LA ESTEPA EN EL JARDÍN DE LOS MANIQUÍES (cuento)

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

CAPÍTULO 1 JUSLAR

Se quedó contemplando profundamente el agua de la piscina, mientras movía los dedos del pie derecho, tan disimuladamente, que parecía un nerviosismo habitual.

Su asistente personal le llevó una copa con jugo de manzana, puesto que no bebía alcohol.

Pidió que le subieran el volumen al tocadiscos que reproducía: “Chuncho”, en la voz de Yma Sumac, esa voz sobrenatural provocaba pensamientos de profundidades escabrosas y bellas, hasta que timbró el teléfono.

Escuchó la voz susurrante de su asistente.

– Le piden asistir mañana, en representación de su familia, a la firma de la unión con Du-Pont –

Lo ignoró.

Después de unos minutos contestó.

– Llegó el telegrama de Enovid? –

– No, señor –

– Esta bien, avise a Du-Pont, que ahí estaré –

Salió de la piscina rumbo a su dormitorio, pero antes de eso revisó el jardín, su habitación secreta en remodelación.

Desde el umbral de la puerta, contempló las figuras que lo habitaban decorándolo, en específico una.

Era la figura femenina más perfecta para los cinco sentidos, tan estéticamente armoniosa que se había visto, o conocido jamás, rebasaba las medidas en talla y altura.

– Genial y grandiosa – pensó, mientras paseaba la vista por el contorno de ese cuerpo, deseándolo apasionadamente.

Le corroía la vista, esa quietud de pesadumbre que le impedía alejarse de ella.

De la llegada del tan ansiado telegrama, dependía, volver a rehacer sus planes: el regreso de su excursión al Everest y su ambicioso proyecto con los maniquíes.

Las dos fusiones de su familia, con sendas empresas tan rentables, le iban a proporcionar un blindaje financiero inimaginable, y si algo tenía Juslar, era eso precisamente, su actitud visionaria.

Tomó la camisa estampada y el pantalón de terlenca, miró al espejo su figura absolutamente ajustada a la tela y partió rumbo a las instalaciones de la famosa revista Young & Modern, porque tenía una cita muy importante.

Al llegar a las instalaciones de la revista, observó los reflectores, las cámaras fotográficas y al equipo de redacción trabajando en sus máquinas de escribir Olivetti.

Concedió la entrevista, le tomaron las fotos, aprobó cada palabra, era muy común entre las celebridades que destacaban en esa revista, ser llamados “el sabor del mes”, nunca se imaginó, que esta vez, le correspondía a él.

Unas horas después comenzaba la impresión de miles de ejemplares que llenarían los puestos de periódicos con su rostro en la portada. Sonrió muy complacido, esa forma de vida pública le fascinaba, porque de la privada nunca hablaba.

El espectacular tiraje permitía llegar a los principales quioscos de venta en cada esquina de las grandes ciudades.

Una semana después, mientras miraba la ciudad a través de las elegantes vidrieras del edificio de la quinta Avenida, llegaron mil ejemplares, para darles movilidad, en favor de su auto publicidad.

Salió a la calle, a respirar, cuando dos jovencitas lo reconocieron, tapándose la boca con las manos, y en franquísima emoción le gritaron señalándolo:

– Es Juslar, es Juslar! –

Le mostraron la revista que recién acababan de comprar, para que se las autografiara.

Era el número especial de Y&M, de abril de 1960, donde él, Juslar Baenerum, el interesantísimo júnior estadounidense, contestaba las preguntas que revelaban las señales de lo que acontecería en los siguientes meses.

La confirmación del convenio que, a nombre de su familia, él había firmado, para la comercialización de ENOVID, el primer fármaco aprobado varios años antes, por su funcionamiento como anticonceptivo. Y la otra excelente noticia, un contrato con la célebre Du-Pont, para la comercialización del poliuretano en figuras que estarían en los escaparates de las tiendas de moda.

– Juslar, este es tu momento – pensó, al admirar y rememorar su visión empresarial.

La Revolución, está comenzando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s