La Constitución de 1917

El Trabajo debe ser Decente
OIT


Raúl Jiménez Lescas


Este 5 de febrero, se conmemoró el 104 Aniversario de la promulgación de nuestra Carta Magna, por ende de dos artículos fundamentales para el trabajo y la educación: el 3º y el 123 constitucionales.


El último de los diputados constituyentes de 1916-1917, un michoacano, nicolaita y profesor Jesús Romero Flores escribió en su historia del Congreso Constituyente, que de los 219 diputados reunidos en la ciudad de Querétaro de Arteaga, sólo él quedaba de pie, pues el 28 de abril de 1985, cumpliría 100 años y que su Historia la dedicaba a esos 218 diputados constituyentes. El general Francisco J. Múgica murió en 1954. Don Jesús fechó su texto el domingo 10 de marzo de 1985, en su casa de la ciudad de México. Es curiosa la historia, ¿no les parece? El nicolaita Jesús Romero Flores brindó un homenaje a los constituyentes de la Revolución Mexicana, había visto morir a todos los constituyentes del 17.


El magonista de los primeros años, revolucionario, michoacano, ideólogo colectivo de la expropiación petrolera y de muchas reformas cardenistas, Francisco J. Múgica escribió en su célebre libro:
… gracias a esta doctrina, -y en obsequio de grandes anhelos de reforma y de reconstrucción nacionales-, ella le dirá, antes que de otra cosa, de las fatigas, de las zozobras, de los ensueños y de los entusiasmos que agitaran una alma, allá en los días tempestuosos en que, a la vez que se oían estallidos siniestros de metralla, descargas cerradas de fusilería, que llenaron de pavura a numerosas regiones de la Patria en desangre, resonaban voces de libertad, clamores de justicia, vibrantes arengas, en honor de las máximas conquistas de la Revolución, en el recinto augusto del Congreso Constituyente de Querétaro, aparte de otras nuevas relacionados con el estupendo fenómeno político-social, que aún no concluye de operarse, hablando en lenguaje estricto, en esta tierra de héroes, de hidalgos y de pensadores.


Contexto
Hace 104 años, las cosas eran muy diferentes en muchas dimensiones, pero en otras se parecen a las que vivimos hoy en día. Cien años atrás México fue invadido por la Expedición Punitiva al mando del general Pershing, héroe de la Primera Guerra Mundial; en la actualidad, México no enfrenta las amenazas intervencionistas del gobierno estadunidense, pero requiere una buena parte del presupuesto nacional para pagar las deudas externa e interna que lo atan a los centros financieros internacionales. Hace 104 años, el primer jefe de la Revolución Constitucionalista, Don Venustiano Carranza, estuvo a la altura de las negociaciones para el retiro de las tropas invasoras (que por cierto se fueron con las manos vacías ya que no pudieron cazar a Pancho Villa en la sierra de Chihuahua). Hoy, en día, el gobierno mexicano, necesita fortalecer su soberanía nacional, alimentaria y energética.


Un centenario atrás, el Movimiento Obrero puso en el orden del día del Congreso Constituyente los derechos sociales, para su discusión y aprobación. Hoy el Sindicalismo está acorralado, disminuido y sin capacidad, ni la fuerza ni el ingenio para poner en el orden del día la agenda laboral en actual Congreso de la Unión y la próxima legislatura (por ejemplo, la eliminación del Outsourcing).


Hace 105 años, la Huelga General del SME y la Casa del Obrero Mundial en la ciudad de México contra el gobierno carrancista, demostró que la Revolución tenía una dimensión social, no sólo de cambio político. Hoy en día, una 4a Transformación tendría que ser construida desde abajo.


En un centenario de vida, la Carta Magna fue reformada 701 veces y se han expedido 230 decretos reformatorios; es 3 veces más grande que la redactada en 1916-1917, que tenía aproximadamente 21 mil palabras, ahora se debe multiplicar por 3 como señaló el Dr. Fix.* Algunas reformas positivas (como la creación del Seguro Social y el reparto de utilidades) y otras negativas o muy negativas, como el fin del reparto agrario y la privatización del ejido (art. 27) y la participación privada en los hidrocarburos (art. 27).


De hecho, el modelo de estado benefactor para los mexicanos de 1917 es muy distinto al modelo neoliberal vigente desde 1982, cuando tomaron el rumbo del país los llamados tecnócratas del PRI
México vivió su Revolución Social a principios de siglo, antes que la Revolución Soviética de 1917. El Movimiento Obrero no había dejado de luchar desde 1864 con las organizaciones mutualistas, luego resistiendo a la dictadura porfiriana con las huelgas de Cananea y Río Blanco. Tras la derrota de Victoriano Huerta en 1914, que subió al poder con el asesinato de Francisco I. Madero y Pino Suárez, la Revolución entró en un nuevo torbellino: las armas callaron por un momento dando paso a las armas de las palabras, argumentos y propuestas sociales para el pueblo mexicano, cuyo primer ensayo fue la Soberana Convención Revolucionaria en Aguascalientes, donde por ejemplo, se aprobó el Plan de Ayala de Emiliano Zapata para el reparto agrario, entre otras medidas sociales.


Pero la Convención fue derrocada por el Ejército Constitucionalista y, en 1916, volvieron a ocupar la capital de la República. El constitucionalismo consideró convocar a un Congreso para reformar la Constitución de 1857 y discutir las reformas necesarias que demandaba la Revolución. Fue así como se convocó a elecciones en 1916. El día 14 de noviembre se publicó la lista de los diputados electos, mientras tanto el 19 de noviembre, la Expedición Punitiva de los gringos, al mando del general Pershing, empezaron a retirarse del territorio nacional sin poder atrapar a Pancho Villa.


El proyecto de reforma a la Constitución vigente en ese entonces (la Constitución de 1857), del jefe de la Revolución Constitucionalista, Venustiano Carranza, no presentó un proyecto como el Artículo 123, pero propuso que se podía legislar en materia laboral.


*Foro centenario de la Constitución. INEHRM, Canal del INERH, en: https://youtu.be/daatzTPyo08

Fuente: Archivo UNAM.

Aunque el gran debate fue sobre el carácter de la educación pública. El carrancismo propuso la “libertad de educación” (que posibilitaba a las iglesias impartir educación religiosa en las escuelas privadas), mientras que el grupo llamado “jacobinista”, con un michoacano al frente, el General Francisco J. Múgica, plantearon la Educación Laica, que se aprobó.

Michoacanos a la vanguardia
¿Quiénes fueron los michoacanos que participaron en el Congreso Constituyente de 1916-1917 que discutieron, redactaron y aprobaron nuestra Carta Magna?


Ha señalado Eduardo Nava:
Otros nicolaitas tuvieron también un papel destacado durante la lucha revolucionaria: el poeta Cayetano Andrade, Pelagio A. Rodríguez, Rafael Campuzano, Enrique Toledo, Federico Ortiz, Cristóbal Ruiz Gaytán y Maurilio Vélez se registran como los primeros en haberse incorporado a las acciones armadas. También Vidal Solís, Emilio Avilés, Sidronio Sánchez Pineda, Manuel Villegas, Flavio Sánchez, José González Herrejón, Pedro Molina, Ricardo Cervantes, José Chávez Tercero, Miguel Ochoa, Donato Guevara, Gustavo Silva, Ramón Medina Guzmán, Luis Otamendi, Gonzalo Morelos y Ramón Paz (Valdovinos, 1959: 9; Macías, 1985).


Cayetano Andrade y otros siete de los 17 diputados michoacanos al Constituyente de Querétaro fueron nicolaitas: Manuel Martínez Solórzano, Jesús Romero Flores, José Pilar Ruiz, Onésimo López Couto, José Silva Herrera, Alberto Alvarado y Salvador Alcaraz Romero. De fuera de Michoacán, Francisco Díaz Barriga (Salvatierra, Gto.) David Pastrana Jaimes (Cholula, Pue.) y Salvador González Torres (Oaxaca, Oax.) fueron también diputados constituyentes egresados de las aulas de San Nicolás (Macías, 1982, p. 35).

Como sabemos, el nicolaicismo ha estado presente en las gestas del pueblo mexicano: Hidalgo, Rayón, Morelos en la Guerra de Independencia; Melchor Ocampo, Santos Degollado, quienes reabrieron el Colegio y le dieron su carácter civil, en la Reforma y, los mencionados anteriormente en la Revolución Mexicana.


No quiere decir, que el resto de diputados no jugaron un papel importante en la redacción de la Constitución, pero queremos destacar a los nicolaitas y michoacanos en esa gesta legislativa. Será Francisco J. Múgica de Tingüindín, Michoacán, quien fue el presidente de puntos constitucionales del Constituyente y principal defensor en tribuna de la Educación Laica, obligatoria.

Fuentes
Borquez, Djet (). Crónica del Constituyente. México: SEP/INEHRM/IIHUNAM.
Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión (2017). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. México.
INEHRM (2017). Diario de los debates del constituye. Debates notables. Artículo 123 en materia laboral. México: INEHRM.
INEHRM (2017). Diario de los debates del constituye. Debates notables. Artículo 3º en materia de educación. México: INEHRM.
Palavicini, Félix F. Historia de la Constitución de 1917, 2 tomos. México: INEHRM.
Romero Flores, Jesús (2017). Historia del Congreso Constituyente 1916-1917. México: INEHRM.
Rouaix, Pastor (2017). Génesis de los artículos 27 y 123 de la Constitución Política de 1917. México: INEHRM.


Electrónicas
Portal del Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 1917-2017, recuperado en: http://constitucion1917.gob.mx/#newcomment
Reformas constitucionales 1917-2014, recuperado en: http://constitucion1917.gob.mx/es/Constitucion1917/Reformas_a_la_Constitucion_de_1917

4 comentarios en “La Constitución de 1917

  1. Excelente explicación cómo estuvo confirmado el constituyente, es un muy buen resumen que no había visto en los muchos libros de historia y que es necesario conocer para darle el sentido que tiene la Constitución.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s