Realidades paralelas

Luis Navarro García

Madrid, España, 26 de marzo del 2022

Toda persona debería ser curiosa por naturaleza. Hay que dudar de todo lo que vemos y oímos.

Hay que preguntarse el porqué de todo, hay que ir más allá de donde la reducida y cuadriculada mente pretende encerrarnos dentro de esos patrones estándares educacionales. Hay que huir de quienes pretenden decirnos que es verdad y que es mentira.

En ocasiones la verdad viene camuflada de mentira, pero para poder desenmascararla solo hace falta dudar y preguntarse ¿qué conlleva esa «verdad»? ¿Adonde nos lleva, qué se pretende de seguirla?
¿por qué tanta insistencia en que la creamos? ¿Pero por qué debo creer la sartá de mentiras que me estás diciendo a la cara, me tomas por imbécil?

Permíteme que dude.

Al hilo de los acontecimientos que hemos vivido y llevamos viviendo estos dos últimos años, no se puede despreciar y faltar al respeto a una persona que duda. No se le puede imponer la «verdad» a nadie. Todos somos libres de dudar y de opinar. La fe en nuestra deidad nos otorga la capacidad y el conocimiento necesarios para saber que hay un mundo que no vemos que existe. Hay una luz y una oscuridad, y por supuesto hay un purgatorio, como hay un infierno. Estoy convencido de ello pese a ser tan sumamente desconfiado, pese a dudar tanto y a preguntarme tantos porqués. Ese mundo que no vemos es tan real como la vida misma.

Algunos de vosotros lectores, sabreis muy bien de que estoy hablando cuando os diga que algunas personas poseemos cierto grado elevado de sensibilidad, y cuando digo cierto grado elevado realmente quiero decir un muy alto grado, lo que conocemos como hipersensibilidad. La hipersensibilidad dota a la persona en particular de una intuición mayúscula, de una percepción (y esta sería la palabra clave) tan alta como para poder palpar sensaciones, acontecimientos, fenómenos, y por supuesto llegar a descartar a alguien con tan solo verlo. Entrar ahora en este tema sería más bien motivo de otro artículo sobre ello.

Desde muy pequeño siempre he sido muy desconfiado, y sin embargo, por mi curiosidad, siempre me he asomado al mundo de la parapsicología, el esoterismo o el espiritismo con escepticismo. Ni he confiado ni he dejado de confiar, no sé si me explico. Me ha atraído ese halo de misterio. Sin embargo, en mi vida se han sucedido momentos y acontecimientos en estos últimos años que han hecho que crea firmemente en ello.

Más recientemente, con el cercano fallecimiento de mi madre, en sus últimas semanas de vida, he visto a la muerte venir a por ella. He visto como hablaba con su madre a escasos días de irse definitivamente. De como la llamaba… Estoy plenamente convencido que en el plano en el que se encontraba mi madre era capaz de ver a su madre ¿estamos realmente preparados para contactar con ese mundo que no vemos?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s