EL EGÓDROMO PARTE LXXIII

Por Luis Mac Gregor Arroyo

 hoyoblanco.com.mx

El Egódrama: Érase una vez lucifer, por ahí, andando regordete por la avenida. Quería una raza humana perfecta. En los conocimientos de este planeta. Su cárcel. Su hogar. Su parque de diversiones. El número tres es el bueno –a veces– para él. Entonces lo mejor era crear un Tercer Reich. En eso están bien entrados los alemanes. Importando gente para ver si así hacen tontos a todos ahí. Resulta que el agujero más profundo de la Tierra no está en Rusia. Donde lo taponearon porque se escuchaban los aullidos de los demonios en la profundidad. Aunque en realidad, el más profundo y rojo está en Alemania. Fruto del mismo Zeús, adoración de la Minerva, de dioses Griegos y Romanos y de uno que otro asiático, realmente casi todos. Entonces el buen “Lucy”: Para los que creen tienen algo que ver con él, pensó: “¡Hago menso a uno!” Me trago el planeta. Mato a medio mundo mientras creen que llegarán a Shangri-La. Y otros engañan a los hombres de buena fe. Todo los engañados con “buena voluntad”, afirmaban convencidos: “Entonces le entramos a la negrura con junto con nuestros hijos”. Lucifer, posiblemente, vio esto con buenos ojos y dijo: “Tres–dos, papas”. Pues todos parecen mensos, al no creer que la fe es hacer lo que uno quiera con su vida; pues Jesús no es su padre sino su amigo. Lástima que él no hable, pues es el universo. “Ni modo”, dijo el comensal, “mientras unos siguen pecando todo el día con todas sus acciones. Yo voy a intimar con unas cuantas. Finalmente no me voy a casar, por lo que no tengo problema”. Sí, el cielo puede que sea solitario. Posiblemente, así los de abajo tendrán todos los hijos que quieran. Es curioso, el presidente de una nación le hizo cirugías a su esposa. Terminando por parecerse a una actriz pornográfica famosa con el cabello pintado de rojo. El príncipe del mal ahora hasta hace soñar a los presidentes que tienen por parejas actrices sexuales cuando ellas son otra cosa muy diferente Escritoras, por ejemplo.

Un comentario en “EL EGÓDROMO PARTE LXXIII

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s