Globo terráqueo

BIDEN Y LA MIGRACIÓN

Por Federico Campbell Peña

“Biden ha hecho una serie de promesas prometedoras como la protección para los niños que llegan, y creo que es fantástico que detengan la separación familiar, y por supuesto todo el tema de la frontera con México.”

Michelle Bachelet Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos

Está viva la esperanza para que el próximo presidente de Estados Unidos Joe Biden envíe al Congreso de su país un proyecto de reforma migratoria amplia antes de mayo próximo, en sus primeros cien días de gobierno. Que dé una “amnistía” que saque de las sombras a los al menos 11 millones de indocumentados. Muchos de ellos son mexicanos.

Una “amnistía” como la de Ronald Reagan en 1987, pero no han cometido delitos, pues son una fuerza productiva en Estados Unidos: pagan impuestos e integran la cadena productiva de alimentos en esta pandemia, al ser trabajadores esenciales. Biden revertirá los acechos de la administración Trump contra esas visas cuyos salarios han sido congelados, para los trabajadores temporales, las H2, por el Departamento de Agricultura.

Otro cambio de los demócratas dejará a un lado el Programa “Quédate en México” por el cual, en nuestro país, al menos 67 mil centroamericanos y cubanos, esperan a que el gobierno estadounidense les resuelva su pedido de asilo. Desde el día que Biden tome posesión este 20 de enero, se deberá respetar el “Acuerdo Flores” vigente desde 1997, para no encerrar más de 20 días a menores de edad migrantes que hayan sido detenidos sin documentos tras ingresar desde México.

Se abandonará la inhumana práctica de separar a padres de sus hijos, tras haber ingresado desde México, aplicada por la Administración Trump y autorizada por los sucesivos funcionarios al frente de DHS: Kirsten Nielsen, Chad Wolf, Ken Cuccinelli, Mark Morgan, Stephen Miller, el “zar migrante” de la Casa Blanca.

Muchos de estos menores separados eran bebés. A casi 700 de sus padres se les perdió el rastro tras haber sido deportados a Centroamérica.

Dichas contratistas de DHS llevaron a al menos 650 menores migrantes no acompañados y otros sí a hospedarlos en hoteles de El Paso Texas, Phoenix Az, los Hilkton Hampton Inn & Suites en Mc Allen TX, en lugar de llevarlos a albergues, como marca la ley.

Las empresas privadas que dirigen los centros de detención, con anuencia de DHS, mantuvieron en jaulas heladas a los migrantes: niños, mujeres, adultos varones, ancianos. El Departamento de Seguridad Nacional autorizó operar en la impunidad total a las empresas privadas Core Civic en Otay Mesa frente a Tijuana, Bering Straits Native Corporation de El Paso Texas, Management and Training Corporation, en Otero Nuevo México cerca de Texas, La Salle Company en Irwin Georgia, donde al menos diez mexicanas de 57 migrantes, algunas de Camerún, fueron sometidas a operaciones quirúrgicas sin que ellas supieran, para esterilizarlas. Muchas de ellas fueron deportadas por ICE antes de que llegasen a testificar en el juicio federal entablado por ACLU y Proyecto Sur, ambas ONGS.

“En todos estos centros hay casos de Covid entre migrantes y guardias” de acuerdo a la abogada Azadeh Shahshahani de la ONG demandante, Proyecto Sur de Atlanta.

La construcción de tramos del muro fronterizo puede que siga con Biden, en tanto duren los contratos con las empresas privadas seleccionadas para ello por Trump y sus amigos en la Casa Blanca. Caddell Construction de Montgomery Alabama; Greenfield Fence, de San Diego; KBR que hizo la cárcel de Guantanamo en Cuba, Kiewit, de Nebraska; Fisher Sand & Gravel de Dakota del Norte y Arizona, con antecedentes de un millón de dólares en multas por violaciones ambientales y fiscales. Hace una década, un ex copropietario de la compañía se declaró culpable de fraude fiscal y fue sentenciado a prisión, informó CNN en su momento.

Otras más: Texas Sterling Construction de Houston, W.G. Yates & Sons Construction de Filadelfia. McDirt Excavation, una empresa en Dakota del Sur; Fence & Gate de Sudáfrica y Quickfence de España, llegaron a participar en los contratos con DHS. Todas estas siguen en una lista negra para contratos en México.

Cemex se retiró de la oferta en 2017, al menos así lo anunció.

Se prevé que en 2021 aun con Biden, el gobierno de México mantendrá a la Guardia Nacional como el brazo legal del ICE para cerrar la frontera con Guatemala, y evitar el cruce de los centroamericanos golpeados por dos huracanes en este otoño, un récord climático desastroso.

“Doy gracias al presidente de México por desplegar 27 mil soldados en la frontera para evitar la migración” dijo Trump 90 veces en 2020 y años anteriores. Se refería a este despliegue de la Guardia Nacional; repetía la idea de su asesor Roger Stone de que “México pagará el muro”, como anunció Trump el 31 de agosto de 2016 tras ser recibido en Los Pinos por Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto, un día fatídico que lo impulsó a la presidencia de Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s