termina de nacer”. Muestra de esta referencia es lo sucedido en días pasados en la ciudad de Morelia, Michoacán: mientras que el presidente de la República propone cero contrataciones de deuda en aras de la construcción de un nuevo modelo de país, el titular del poder ejecutivo municipal Alfonso Martínez Alcázar, al más puro estilo del viejo régimen, propuso 15 años de deuda para Morelia, que dicho sea de paso ya fue aprobado por el Cabildo y el Congreso del Estado.

El mecanismo.
La Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo establece en el artículo 44, fracciones I, XI y XII, que el Congreso del Estado tiene la facultad de legislar en materia de ingresos del Estado, es decir, ningún presidente Municipal o Gobernador de nuestro Estado puede sin autorización del Poder Legislativo contratar deuda como mecanismo de ingreso.
Bajo este contexto, el Cabildo de Morelia elaboró un dictamen con proyecto de acuerdo, mediante el cual autoriza iniciar el proceso de contratación de deuda para obra pública en el municipio. Posteriormente el 23 de diciembre de 2021 el Congreso ratificó al Municipio de Morelia, por conducto del Ayuntamiento, a través del Presidente, el Tesorero y el Síndico Municipal, la contratación de dos créditos financieros por un monto total de hasta $367’500,000.00 (trescientos sesenta y siete millones quinientos mil pesos 00/100 m.n.), cada uno que serán utilizados en el ejercicio fiscal 2022 y 2023 respetivamente.

Los créditos solicitados podrán tener un plazo de hasta 15 (quince) años para ser liquidados, y como garantía y fuente de pago se verán afectadas las participaciones federales de los próximos 15 (quince) años. Los recursos provenientes de la contratación de estos financiamientos deberán ser utilizados según lo establecido por el Congreso del Estado en: 1) la ampliación, remodelación, mantenimiento y/o reparación integral del Centro Administrativo, del Mercado Gastronómico y del Centro de Convenciones. 2) en la rehabilitación, mantenimiento, reconstrucción y reparación de la infraestructura vial, incluyendo la rehabilitación de diversas vialidades de la Ciudad de Morelia y la modernización de la red de semáforos que se realizará en dos etapas. 3) en instalaciones y equipamiento en calles, parques y jardines, así como la recuperación de espacios públicos, además de la rehabilitación de la red de ciclovías del municipio y 4) en obras de extracción, conducción y suministro de agua y/o a infraestructura para el suministro de agua potable en obras de urbanización.

¿Qué representa esta deuda para los Morelianos?
Los especialistas definen que el Desarrollo Sustentable es el que satisface las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Bajo este paradigma los morelianos debemos reflexionar que tipo de gobierno queremos, porque lo que propone Alfonso Martínez es, “pedir ahora y que otros paguen», poniendo en riesgo la estabilidad de las futuras generaciones por satisfacer el presente, como si el futuro no importara. Otra de las reflexiones que debemos hacer es la forma en la que se autoriza esta deuda, ya que, sin debate ni consulta a los ciudadanos, se aprobó en dos órganos de gobierno y en dos poderes diferentes como si se tratara de una simple compra de bienes en una tienda departamental con tarjeta de crédito, poniendo en riesgo las finanzas públicas de un municipio.

Además, estos créditos representan los más puros y rapases intereses del neoliberalismo y del capital financiero, promoviendo el supuesto de que para tener desarrollo hay que endeudarse. Promueve el crecimiento del capital financiero a través del interés, arrebata la estabilidad de recursos de las futuras generaciones y actúa en contra de los principios de la Cuarta Trasformación. Cabe mencionar que la contratación ni el destino de estos recursos fue consensado con ningún moreliano más allá de los que aprobaron esta deuda; de igual forma es importante preguntarnos si es de mayor importancia comprar nuevos semáforos o dar soluciones a los problemas más sentidos de la población, como la pobreza alimentaria o el combate a la inseguridad.

Es momento que los ciudadanos decidamos en conjunto con las autoridades que Morelia queremos para nosotros en el presente, pero también en el futuro y sus generaciones, es momento de pensar en proyectos serios y sustentables para Morelia y sus habitantes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s