LA INCLUSIVA FORTALEZA DEL PODER

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

Desde el grito imperativo -TOMAD LA TRIBUNA-, del Emperador Rómulo (n.24 de Marzo de 771 a. de C. hacia el 5 o 7 de Julio de 717 a. de C), sí, Rómulo, ese mismo que yace desnudo junto a su hermano Remo, protegido y amamantado por la loba Luperca.
-TOMAD LA TRIBUNA-
Encendiendo los ánimos y dando la palabra a los representantes de cada tribu romana, para hablar de cada carencia o de cada progreso en favor de sus comunidades. Así es como comienzan las grandes civilizaciones a digerir y acaparar el poder.
Porque se le da trascendencia y actualidad al poder, al dar la voz y el voto, a cada uno de nosotros, y al ponernos en conocimiento de que uno de nosotros alguna vez nos tomaremos de frente con esa hábil e inclusiva fortaleza del poder, en contraposición y contra postura de las limitantes del poder absoluto que se ha querido ostentar en diversas etapas históricas. El PODER, que es una revelación abstracta y garantía universal del acopio y la acumulación de cargos concretos, visibles para un individuo o un grupo, o por una multitud o una nacion.
El poder como máscara que maquina y se llena de órdenes reales y Literales desde una silla, un trono o un espejo. El poder de los mil rostros que se encarga de vigilar desde cada hogar y percibir desde nuestro nacimiento coordenadas y situaciones muy específicas, para desentrañar nuestro comportamiento desde el diseño de nuestra personalidad. Somos vigilados desde el poder inclusivo familiar, para ser destacados en núcleos muy definidos como lo son la escuela y la calle. Trascendemos nuevamente de forma muy sutil los espacios para determinar el porque de las leyes y luego si nos ajustamos a las normas convencionales tras tocamos la vida de otros u otras para darles un buen cauce. Contrario a quienes por razones o circunstancias dentro y fuera de si mismos, se alejan o no se ajustan a los criterios sociales y políticamente correctos, quienes transgreden o se contraponen entonces son los susceptibles a tomar el castigo y truncar su permanencia (Michel Foucault, VIGILAR Y CASTIGAR, 1975).
Exactamente de la misma forma como se estructuraliza el poder desde los núcleos y entornos básicos como son los ya mencionados : familia, escuela, hospital, iglesia, etc, así mismo ese mismo poder se derrama sin ambigüedades, sigue tomando la tribuna, como en el Antiguo Imperio Romano, para incluir siempre la VOX POPULI ( voz popular) o como en las reuniones masivas y concentraciones populares de los partidos políticos en Rusia ( bolcheviques o mencheviques), en China ( partido Rojo), o como los fascistas de Mussolini o los Nacionalsocialistas de Hitler. Uno asiste como individuo a todas esas manifestaciones y a veces regresa a su casa como parte de ese poder ahora a pensar y replantear una estrategia para ser parte ya de un mando y poder ejercerlo.
De ese poder que hace decir palabras concretas e intangibles que al azar serán recordadas como cauce y esencia de acontecimientos posteriores. Al final de cuentas, todos somos incluidos, como espectadores y luego como partícipes de ese poder, con glorificación al ponernos frente a la tribuna o con satisfacción al estarla contemplando y saber que así, justamente ya somos parte de esa inclusión.
Como habitante que escucha,
o como ciudadano que ejerce su derecho, con la parte de poder que le toca.

Publicado originalmente en el número 19 de la revista Unidad Parlamentaria, 11/Junio/2020

Un comentario en “LA INCLUSIVA FORTALEZA DEL PODER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s