Desde que nacen en la mente del autor, hasta que llegan a la biblioteca de un lector, los libros recorren un largo camino


Luis Navarro García
Madrid, España, 31 de mayo del 2021

No nos referimos solo al proceso de publicación, sino a todo el recorrido que conlleva su distribución.
En algunos casos van acompañados, en otros casos van solos, realizando un largo viaje al otro lado del Atlántico. En definitiva, hay varias categorías en este sentido y cada una de ellas aporta un valor distinto al editor.
Cada editorial debe decidir, entre los tipos de distribución de libros que mejor se adapte a su catálogo.
Pasaremos a conocer las distintas categorías y sus características de distribución.
1) Tradicional
Es la más conocida entre los distintos tipos de distribución y en donde el editor confiere a un distribuidor una gran cantidad de ejemplares para que lleguen a librerías. Se caracteriza por la producción de un gran stock que intentará venderse en distintos puntos de venta.
Su inmediatez, es el punto a favor. Un lector puede salir de la librería con lo que buscaba.
Una situación recurrente es la que se produce tras los períodos de mayor venta de libros, como la Navidad, las editoriales se llenan de ejemplares devueltos que nadie ha querido. Para darles salida, en muchas ocasiones hay que hacer frente a acciones que pueden causar la pérdida de rentabilidad.
¿Qué sucede con los lectores que siguen queriendo esta obra? Este sistema de distribución de libros conlleva la muerte de estos títulos. Y, regresando a los altos costes de este sistema, hay que tener en cuenta otros dos factores: por un lado, la logística.
2) Bajo demanda
En este caso el editor no manda un gran stock, sino que facilita al distribuidor de libros los archivos necesarios para que, gracias a una red de partners, el libro pueda imprimirse en destino. De esta forma, costes como la logística desaparecen ya que el ejemplar se produce en destino y no hace falta el traslado de grandes ejemplares. Por otro lado, el darwinismo literario desaparece ya que da igual la cantidad de lectores que demande este título.
La distribución de libros bajo demanda no obliga al editor a en grandes cantidades ya que sigue una filosofía que asegura el beneficio desde el principio: primero vender, después imprimir. Por este motivo, el catálogo del editor siempre se mantendrá en activo y lo que es más importante, siempre disponible para él.
En cuando a sus inconvenientes, hay que resaltar el tiempo en el que el pedido es servido. Desde que un cliente realiza la compra hasta que la librería lo sirve, pueden pasar unas 72 horas. Aunque claro, tal y como dice el refrán “mejor tarde que nunca”. Y dentro de los tipos de distribución de libros, esta categoría asegura siempre el envío al lector.
3) Editorial-Librería
Este tipo de distribución de libros va un paso más allá de la anterior. Siguiendo la filosofía on demand, en este caso el editor es quien habla directamente con las librerías para ofrecerles su catálogo y, a través de partners de impresión bajo demanda, conseguir que estos pedidos lleguen a su destino. No importa si quiera que el punto de venta esté al otro lado del océano.
De nuevo, aparece como principal inconveniente de la entrega. Si bien la distribución a través de mayoristas ofrece la ventaja de que el cliente sale de la librería con el libro bajo el brazo, en este sistema hay que esperar unas 72 horas.

Un comentario en “Desde que nacen en la mente del autor, hasta que llegan a la biblioteca de un lector, los libros recorren un largo camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s