Novela Santuario William Faulkner

Novela Santuario: la verdad de las mentiras

Por: Atilio Alberto Peralta Merino

Imagen de portada Amazon.com

La endémica influencia política de la masonería en la política local queda de manifiesto en el nombre mismo de la capital provincial, William Faulkner, por su parte, describe en “Santuario”, el sórdido escenario que caracterizó a los bajos fondos sociales del estado de Tennessee durante los años de la prohibición del alcohol.

Mario Vargas Llosa se pregunta sobre “los  misteriosos viajes y turbios trajines de Clarence Snopes”, cualquiera que lea la formidable novela americana, no obstante, podrá percibir que los indicios señalados por el narrador, conducen irremisiblemente, a que aquellos, apuntan a la cobertura política brindada desde la legislatura local a las traficantes de alcohol, y  de manera por demás particular, a la protección brindada a “Popeye”, hasta que dicho sujeto terminara por rebasar  todos los  límites tolerables.

A LA VENTA EN EL ENLACE

En tanto que el psicópata asesino impotente, rapta a Temple Drake, la joven hija de un juez a la que desflora con una mazorca para reducirla al encierro en una casa de lenocinio, en la que se regocija observándole en el encuentro con otro hombre al que termina asesinando.

En estricto apego a la célebre “omertá” o ley del silencio por miedo a “Popeye” y a sus protectores, el sospechoso que es juzgado en sustitución de “Popeye” es finalmente linchado y quemado vivo por la turba, que impide así a su defensor interponer impugnación alguna; ficción o realidad que por ningún motivo habrá de considerarse esporádica en la época por aquellas latitudes si atendemos al menos al relato que la escritora Harper Lee consigna en “Matar al Ruiseñor”.

Las implicaciones sociológicas e incluso metafísicas que comentaristas como el propio Mario Vargas Llosa han logrado desentrañar en la trama de “Santuario” acaso puedan encontrarse presentes también en otra obra que alude directamente a la relación transfronteriza con México, y me refiero, por supuesto a la cinta de Orson Wells de 1958: “Sed de mal”.

Directamente, digo, ya que en “Santuario” no existe propiamente referencia alguna a la transfrontera y ya no digamos a la región central del país, pese a que William Jenkins, oriundo, precisamente del estado de Tennessee llevaba a cabo la exportación clandestina del alcohol con el que se elaboraba el Whisky casero cuya distribución habría sido resguardada por “Popeye”.

Un relato como el que magistralmente escribió Faulkner quizá no sea tan sólo una trasformación imaginada de la vida, sino acaso una auténtica “verdad de la mentira” que permita adentrarnos en el inmenso potencial que trajo aparejada la explotación de caña en “el ingenio de Atenzingo”.

Incluso, pudiera permitirnos acaso, ¿por qué no? Encontrar la “verdad de la mentira” que se habría tejido él ya no tan cercano año de 2013 en relación a las maniobras esgrimidas en torno a la cuantiosa herencia de William Jenkins; sin que, en ellas, de manera forzosa medien actos de brutalidad sexual, ni linchamientos sangrientos como los que se escenifican en la comarca natal del autor de dicha herencia y que William Faulkner consigna en las páginas de “Santuario”.

OTROS TÍTULOS

OFERTA EN AMAZON Novela El ruido y la furia

Un comentario en “Novela Santuario: la verdad de las mentiras

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s