Las denuncias por ‘okupación’ de inmuebles se han incrementado en España un 40,9% en cuatro años

Luis Navarro García

Madrid, España

En el artículo de esta semana les hablaré del fenómeno de la ocupación de viviendas en España, pues desde hace unos años ha venido incrementándose de manera alarmante hasta llegar a ser un serio problema, y digo que es serio porque la casta política que nos gobierna mira hacia otro lado y no hace nada para solucionar este problema. Más bien, todo lo contrario.

Todo comenzó en 2008 cuando nos estalló la crisis que duró practicamente seis años.

Durante unos años la vivienda ya no era un derecho como tal y como dice nuestra constitución, había pasado a convertirse en un artículo de lujo al alcance de muy pocos.

El incremento de la vivienda venía siendo descomunal, sin nada ni nadie que lo regulara, gracias entre otras cosas a la corrupción política, por las comisiones (también llamadas “mordidas”) que cobraban por “subastar” (si, y lo pongo entre comillas) suelo público a las constructoras, y todo esto repercutía finalmente en el precio de las viviendas.

Hasta aquel entonces la vivienda estaba supravalorada, era impensable poder adquirir una vivienda a menos de 30 o 35 años con un solo salario.

Fue entonces cuando nos estalló la crisis…

Millones de inmigrantes residentes en España que no gozaban precisamente de salarios llamémoslos dignos, al quedarse sin trabajo, decidían abandonar todo, cerraban su piso y volvían a sus países de origen dejando hipotecas sin pagar y pisos vacíos, los cuales se comían los bancos.

Así fue como primeramente se empezaron a ocupar pisos cerrados que pertenecían a entidades bancarias y de crédito, a sabiendas que sumergidos de lleno en plena crisis no iban a poder alquilarse ni venderse, aparecían los primeros ocupas. 

Entonces se podría decir que había de todo, gente necesitada de un techo que no podía permitirse pagarlo y a los que no les importaba ocupar un piso cerrado propiedad de un banco, y gente porque no decirlo, tambien vaga y sinvergüenza a los que les debe costar mucho trabajar, ¿mejor gratis no?

Han pasado 12 años y a día de hoy es un muy serio problema, pues ahora mismo hay mafias que se dedican a perforar los bombines de las puertas de viviendas habitadas, cambiarlos y entregar un juego de llaves a sus nuevos “inquilinos”, los ocupas, que habrán pagado una cierta suma de dinero a estos mafiosos. No es necesario que uno se ausente de su piso por una estancia vacacional, basta con un par de horas que vayan a comprar o a trabajar y se encuentre la vivienda vacía para que la ocupen, y que al regresar a casa se encuentren con el problema.

Basta con que el inquilino al que le alquilaste tu piso deje de pagar el alquiler y se perpetue hasta que lo echen, y para ello pueden pasar años hasta que se le eche legalmente. La indefensión legal del propietario es mayúscula.

Según está la ley, si denunciaras el hecho, ya irías por el cauce legal, luego entonces, el dueño se vería obligado a no poder entrar en su vivienda y buscarse la vida, pues se consideraría allanamiento de morada, de su propia morada, al estar ocupada por alguien que supuestamente ya vive ahí. Así tampoco, el propietario no puede ni podrá cortar los suministros de luz, agua y gas a los ocupas, pues se considera acoso, por lo que no le queda otra que esperar a que la justicia dentro de un par de años los eche, y mientras tanto, no solo buscarse la vida, sino también pagarle a los ocupas los gastos energéticos durante todo el tiempo que vivan ahí.

Como digo, la indefensión ante la ocupación en España a día de hoy es tremenda. La ley defiende al ocupa, pues según parece para los gobernantes, todo el mundo tiene derecho a una vivienda. Y yo digo, si, claro, pero págatela con tu sudor y tu esfuerzo, no robes de esa manera, no eches a un propietario de su hogar. 

Cada día el perfil del ocupa está más definido. Sinvergüenzas, vagos, personas de mala calaña, sin escrúpulos, capaces de dejar a una familia en la calle y apropiarse de lo que no es suyo, y de este tipo o especimen de seres cada día hay más porque hay mafias que les facilitan la entrada.

Habida cuenta de esta problemática, han surgido grupos vecinales que vigilan sus bloques y alertan cuando se está produciendo una ocupación, para atajarla lo antes posible, antes de que se llegue a consumar. Por otro lado han nacido las empresas de desocupación, que de cara a la “justicia” son ilegales, pues no son cuerpos ni fuerzas de seguridad del estado, sino empresas privadas que mediarían entre el propietario y los ocupas para llevar a estos últimos a abandonar la vivienda, empleando a veces no sólo la palabra…

Las denuncias por ‘okupación’ de inmuebles se han incrementado en España un 40,9 por ciento en cuatro años, pasando de 10.376 hechos conocidos por las Fuerzas de Seguridad en 2015 a los 14.621 con que se acabó en 2019. 

Si se comparan las cifras aportadas por el Ministerio del Interior, las denuncias por ‘okupación’ aumentaron en Cataluña un 69,3% en 2019 frente a las registradas en 2015 mientras que en Andalucía repuntaron un 23,1 por ciento.

Se supone que si vuelves de vacaciones y han ocupado tu hogar, se trata de un delito de allanamiento de morada castigado con hasta dos años de cárcel y el desalojo es inmediato.

Por el contrario, si en la casa no vivía nadie y estaba sin uso se trata de un delito leve, el de usurpación de vivienda, castigado con una multa, y se puede tardar años en desalojar a los ocupantes. Y digo que se supone porque esto no es así. Si hoy día ocupan tu vivienda en España, olvídate de recuperarla, que luego se sancione, pues se sancionará, pero el par de años fuera de tu casa no te lo quita nadie.

Los okupas podrán votar allí donde los comunistas necesiten votos a cambio de una paguita pagada con los impuestos de todos los españoles. ¿Comprar votos y manipular el censo? En eso consiste la ‘Nueva normalidad’ que el Gobierno quiere imponernos. Sin ir más lejos …El Gobierno socialcomunista que “gobierna” España ha modificado por sorpresa la ley antidesahucios que aprobó hace apenas un mes a través del Real Decreto Ley 37/2020, amparando ahora a los okupas que incurran en un delito. La norma exige ahora intimidación o violencia para desalojar a los okupas, mientras que hasta ahora solo se podía proceder al desalojo «si la entrada era un delito».

En concreto, y tal como recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE), se exige «violencia e intimidación» para poder desalojar a los okupas durante el estado de alarma. Así lo hizo saber el vicepresidente comunista Pablo Iglesias (Podemos), quién no ve mal la ocupación ilegal si no hay violencia. Apaga y vámonos… gobierno comunista complice de ocupación, no ve mal que la ocupación se haya realizado sin violencia.

Esto no puede seguir así, los españoles necesitamos seguridad y saber que nuestros gobernantes actúan ante la ilegalidad y no todo lo contrario, amparándola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s