EL EGÓDROMO PARTE CIII

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Imagen de Kalhh en pixabay.

 hoyoblanco.com.mx

El Robot: Se para por un momento y reanuda su andar pausado y seguro. Como un hombre apacible y en absoluto control. Esta máquina con espíritu humano o, mejor dicho, un humano vuelto máquina. Avanza sin conocer bien por qué ahora es de metal. Cuando en un pasado no muy lejano era de carne y hueso. Muchas cosas pasaron por su vida: Pseudodioses, gurús, científicos, idealistas… Éste fue el resultado: Estar confinado como un autómata con deseos de volver a ser lo que era. Él desconoce a ciencia cierta como inició todo. El comensal lo ve con lástima: “Ese varón no quiso ceder a nada contra natura. Se le dio todo y termino así. No permitirlo y permanecer digno lo dejó transformado en su más horrenda pesadilla”. A veces las personas hacen a los otros cosas maravillosas; en otras ocasiones la gente es tan desvergonzada que ser innoble es una virtud. Ahora este ser humano a quién se buscó alejarlo de su identidad y de encontrar el amor verdadero, debe enfrentar un mundo sumamente deshumanizado. Donde muchos individuos, inclusive sin partes mecánicas, actúan como robots.

Un comentario en “EL EGÓDROMO PARTE CIII

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s