LA IMPORTANCIA DEL “WAR ROOM” E “INTELLECTUAL ROOM” EN LAS CAMPAÑAS ELECTORALES

Texto 8: Arq. Ricardo Hernández Guzmán

Valuador Inmobiliario, Morelia Michoacán // hernandezavaluos@gmail.com

Imágenes pixabay.com

El proceso electoral, cuestión que mandata la Constitución y la Ley General de Instituciones y Procedimientos electorales, a los partidos políticos y ciudadanos para renovar periódicamente a los integrantes de los poderes Legislativo, Ejecutivo, de Entidades Federativas, Municipios y las Alcaldías de la Ciudad de México, también se distingue por ser una gran fuente de empleo y derrama de dinero, con beneficio directo a las poblaciones y entidades donde se desarrollan las campañas electorales. Se  ocupa de todo y de todos, desde unos tornillos para una pancarta hasta productos y servicios sofisticados; se ocupa de todo tipo de personas, las multifuncionales, con conocimientos multidisciplinarios, hombres y mujeres con arrojo que donde les toque trabajar, lo hacen, de igual manera; se requiere de los expertos o intelectuales, de ésos que saben demasiado de todo; de los que conocen del planeta, del gobierno en su conjunto, con conocimientos extraordinarios de cualquier tema; de los que su perfil de profesión es uno, pero resultan expertos en otros, son excelentes.

Como ya estamos viviendo el proceso electoral más grande que ha tenido este país donde el próximo 6 de junio habrán de renovarse 15 gubernaturas, 1910 alcaldías de 29 estados y 500 curules legislativas, es obligado tocar el tema del “CUARTO DE GUERRA Y DE INTELECTUALES”

Veamos el “cuarto de guerra”, en el argot político se menciona en inglés. Los cánones del marketing político nos dicen que los candidatos a cargos electorales deben tener  “WAR ROOM”, que en forma real se trata de un espacio de trabajo electoral del que depende el éxito o el fracaso de las campañas electorales; existen candidatos experimentados de varias guerras que saben de triunfos y derrotas, por lo que de forma mecánica conforman su espacio de estrategia política; también existen candidatos primerizos que con amigos y familiares, sin saber mucho del tema, andan formando su cuarto de guerra.

Esto resulta importante, la adecuada integración y funcionamiento del “war room” es la garantía del éxito electoral, el otro éxito, el político… ése depende de lo bien o mal que hagan su trabajo, ya cuando sean por lo que pelean, es difícil, la mayoría se marea y cae.

Las personas que a esto se dedican cuentan que son muchos y muy variados los motivos para el fracaso de una campaña, pero que sobresalen:

El fingir que se trabaja, algunos candidatos se atienen a la fama de su partido o a varias cosas más, dejando en manos de la suerte el triunfo, después viene las consecuencias.

Mala estrategia, en campaña aplica la Ley de Pareto, se deben cuidar más las manzanas que los capulines.

Las traiciones, el poder es cabrón y los humanos somos débiles; por un supuesto puesto que aún no tiene, es capaz de cosas increíbles; aquí se juran lealtades y se hace lo contrario.

Por lo tanto, el “war room”, NO ES:

Un espacio de chisme, o liberación de pasiones, o confesionario.

Reunión de amigos, ésa es de propuestas y soluciones.

Un espacio abierto para cualquier tema ni cualquier individuo.

Un comité partidario, el único actor es el candidato y sobre él se debe trabajar.

El “war room” deberá trabajar desde un inicio, con el menor número de personas, que tengan la mayor experiencia posible, aptos para exponer problemas y proponer soluciones; pero hay que cerrar el círculo, porque llegarán las marabuntas, que vienen de otros candidatos, gente con otro tipo de intereses y de forma estrepitosa echan a perder el trabajo y el control logrado, valiendo ‘madres’ la campaña. 

El candidato es un actor activo, andará en campo, algunas veces su participación será para las decisiones que así lo requieran, el contacto directo del candidato con los electores no puede ni debe ser delegado. Las figuras imprescindibles en un war room son:

Jefe o coordinador de campaña. -Responsable de la dinámica, toma de decisiones, transmisión y cumplimiento de lo decidido.

Consultor político. -Este debe mirar la campaña como si estuviera fuera de ella y su experiencia será sobre las acciones que deban ejecutarse. 

Responsable de Prensa. – Presentará antes que nadie, el resumen de la agenda mediática y los resultados de las acciones relativas a la misma. 

Responsable de Redes. – Entre las campañas electorales más exitosas se encuentran las de Barack Hussein Obama II y la del propio Andrés Manuel López Obrador, que tuvieron entre el 70- 80 % de impacto en el electorado, logrando la Obamanía y la Pejemanía cada quien, en su país; el encargado presentará lo mismo que el de prensa.

Publicista. – Expondrá día a día sus cuestiones creativas y resultados obtenidos.

Tesorero. – Actualmente el gasto de las campañas puede ser auditado.

Total, la dinámica de este “war room” tendrá a la mano la información de todo, hasta de lo generado por los rivales; pedirá rendición de cuentas a cada área, expondrá dificultades y propuestas de solución.

Ahora veamos el “intellectual room”, los principios de este espacio son los mismos que los del cuarto de guerra solo que el objetivo es muy diferente; este espacio trabaja en la mecánica de un supuesto de “ya somos gobierno”.

¿Qué vamos a recibir del gobierno anterior?, Es menester hacer un inventario a priori del estado Técnico – Financiero que guardan los aspectos de obras, programas y recursos a recibir de la anterior administración; recordemos que desde el primer momento que un alcalde o gobernador asume su puesto, ya es responsable del recurso existente, de su gasto, del  pago de deuda, aunque él no la haya contraído; si conviene y no existen problemas de corrupción, se debe continuar con obras heredadas que estén en proceso de ejecución o abandonadas.

¿Cómo arrancar el periodo?, ¿Con qué recursos financieros y humanos contamos? si las dependencias que hacían la infraestructura fueron desaparecidas o reducidas al personal mínimo operativo, incluso la mayoría de las dependencias no registran actividades de trabajo, o sea hay que ver ¿Qué deficiencias existen en el gobierno? ¿Cómo contrarrestarlas?, ¿Qué acciones inmediatas hay que realizar en los 100 primeros días para poder dar un impacto positivo a Juan Pueblo? si hasta en el pago de nóminas existe deficiencias.

Para el “intellectual room” las preguntas son muchas, la incertidumbre es mayúscula y el trabajo se torna interesante, la realidad de un gobierno es otra cosa y aunque se ve difícil, el truco del éxito está en el correcto manejo de la planeación técnico – financiera y en el amplio conocimiento en la gestión de los ramos y fondos federales, ingresos propios y gasto público.

Juan Pueblo ya merece gobiernos que generen desarrollo inmediato, que inventen o atraigan inversiones que generen empleo con salarios decentes, que innoven opciones de trabajo,  que realicen programas que incrementen los ingresos familiares, que estén en contra de los gastos fachos, que procuren trabajar en el bienestar social, que sean correctos y eviten la corrupción, que sean honestos y verdaderos en todo lo relativo al desempeño de la seguridad pública, que ésta sea única y exclusiva para la atención de la población, etc.… todo un paquete para el “intellectual room”; hay que añadir que son tiempos delicados por el Covid-19 y esto marcará la agenda de la salud, infraestructura y economía, hasta lograr el abatimiento de la pandemia. FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s