EL EGÓDROMO PARTE XXXIII

Por Luis Mac Gregor Arroyo
hoyoblanco.com.mx

Foto de grandeboy from Pixabay.

El Terapeuta: El hombre que atiende con ánimo apasionado a sus pacientes con tal de sacarlos adelante. En su profesión se incluye el conocimiento del alma y, cuando puede, salva a quien se deja. El comensal no creía lo que veía y se dijo a si mismo: “Pues el mío lleva 10 años conmigo y todavía no lo entiendo”. Aquel hombre de piel blanca y bigotudo, caminando como si tuviera un gran conocimiento y vestido todo de negro, va a paso medio entre la multitud. Dicen que en su consultorio para las clases altas, cobra un dineral, y en el popular un precio justo; aunque a todos atiende igual. Sin embargo, a los moderados luego los hace esperar horas de más para sólo escucharlos y, con su fama, curarlos. Lo más curioso de ese hombre “bueno” es que cuando alguien baja su alma al pecho… le cuesta trabajo explicarse. Muchos de ellos sólo trabajan lo usual; otros más, lo hacen más tiempo y no ayudan como deberían, pues tienen oscuridad de más. El tiempo, sin duda, dirá que merece cada cual.

Un comentario en “EL EGÓDROMO PARTE XXXIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s