El felino multicolor / Luis Mac Gregor Arroyo

Luis Mac Gregor Arroyo. Escritor y colaborador de UP.

Introducción

En algún lugar del Viejo Continente un par de veteranos conversaban.

-¿Haz sabido de John Darfow?¿Crees haya dado con el felino multicolor?

-Todo puede pasar, ¿verdad?

-Sí, puede que de repente aparezca. Lo último que supe es que estaba cerca de África Central.

En la Sabana

La sabana africana. Un mundo aparte: no selva, no desierto. Todo lo que se mira alrededor son tierras con poca vegetación, uno que otro árbol y grandes pastizales. Hogar de leones, jirafas, elefantes, cebras, ñus y el río que pasa partiendo plaza y calmando, generoso, la sed de todos, incluso la del felino multicolor, el afamado gato del arcoíris. Codiciado por cazadores y casi un mito. Nadie lo había atrapado jamás, pero era avistado con frecuencia. Su existencia, sus costumbres, su forma de vida, eran un misterio, nunca se sabía porque no era atrapado, y a sus perseguidores rara vez se les volvía a ver tras el intento de caza, ¿sobrevivirían al embate? Eso desalentaba a muchos de intentar atraparlo o intentar conseguir un trofeo de él, pero para el legendario John Darfow, el más reconocido cazador del hemisferio norte, eso no era una limitante.

-Todo tan tranquilo, como una apacible tarde frente al mar, viendo su inmensidad Bundu, nada más que aquí se ve el enorme pastizal y el viento que sopla agitándolo.

-Sí bwana, ¿puedo dejar las cosas en el piso? Por que me pesan demasiado…

-¡Ten cuidado con los enseres! ¡No se vayan a ensuciar o dañar! ¡¡No!! ¡¡Mejor levántalos y cárgalos!!

-Sí, señor.

-Pásame los binoculares.

-Sí, bwana.

-Debe estar por aquí ya nos tomó un mes dar con el lugar y hemos seguido sus huellas por dos semanas.

-El gato multicolor no es fácil de ver y menos de atrapar bwana.

-¡Cállate Bundu! Bastante trabajo me ha dado rastrearlo para que me vengas con eso. Ahora…- inclinando la cabeza hacia un lado –¡Ahí está, lo veo! ¡¡A la caza!! ¡Rápido, el rifle, los dardos!

Con gran pericia Darfow apuntó, el felino del arcoíris se paseaba por un lado como si en su carrera hubiera intuido que le apuntaban y trataba de evitar ser tocado por uno de los dardos tranquilizantes “¡PUOFHH!”. Los brazos y la parte superior del cuerpo del cazador se inclinaron hacia atrás, pero el somnífero no dio en el blanco. Sacando valor de su buena fortuna el felino cambio de rumbo y, zigzagueando, se encaminó a la pareja. “¡PUOFHH, PUOFHH!”. Esta vez salieron dos dardos del cañón del rifle. Con más trabajos, pero reforzando su embate, el felino siguió ileso, aproximándose más. Darfow, antes calmado, presuroso volvió a cargar el rifle y apuntó, el felino estaba cerca. Una gota de sudor apareció en la sien del cazador. Si no acertaba no tendría otra oportunidad. “¡PUOFHH!”. El disparó pasó al lado del multicolor que se quedó parado viendo pasar el dardo por un lado. Darfow se quedó paralizado, mientras Bundu miraba expectante, el fin era inminente. El gato dio lo últimos brincos, estuvo enfrente del cazador, y se preparó para dar la embestida final…

-Nunca podrás con un rifle.

John Darfow no salió de su estupor, el felino le hablaba y lo hacía en su idioma ¿Qué era esto? ¿Quién era este ser vivo?

-Pide tu deseo y se cumplirá.

Con tiento, pasando de ver sus temibles garras a apreciar el rostro del felino con los colores del arcoíris, cuyas dimensiones físicas eran ligeramente mayores a las suyas, el cazador respondió -¿Deseo?

-Sí, los gatos del arcoíris por eso nos distinguimos. Podemos alterar la realidad a nuestra voluntad ¿Por qué crees que nunca nos atrapan? Nosotros hacemos felices a nuestros perseguidores y nos dejan en paz. Es un acuerdo benéfico. Ellos se van felices y nosotros seguimos con nuestra vida- Y el gato puso las pesuñas en el suelo, mostrando sus sanguinarias garras.

John no pudo saber si era una advertencia a lo que vendría si no se relajaba, cooperaba y daba una respuesta, o si simplemente era la forma de estirarse de la bestia… ¿Qué le podía decir a este animal?: Qué esperaba conquistar a la mujer más codiciada de la población cercana, quien por ser la hija del Jefe no le era fácil lograr.

-¡¡¡Ah!!! Quieres lograr una conquista, tus sueños serán realidad tal y como lo deseas. Younieb será tuya, y será como el sueño pasional ideal. La deseas, mucho, pero no eres tomado en cuenta, lo siento; sin embargo ella te deseará igual. Ve al poblado, lleva tus enseres…

La impresión del cazador no tenía parangón. Nunca había visto algo sobrenatural y ahora parecía que el gato le leía el pensamiento. Pese a ello rápido se recuperó del impacto, le interesaba más lograr el deseo de Younieb. Era la mujer más bella que había visto, la quería con ansia, nunca había deseado a una mujer así y menos a una de color, pero desde el primer momento en que la vio tuvo que contenerse para no dar la impresión de babear –Yo…-

-…lo sé, no necesitas más atraparme para cumplir con las peticiones del padre. Él sabrá que me has visto y te dará la mano de su hija.

Eso era suficiente con ello podría seducirla, se ve que esa mujer escupía fuego con su mirada, el tono de su voz y por cada poro de su piel. Sería suya o el sería al gusto de ella, lograría mitigar esa desmedida necesidad de satisfacción que soñaba con la ardiente mujer del áfrica indómita ¡Qué mayor trofeo para un temerario cazador como él! Sin embargo, la duda persistía–¿Cómo sé que esto será real?

-¿Dudas de alguien quien puede hacer que los disparos no den en él y que puede leer los pensamientos? Sea… ¿qué pides como prueba?

-Si es cierto lo que ofreces y puedes alterar la realidad, que la flor más seductora que jamás allá existido brote del suelo para que en cuanto ella la vea se incline por mí, entregándome su confianza.

En ese momento del suelo empezó a desarrollarse y crecer una orquídea como jamás se ha visto. De pétalos rojizos-violetas y con un pistilo que incitaba a los juegos sexuales más escandalosos. A verla Darfow quedó mesmerizado, la sujetó del tallo y la arrancó. Levantó los brazos con la planta en mano -¡¡¡Sí!!! ¡Con esto será mía y haré que enloquezca de amor y deseo hacia mí!

Ante Bash

Embebido por el éxtasis el cazador comenzó su camino a lo más recóndito del Congo. El gato multicolor fue un sueño añejo. Al estar en el poblado fue directo al inmueble del Jefe. Este estaba en la puerta parado, expectante y lo vio mientras se acercaba. El cazador se detuvo frente al patriarca. –He visto al felino multicolor.

-Así que es cierto. He soñado que te has encontrado con él y le has mostrado tu corazón

-Sí gran Bash… me dijo que viniera y también me abriera ante ti.

-Entonces- En ese momento Younieb apareció por entre la puerta y se posó, con un sostén hecho de conchas y una falda levantada del lado izquierdo, junto a su padre. Sus ojos se posaron sobre la flor que el cazador sostenía en la mano y se tornaron pulverizantes de deseo, a la par que el octogenario terminó su frase -que ella sea tuya- Y puso su mano sobre el hombro de la muchacha.

En ese momento Darfow hizo una seña a Bundu, para que entregara el ajuar a la novia. Un miembro de la tribu lo recibió y lo llevó adentro del hogar del líder del poblado, mientras Bash remató –Yo me retiro seguramente tienen mucho de qué hablar-, y se adentro en el inmueble.

-¿Qué es eso?- Preguntó Younieb a Darfow mientras no dejaba de ver la flor con ojos enfermizos de una perversa y profunda apetencia.

-Es un regalo que te traje como prenda de mi pasión y amor por ti.

Ella desvió su mirada de la flor para verlo a los ojos con absorbente demanda. Darfow al ver que lo miraba trastabilló, sin poder articular ninguna otra palabra. Sabía que estaba perdido, lo único que deseaba y en lo que podía pensar era en ella, siendo succionado por su mirada, su aliento, su todo..

Ella sólo alcanzó a expresar arropada por el hambre de carne –Te deseo ¡Ahora!

Lo que siguió no tiene paralelo en los anales de la historia de África Central. En ese mísero e insignificante poblado se desarrolló una historia de pasión enfermiza que no midió su alcancé. Ahí en pleno exterior los dos adultos se dieron a una entrega sin recato. No les importaron los vigilantes de la casa de Bash, ni los pobladores que se habían acercado para ver qué era lo que acontecía, o la salida del padre de la novia al escuchar el escándalo. Nada impidió que la pareja diera avance al mugido de sus deseos sexuales. Al sentir que se les quería detener, al hombre siguió el cazador, quien sacó el revolver y mató a cuanto lo importunó mientras, al mismo tiempo, seguía con sus actos de lujuria. A ella no le importó que matara a su padre, mientras seguía embelesada con alimentar sus deseos, y siguió nutriéndose del placer proveniente de ese europeo, que había venido a darle lo que muchos otros no le habían podido proporcionar en años.

¡¡Siguieron…!! Más gente se arremolinó enojada, clamando venganza por los muertos, pero la pareja en lujuria siguió todavía más hechizada: tocándose, lamiéndose, mordiéndose y restregándose los labios en los cuerpos. El placer no podía menguar. Los pobladores sacaron sus lanzas y cuchillos, lo que siguió poco merece narrarse con detalles: los cortaron, los desollaron, pero no les importó, ellos siguieron juntos un cuerpo junto al otro, como si el dolor intensificara el placer, hasta que el último rastro de vida los abandonó.

En uno de los pocos cerros que rodeaban el lugar una pareja de gatos multicolor observaron la escena. A uno de ellos le brillaron los ojos de gozo mientras vio cómo destazaron al cazador, al terminar la escena, dantesca, dio una señal a su compañera y se retiraron.

Epílogo

Uno de los veteranos ahondó en sus observaciones -No quiero ser pesimista pero ya tiene mes y medio que no sabemos de él, y le gusta estar siempre en contacto.

-¿Crees que haya desaparecido?

-Sí, me temo que ha sido una victima más del gato con los colores del arcoíris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s