Federación de Chiapas a México. 196 años (1824-2020)/ Mario Nandayapa

Mario Nandayapa

Federación de Chiapas a México. 196 años (1824-2020)

El Dr. Manuel Velasco Suárez (1914-2001), fue un eminente científico, y cuando recibió el Premio Chiapas en Ciencias (1987), en su discurso de agradecimiento, nos reveló desde la emotividad su interés humano que lo llevó a la senda de la política, pero sobre todo revela su grandeza humana:

“Al lado de mi carrera de estudiante de medicina germinaba también mi vocación social por el servicio público, por multiplicar mis esfuerzos para cumplir el “Allis vivere” [vivir para los demás] más allá del individuo enfermo, así descubrí que la política es la medicina en grande […] Fui, soy y seré médico siempre, procuré superarme y me hice especialista en neurociencias aplicadas, fundé el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, profesó la cátedra en mi alma mater de la UNAM; se me ha galardonado en el mundo de la medicina y cirugía del sistema nervioso, pero el más grande honor que he tenido como ciudadano de México es haber sido gobernador del estado de Chiapas”.

La oportunidad para transformar a Chiapas, le es concedida. Fue electo gobernador constitucional en el período 1970-1976. Y durante su administración está la fundación de la UNACH en 1974, en ese mismo año se celebró los 150 años de la incorporación de Chiapas a México (1824-1974)

En la Ciudad de México, con motivo de los celebración de los “150 años de la mexicanidad de Chiapas”, el Dr. Manuel Velasco Suárez, improvisó un formidable discurso que fue grabado, una copia forma parte del acervo del Observatorio de la Salvaguarda Patrimonio Material e Inmaterial de Chiapas, ésta fue transcrita y se reproduce de forma fragmentada, en el cual es perceptible su conocimiento histórico regional, su sentimiento nacionalista, todo ello aderezado por una carga emotiva y una elocuencia única.

Dr. Manuel Velasco Suárez

150 AÑOS DE LA MEXICANIDAD DE CHIAPAS

Dr. Manuel Velasco Suárez

“[…] vamos a iniciar una plática informal, sin embargo, creo que es de la mayor importancia para todos nosotros, porque tiene como objeto el revivir nuestro espíritu nacionalista y recordar cómo hace ciento cincuenta años nuestros predecesores en Chiapas, tomaron la decisión de unir su destino al de la patria mexicana.

Creo que desde siempre los hombres y las mujeres que nacen, viven y que llegan a Chiapas, saben que tuvo ese jirón de la patria el privilegio de haber resuelto por su libre voluntad su nacionalidad; que por tres siglos Chiapas fue jurisdiccionada fuera de México, sin haber siquiera consultado la opinión de sus hijos.

Esa resolución ocurrió hace 150 años y como entonces estamos hoy en la misma disposición nacionalista celebrando nuestra mexicanidad […]

Este es un exordio, pequeña introducción, muy entusiasta y cariñosa, para que los chiapanecos estemos juntos e informados de lo que está ocurriendo allá en el Estado y revivamos el recuerdo de lo que aprendimos acerca de los acontecimientos de 1824.

Hemos querido que durante el año haya una serie de eventos, de coloquios, de simposio, que se refieran precisamente a los 150 años de Chiapas en México y la trascendencia de nuestra historia tan sugerente y decisiva para los chiapanecos y para México […]

Hace 150 años, cuando Chiapas, reafirmó su mexicanidad había una población que no llegaba a los doscientos mil habitantes, pero aún a la fecha con un millón setecientos mil, podríamos conservar al Estado y a su naturaleza como estuvo entonces y probablemente mejor, produciendo más y dando mejor vida a los chiapanecos si conscientemente supiéramos defenderla […]

Estamos en el año ciento cincuenta de la legal reintegración de Chiapas a la patria y esto debe de ser motivo de reflexión, pero también un acicate para que logremos demostrar que al estar cobijados por la bandera tricolor, los que nos precedieron y la escogieron para ser nuestra patria, lo hicieron en forma responsable y profundamente apegada a la historia y por la voluntad libre del pueblo que merecen nuestra admiración y también por lealtad y convicción ahora nosotros con caracteres de eternidad queremos, al recordar este ciento cincuenta aniversario, reafirmar nuestra mexicanidad.

Cuando los españoles, desde 1524 tuvieron desde México, contacto con Chiapas, algunos hechos fortuitos hicieron que ulteriormente pareciera salirse un poco del marco de la Nueva España, aún cuando en realidad nunca se le consultó y sí se le arrancó para llevarla a la Audiencia de los Confines fue por intereses del conquistador.

Digo hecho fortuitos, porque, por ejemplo, los adelantados Montejo y Pedro de Alvarado, en algún momento se disputaron el territorio Chiapaneco y hubo ajustes y convenios tales que la muy amada Chiapas fuera jaloneada por la Capitanía o Audiencia de Yucatán y por la Capitanía de Guatemala o Audiencia de los Confines.

Pasaron más de dos lustros de aquel 31 de marzo de 1528 después del Capitán Luis Marín, cuando Diego de Mazariegos, fundó Ciudad Real, hoy, San Cristóbal de Las Casas, en que Chiapas fue, jurisdiccionada a la Capitanía General de Guatemala, pero como decíamos sólo fue en aspectos administrativos, pues en los político-religioso, es curioso que en ese tiempo se le estableció dependencia, previa a la llegada del Primer Obispo de Chiapas, con Tlaxcala, y fue precisamente Garcés quien durante algún tiempo defendió la dignidad de sus indios y se cree que con Las Casas influyó en la célebre bula de Pablo III tan valientemente indigenista.

Estas curiosidades históricas revelan la importancia que tuvo Chiapas, siempre ligada a las actividades humanísticas internacionales del Derecho y político-administrativas mayores de la Nueva España.

Durante más de 290 años permanece Chiapas en este tipo de dependencia jurisdiccional administrativa con la Capitanía General de Guatemala y política-religiosa y hasta filosófica con la Nueva Metrópoli Española ya que la Capitanía no tenía jerarquía del virreinato.

Tres siglos después, cuando surge el movimiento insurgente mexicano antes de consumarse la independencia, es de entenderse que en la Capital del Estado, entonces Ciudad Real, se prendió la hoguera donde habrían de quemarse los viejos moldes y se gestaron las reflexiones y se discutió cuál habría de ser nuestro destino.

Mientras esto ocurría, ya era agosto de 1821 y el 28 en Comitán, no se aguanta e irrumpe y se adelanta el primer grito de Independencia que tuvo repercusión Centroamericana.

El día 3 de septiembre, por lo tanto unos cuantos días después, en Ciudad Real, ya en la capital donde hervían las corrientes de opinión y se tenía la responsabilidad administrativa de la política y gobierno de la Provincia se declara la Independencia de Chiapas y desde ese momento habrá de ser el centro decisional que con toda prudencia busque que sea el pueblo quien determine razonadamente su nacionalidad

Don Juan Nepomuceno Batres, por aquel entonces Jefe Político y Gobernador con otros apellidos que tienen vigencia en la vida civil de Comitán, como los Cancino, los Ulloa y los Armendáriz y en San Cristóbal, los Lara y los Flores y los Vives, son los signatarios de esa Acta de Independencia, precedida por el grito de Fray Matías de Córdova.

Cuando se habla, por ejemplo, que la tropa insurgente y está en Oaxaca, que de llegar va erogar altos gastos y la gente podrá impresionarse con la presencia de las armas se traducen temores que son secundarios ante la sincera determinación elegida y que sirvió de ejemplo a los países Centroamericanos.

Lo fundamental, es la idea, la intención y la Independencia se declara de la Madre España y de Guatemala, de manera que por propia voluntad Chiapas hasta ese momento logra determinar cuál es su posición y cuál quiere que sea su destino.

Busca sitios y envía sus representantes a la ciudad de México, aún cuando sea imperial porque solo le importa la patria y no hay anexión, término que de ninguna manera es adecuado, pues lo que hace es reafirmar su mexicanidad, es renovar su nacionalidad, ahora que surge la nación de la que fue arrancada y a quien pertenece.

Desea ser lo que fue, mexicana de siempre, y estos acontecimientos son los que tienen para nosotros un valor extraordinario, porque además del significado histórico, tienen una gran trascendencia moral para la integración de México y después para la Federalización de la República, porque no se había hablado todavía y tan a profundidad y con hechos de la República Federal como cuando Chiapas libremente se declara integradora de la federación mexicana.

Este, se realiza el 12 de septiembre de 1824, con la presencia de los representantes de los que se llamaban los partidos municipales o los departamento que integraban la provincia y en un acto que no tiene paralelo que recuerda aquellos del civismo griego, se realiza el acto plebiscitario en el que por una inmensa mayoría triunfa la decisión de reafirmar la mexicanidad de Chiapas, para siempre.

Sin coacción, en libertad como cualquiera de las otras provincias centroamericanas, incluyendo la de Guatemala, de haber sido un país independiente quiso Chiapas ser mexicana y confirmó su nacionalidad de origen.

Por otra parte, hay algo muy sugerente en algunos datos históricos que hacen pensar que al inicio de la historia mexicana, se pensó en “crear una provincia en el sureste que precisamente tuviera su capital en Ciudad Real de Chiapas, hoy San Cristóbal de Las Casas y de la que dependiera parte de Guatemala y hasta Quetzaltenango, las Chontalpas y parte de lo que ahora es Tapanatepec para que hubiera podido decir por sí sola su vida si lo hubiera deseado, pero le plugo reafirmar su mexicanidad como la leal provincia que por razones muy alejadas a su voluntad no había estado tan dentro de la Nueva España, como ahora estaba en la posibilidad de hacerlo con la Independencia de México.

El resultado del plebiscito del 12 de septiembre de 1824, se hace público el 14 de septiembre de 1824, y desde entonces somos lo que desde siempre fuimos. Nuestra identidad con todo lo mexicano es absoluta y nuestra alma se enaltece y le da todo lo que tiene a la patria con sus hombres que han participado en el desarrollo de México, con sus recursos naturales, con sus ríos transformados en energía eléctrica y con sus bosques. Con todas las posibilidades que tiene y podría incrementar Chiapas si sabemos conservar su riqueza ecológica fundamentalmente y explotamos en forma racional sus recursos para bien de todos y la mejor marcha de la Revolución Mexicana con el ejemplo cívico de Don Miguel Utrilla, Don Joaquín Miguel Gutiérrez, Don Ángel Albino Corzo y Don Belisario Domínguez y como tantos otros que han participado en la vida pública de México.

Creo que nadie escapa la importancia que debe tener recordar estos sucesos de trascendencia histórica, pero sobre todo de gran significado cívico moral por el que quiero invitarlos a renovar nuestra mexicanidad con gran conciencia de ser y de ser mejores para que Chiapas alcance el lugar que debe tener en el concierto de la patria.

Me apena decirlo, pero tenemos algunos lustros de retraso en relación con la entidades más adelantadas del país, pero no debemos esperar que todo nos llegue de fuera, que nos den por el hecho de haber tenido, antecesores que honran a Chiapas, a México, como a la historia de la libre determinación, pero que nos dejaron el compromiso de poner a Chiapas en el lugar dignísimo que le corresponde precisamente porque su libre voluntad fue lo que es y es lo que debe ser, una provincia que en su tiempo fue de las primeras que tuviera imprenta, de las primeras en las que se contó con un método de alfabetización que utilizó todo Centroamérica, que tuvo hombres preclaros, alguno de los cuales ahora se los disputan otros países. Uno de ellos, además de ser médico muy ilustre, que fue invitado para serlo también de Felipe II, conocedor de la farmacoterapia natural y de la química de las plantas y su aplicación en la clínica, también ahondó en las matemáticas y en la técnica y logró un sinergismo de política, ciencia y tecnología y le cabe a él, el honor de haber sido quien por primera vez diseñará la instalación de una máquina de vapor en un barco español. Chiapas como Guatemala, honran a ese hombre que nació en San Cristóbal de Las Casas, y que fue el doctor José Felipe Flores […]

Necesitamos también saber que en el 150 Aniversario de la mexicanidad chiapaneca, debemos dar ejemplo de la solidaridad con nuestra identidad, de trabajo unificado, de participación nacionalista y que los jóvenes chiapanecos, los que verdaderamente tengan ideas creadoras, los intelectuales como los creadores de empresas se resuelvan con la honradez del trabajo en la reciedumbre del intelecto y las mejores herramientas, levantar a Chiapas juntos cultivando el cerebro y la tierra, creando industrias y ayudándonos para el cambio de mejores estructuras físicas y mentales […]

Necesitamos reafirmarnos. Pero no es obra de uno, es la mejor obra de todos, requerida de convicción y parece ser de todos, requerida de nuestra mexicanidad, de los derechos del hombre americano, de tener como Jefe de la Nación a un líder moral que está luchando por México, por los países del Tercer Mundo, por conseguir justicia para todos, para que nos reunamos, estemos juntos y hagamos una labor solidaria que surja en nombre de lo ciento cincuenta años de Chiapas en México.

Revista Unidad Parlamentaria # 46

DA CLICK EN LA IMAGEN PARA IR A LA REVISTA

Sumario

Miguel Hidalgo: el caballero de la libertad / Eledubina Becerril Rodríguez

¿Federación o Anexión? de Chiapas / Marco Antonio Orozco Zuarth

Federación de Chiapas a México. 196 años (1824-2020)/ Mario Nandayapa

Porfirio de nuevo a la carga / Mario Ensástiga Santiago

Condenamos todo acto de represión violenta por parte de la autoridad sobre el pueblo / Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Michoacán

Video Nota / Colectivo de Feministas de Michoacán

Vinieron a reconocer que soy el candidato más fuerte que hay para ser gobernador / Cristóbal Arias

Un jarro de agua fría para la Comunidad de Madrid / Luis Navarro García

Bernal Díaz Del Castillo ante la devoción guadalupana / Atilio Alberto Peralta Merino

Mariana / Leticia Pérez López

El felino multicolor / Luis Mac Gregor Arroyo

Feminismo ilustrado / María Murnau y Helen Sotillo

Contra el Silencio Todas las Voces / Procine

Día del historiador / Nuevo cronista de Paracho, Michoacán: Teodoro Barajas