Como diría el genial Groucho Marx: “Que casualidad que casualmente ocurren tantas casualidades”

Luis Navarro García
Madrid, España,26 de abril del 2021

Estamos a una semana de elecciones por la Comunidad de Madrid, en plena campaña electoral, y de repente… responsables políticos de la izquierda española empiezan a denunciar que han recibido cartas amenazantes, incluso con balas o navajas, como ha sido el caso de Pablo Iglesias o Fernando Grande Marlaska.
¡Que casualidad! No las han recibido en un año y medio y las reciben a una semana de la cita electoral. Extraño que un servicio postal como CORREOS España no detecte ese tipo de objetos en un sobre acolchado.
Bien, pues a día de hoy lunes 26 de Abril sabemos que CORREOS España detectó dichos objetos pero no hicieron nada al respecto. CORREOS España se lava las manos y dice que tienen subcontratado el servicio de vigilancia y escaneo a una empresa privada la cual ya ha expedientado y despedido a dicho vigilante.
Todo debió suceder más o menos de la siguiente manera:
Las cartas con balas se depositan en uno de los 660 buzones que hay en la capital el domingo 18 de abril o el mismo lunes 19. Esas son las fechas que se investigan. La carta es recogida el día 19, lunes, por uno de los 30 camiones ruteros que realizan ese proceso en el turno de tarde.
A las 17:45 aproximadamente, parte de esa correspondencia recogida del día va a parar al servicio automatizado de Vallecas. Una vez allí, y antes de pasar a distribución, todo es escaneado por empresas externas, registradas ante el Ministerio de Interior, para que sea personal especializado y acreditado el que detecte drogas, químicos o explosivos.
El primer error de esta cadena es humano al parecer, tal y como muestra el informe pericial publicado por la Cadena SER. A las 17.48, el escáner 75.555i graba la imagen de las balas, pero el vigilante no las detecta o no hace nada.
A partir de ahí, el proceso sigue: dos máquinas operan en el C.T.A. distribuyendo cartas y paquetes y entonces, son clasificadas por códigos postales y distribuidas a las unidades de reparto y entregadas por los carteros.
Correos deposita esas cartas en una estafeta que tiene en el Ministerio de Interior y ahí se produce el segundo error de estas amenazas, porque hubo un segundo error.
El Ministerio del Interior debiera haber revisado los tres envíos pero sólo localiza una carta: la dirigida al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. Las cartas dirigidas a María Gámez y a Pablo Iglesias se cuelan en la correspondencia y son distribuidas.
Ha habido, al menos, dos errores en todo este proceso, una como ya hemos dicho por parte del vigilante de la empresa privada subcontratada para escanear la correspondencia y otra por parte del Ministerio del Interior por no haber detectado tampoco el contenido de los sobres que iban para Pablo Iglesias y María Gámez.
Ya hay dos investigaciones abiertas. Ahora confiemos en que se esclarezca, pues parece más bien una campaña de desprestigio montada por la izquierda y la extrema izquierda hacia la derecha. Tanto desacierto, tanta incompetencia y tanto despiste juntos para que esto haya sucedido a una semana vista de las elecciones.
Sirva también de información que en el interior de la carta había dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62 x 51, que valen para distintas armas. Esas balas de Cetme que estaban dentro de esos sobres no se utilizan desde hace años ni en las Fuerzas Armadas, ni en la Policía Nacional ni en la Guardia Civil.

Un comentario en “Como diría el genial Groucho Marx: “Que casualidad que casualmente ocurren tantas casualidades”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s