Los Principios Éticos, Morales Y Pragmáticos De La Revolución

Cecilio Enrique Chávez Corpas

Ciudadanos(as): Ñangaras, Proletarios, Obreros, Campesinos, Labriegos, Medianeros, Cooperativistas, Militantes, Milicianos, Combatientes,

Combativos, Esperanzados, Utópicos, Naturalistas, Ecologistas, Indigenistas, Solidarios, Comprometidos, Artistas, Cantores, Artesanos, Internacionalistas, Militares, Comunicadores, Comunicantes, Avanzadas, Retaguardias, Comandantes, y Guerrilleros

Espero que todos tengan un feliz día en la esperanza del amanecer de un mundo mejor, en la concordia de la unión proletaria de los pueblos y del aparecimiento de la gran comuna universal de amor de justicia y de paz de todas las razas, credos, colores, partidos, religiones, creencias, y fe.

Es sumamente importante encontrarnos en nuestro yo militante aferrados a nuestros principios ético, morales, filosóficos y pragmáticos; es por más bien sabido por todos que son nuestros grandes maestros de la historia universal en la demostración de sus ideas, hechas objeto tangible en el que todos nosotros nos hemos formados el criterio de acción que nos conduce en la vida, esa forma de ver el mundo y de interactuar en él, nos es heredado de nuestros maestros ideológicos en la lectura o en la comparativa de nuestros proceso cognitivo con haber podido reencontrarnos con aquel que en la praxis de su vida se comportó tal cual como nosotros; en menor, en tal o en mayor grado; lo importante ha sido vernos identificados por la acción  particular de nuestros maestros y esa identificación nos saca del oscurantismo de una vida vacía donde creíamos estar solos ideológicamente; una vez ya a sabiendas que otro se comportó y pensó tal cual en menor o en mayor manera como nosotros y sintiéndonos apoyados salimos de nuestro vacío a la confrontación del mundo el cual es por lo más vario pinto; y es allí en la multitud donde nos reencontramos como colectivo más o menos uniformes en el criterio, rumbo, acción del vivir, del hacer, del pensar y del convivir.

Ya nos lo dijo el comandante Ernesto “Che” Guevara que “El Eslabón Más Alto De La Especie Humana Es El Hombre Revolucionario”; doloroso parto Granmsciano post resistencia del cambio superestructural en el cual surge de entre los marasmos el Grandioso “Hombre Nuevo” en el cual la solidaridad, el respeto y el compromiso los hacen ser unos evasores de las mentiras, del complot y las mezquindades; aquel que es capaz de manifestar que deja su almuerzo para darlo al compañero que no ira a su casa por el compromiso militante, aquel que entrega su propia vida de ser necesario porque el proceso continué, aquel que acepta la crítica por ser ella donde encontrara las herramientas necesarias para su propia reconstrucción, aquel que sabe reconocer donde están las injusticias incluso contra aquel que es tu adversario, tu contrario o tu enemigo de clase “Pues El Verdadero Revolucionario Esta Guiado Por El Más Alto Sentimiento De Amor”  y es capaz de entender que en el respeto a la diferencia está la paz perdurable y sostenible, que en la confrontación frontal de la idea tras el discurso se descubrirán los caminos para hallar el puerto seguro donde ha de atracar la gran nave de la humanidad, que la guerra podrá ser necesaria pero es insuficiente para el mundo si antes no se debatió la diferencia; estos principios de pragmatismo ideológico del posicionamiento individual en el espacio material del mundo nos hacen ver que es necesario ser transparente en la vida y no se podrá tener tan magna cualidad; mientras seamos capaces de ocultar nuestro yo, nuestro pensar, mimetizarnos en la uniformidad del colectivo o ser como ellos solo porque está de moda; la militancia es un compromiso, el compromiso genera un comportamiento, el comportamiento produce una personalidad, la personalidad genera una clase, la clase ofrece una reputación, y la reputación va a marcar la manera como el colectivo nos observa o nos valora; está claro entonces que todo está centrado en nuestra manera de ser libres y auténticos, lo cual trae consigo la aceptación en el colectivo, la identificación grupal, la unión y la gestión de los iguales; entonces claro está que no podremos jamás por militancia desobedecer nuestros principios los cuales han estado fundamentados en el ejemplo histórico de nuestros maestros ideológicos o compañeros de ruta, por ende haciendo la reivindicación histórica material  del pensamiento ancestral de nuestros maestros; creo que se debe entender que es generoso y de gran nivel revolucionario manifestar que se dejan las cuentas claras con la memoria, con la conciencia, con los colectivos y con la militancia, que el resultado de la ejecución de políticas que han sido debatidas hasta la saciedad por ser técnicamente no ajustables a la corriente del pensamiento que de momento se adelanta y que por demás se ejecutan contra la conciencia de quien solo tiene el poder de manifestarse en el debate y ejecutar no lo que la técnica de la corriente ideológica manifiesta si no lo que el ego de la individualidad considera necesario, apartándose así de la vía y creyendo en su propio engaño que el herrado es el otro; deja de manifiesto que la crítica no es la vía con la cual ese elemento entenderá su error; que el necesita la práctica, solo que la practica involucra al colectivo y el colectivo necesariamente requiere el debate y entender cuál es el mejor camino entre la técnica científica de la corriente ideológica y las necesidades sociales instantáneas que deben ser cubiertas para el bien común y no por el populismo clientelar o electorero.

Las posiciones individuales de nuestros militantes no han calado más haya de donde su conciencia les ha llevado como puede ser que un revolucionario se alegre con el mal a otro ser humano por más contrario que nos sea, un revolucionario ha sido, es y será siempre justo hasta con el contrario; creer  que la acción del capitalismo contra aquel que siendo opositor en lo ideológico es también proletario en la práctica económica es una conducta contraria a nuestra manera de ver el mundo; pues el equivocado es el otro no nosotros nuestro deber es identificarnos como elementos de clase y apoyar al proletariado crea en lo que crea, si el capitalismo no tiene fronteras, el proletariado tampoco y actuara igual contra el claro políticamente y contra el equivocado ideológicamente pues solo al capitalismo le interesa crecer en sus incremento de acumulación de capitales y en la explotación de la fuerza de trabajo de quien es sometido a la explotación sea agradecido de dicha explotación o sea critico de sus condiciones de trabajo; al capitalismo nada de eso le importa solo le interesa la plusvalía de la explotación del capital humano como mina productora de fuerza de trabajo; nuestra misión es reencontrarnos con el mas desvalido piense lo que piense y crea lo que crea; allí en la aventura del rescate del caído nos encontramos y es allí donde la convicción ideológica se pone de manifiesto y demuestra nuestro nivel de humanismo que nos hace gritarle al mundo que Somos Comunistas Carajo; cuando sumaremos si nos detenemos a mantenernos en la política de la confrontación y hacerle el juego al capitalismo que nos desea mantener atomizados; incluso hasta en nuestra propia identificación de la practica ideológica, esa falsa conciencia nos hace apartarnos de nuestro deber histórico de mantenernos dentro del concepto del Hombre Nuevo y no entender que un proletario asalariado de una empresa de explotación capitalista ha sido despellejado de a poquito solo por el hecho que ya no les enriquece en la medida de sus ambiciones capitalistas; qué coño nos importa que ese asalariado nos sea contrario, cuando se sentirá este identificado con nuestro humanismo;  si cuando lo vemos caer le hacemos leña e incendiamos sus despojos; Coherencia Revolucionaria Les Exijo Camaradas; esto no es lo que nuestros maestros nos han enseñado, ni mucho menos iniciar el arrebato de ultra izquierdismo con el cual hacemos no solo leña del caído si no de quien entendió lo que se debe hacer y en nuestro espejismo lo llamamos traidor, hasta cuando camaradas; coño ya es el momento de entender que nos debemos a una corriente ideológica que nos hace ser humanistas, solidarios e internacionalistas con el prójimo; pues parados sobre la fe del amanecer del día de la instalación de la humana humanidad, tenemos que amar al prójimo como a nosotros mismos y combatir a los demonios claro esta; pero es nuestro principal deber salvar a cuanto demonio se vaya a quemar en la pailas del infierno y reconstruirlos en una nueva conciencia; que no empieza a ejecutarse si no damos el paso a la tolerancia, lugar donde se sentirá materialmente la gran calidad de nuestra conciencia ideológica y nuestra convicción de solidaridad; Camarada Te Exijo  Firmeza Ideológica Y Practica Comunista  Ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s