Ensayo: Sobre Libertad y Estado ¿Cómo se relaciona la Libertad y el Estado?

Eledubina Becerril Rodríguez

Introducción
Conocemos la libertad, desde el punto de vista de nuestra concepción imaginaria, que nos lleva a buscarla en los ámbitos que tenemos para desarrollarnos, esta misma búsqueda posee la capacidad de reencontrarnos como seres que se integran a la sociedad y a la vía de legalidad que poco a poco vamos comprendiendo en los cauces del mismo aprendizaje que la vida nos trae.
La relación más cercana, con la libertad, de primera instancia, nos remite al ejemplo biológico de nuestra salida del seno materno, a partir del término y logro de un embarazo, es ahí, donde como producto de una gestación salimos a la luz, a encontrarnos con las nuevas normas, que rigen el mundo que desconocemos y al que llegamos sin tener la mínima idea.
A partir de nuestra llegada al mundo, tenemos que comenzar a comprender relaciones de poder en el interior de nuestro mundo, pequeño que se llama familia, con integrantes de los que empezamos a conocer lazos consanguíneos, antes que los nombres.
En este internamiento de una hipotética libertad, que nos ha de llenar de responsabilidades y obligaciones, también se nos hará partícipes de la experiencia legal, al escuchar, palabras, como ‘voto’, ‘policía’, ‘gobierno’, ‘país’, etc.

Desarrollo
Nos dice la Real Academia de la Lengua Española, a través de su Diccionario, que la ‘libertad’, es :
(la) facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de NO obrar, por lo que es, responsable de sus actos.
Estado o condición de quien NO, es esclavo.
Y con respecto al Estado, se nos habla de que ‘es una sociedad humana, asentada de manera permanente en el territorio que le corresponde, sujeta a un poder soberano que crea, define y aplica un Orden Jurídico que estructura la Sociedad Estatal para obtener el BIEN público temporal de sus componentes.’ (Diccionario Jurídico).
Así, tal como están planteadas estas dos conceptualizaciones del ser humano, observamos, que por un lado y como lo plantee en la introducción, la libertad es una esencia con profundas raíces sistematizadas en la conciencia que puede ser rastreada, hasta la justificación teológica o religiosa, pero que al encontrarse con el mundo real, va a implementar nuevos términos, tales como obediencia o ley, que le van a insertar en el mundo del estado y las leyes humanas.
Para tener esa idea clara acerca del mundo natural, en el que estamos y conocemos nuestra libertad, aún con un desconocimiento de leyes, voy a citar otra referencia acerca de la libertad que nos vislumbra la legislación como un complemento:
LIBERTAD. Para que exista democracia, los hombres deben vivir dentro de un ambiente de Libertad, donde se pueda actuar sin limitaciones, expresar sus puntos de vista, trasladarse de un lugar a otro, vestir como lo consideren apropiado, creer en lo que quieran, etc. Esta libertad debe ser responsable, esto es, que no atente contra la libertad de otros hombres. (Betancourt).
El estado, se encarga de modificarnos el concepto de libertad, al coartar o coaccionar nuestras demandas personales, para que no nos quede duda, de que no nos vamos a mover solos, siempre un vistazo a la ley, nos va a impedir tener el uso de la libertad, así es, que en tanto cuanto pasen los años, vamos tomando experiencia, los ejemplos bastan y sobran.
Personas llenas de ánimo y con una libertad de conciencia avasalladora, haciendo justos reclamos al gobierno en turno, a través de marchas o manifestaciones, se ven reprimidas, por el impresionante y monumental aparato del Estado, y sin embargo, a su vez, ese mismo reclamo, puede hacerse a través de medios pacíficos, como el periodismo o la publicación de textos o manifiestos, que estén dentro de los cánones y cauces legales.
Existe en el fondo de cada sociedad un conglomerado de leyes que se capitalizan en las cartas magnas o constituciones, que le dan a cada ser humano sus derechos y ahí mismo, como parte principal y fundamental, se establece a la libertad como una, o como una única garantía individual, que no debe romperse o malearse al hacer un mal uso, por eso y como complemento, comienzan los artículos a ejercer impedimentos, para no caer en faltas administrativas, en delitos o en crímenes.
Hasta ahí llega la libertad, hasta la noción del ‘ qué se debe hacer’ y ‘ qué no’:
La libertad social y política solo posible, cuando nos sujetamos a la ley del Estado, que no debe ser más que en beneficio del bienestar colectivo, esta libertad se contiene como máximas de la moral, que el Estado estampa como ley. (El Estado y la Libertad: una visión de Hanna Arendt).
El Estado a través de sus leyes, sus constituciones, sus fines políticos y el poder que ha ido reclamando y recabando, nos hace partícipes de un devenir cotidiano, que no debe ni puede salirse de los límites que la ley marca y en este sentido, la libertad, con la cual nacimos y en teoría deberíamos hacer uso de ella, es sujeta y se convierte en una situación particular, que se ajusta a estos medios para no causar problemas y no desestabilizar la paz social.
El estudio concienzudo de cada comportamiento a través de la educación en las escuelas y el riguroso método de las religiones que también acude al auxilio del mismo, nos permite entender que no se pueden llevar a cabo acciones libertarias que caigan en perjuicio de los demás, hasta un punto en que el Estado reprima y visualice lo que Michel Foucault llamó: “ los derechos de los individuos contra la sociedad” (Vigilar y castigar).

Conclusiones
La delimitación social, y política del Estado, nos hace saber sobradamente, que la libertad que es una garantía en razón de ser el principal derecho humano en ajustársenos, no debe ni sobrepasar, ni exagerar los límites.
Porque al hacer un mal uso de esta, el comportamiento personal, se convierte en una ofensa, un agravio o un delito, que tiene consecuencias, que van desde las reconvenciones y recomendaciones familiares o sociales, derivadas en pérdidas de reputaciones o aislamientos, hasta sí, llegan a ser más graves, en sanciones administrativas o laborales, y en su defecto, en casos muy extremos en la imposición de castigos con penas muy severas que dado el caso sean meritorias del confinamiento y hasta con la prisión.

Bibliografía
Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, RAE, revisión 2021.
Diccionario Jurídico, http://www.diccionariojuridico.org coordinado por Oscar Montoya Pérez, última actualización 08/11/2020.
El Estado y la Libertad; una visión desde Hanna Arendt.- Filosofía catracha, https://filosofiacatracha.wordpress.com 21/09/2017
Foucault, Michel. Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión, pág. 90,Editorial Siglo XXI, 1976. Traducido por Aurelio Garzón del Camino, versión en PDF.

Un comentario en “Ensayo: Sobre Libertad y Estado ¿Cómo se relaciona la Libertad y el Estado?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s