Mujeres de Arena retrata la realidad: Los feminicidios

Héctor Tenorio

Morelia; Michoacán 12 de noviembre  del 2021

La productora ejecutiva y actriz del montaje Mujeres de Arena, Laura Camacho, explicó para Unidad Parlamentaria, de dónde y cómo surgió hacer la puesta en escena. Además de cuáles fueron las dificultades durante el proceso creativo en cuestiones técnicas y personales que encontraron. “La idea de Mujeres de Arena surge de la propuesta del director David Hurtado, en el 2016, justo cuando en Michoacán, específicamente en Pátzcuaro, sale a la luz el tema de los feminicidios. A él le toca de forma muy cercana porque se encontraba en Pátzcuaro, de golpe se encuentra con esta realidad que se veía muy aislada pero cada vez se iba haciendo más cercana. A partir de ahí nace la inquietud, nos convoca al elenco de las actrices y al grupo que él estaba empezando a conformar MARFIL TEATRO y nos hace el planteamiento del proyecto. Tenía una estructura muy clara de cómo abordar el tema de Mujeres de Arena. Quería contextualizarlo a nuestra realidad, en lo local, aquí en Michoacán. Cuestión que se consolido en el proceso creativo, al definir el vestuario y determinar las blusas, los “guanegos“ cómo el signo característico de la región”. 

Por lo que se refiere a las problemáticas técnicas afirmó que no hubo tantas. “Porque tuvimos la fortuna que él director estaba colaborando en el CEDRAM y pudimos irnos para allá 15 días a hacer el trabajo creativo y de montaje. Era desayunar, comer y cenar teatro. Fue un proceso muy interesante. Yo lo planteo no como una problemática técnica, sino personal. Porque fue justo ese momento de estar juntas documentándonos, revisando el texto, retroalimentándonos durante el proceso creativo, lo que sentíamos, vivíamos, eso nos ubicó e hizo reconocer, nuestra realidad, la problemática y nuestra vulnerabilidad, al caernos el veinte de la exposición a la violencia en la que estamos nosotras, sin tal vez haberlo dimensionado de esa manera”, reconoció.

A su mente se le vinieron recuerdos. “Salimos después de una semana de encierro a comprar algo a la Bodega, a pasar un rato y hubo una sensación de ansiedad de sentir que me observaban, estar a la defensiva, desprotegida, de mi vulnerabilidad por ser mujer, fue complejo. Desde el 2016 llevamos 25 funciones”.

En la charla intervino la actriz Cinthia Bejarano León, que forma parte del elenco de Mujeres de Arena, ella coincidió en que fue una encerrona de 15 días las 24 horas. “Estar todas juntas en el proceso creativo. Fue un proceso difícil, más que nada porque como sociedad preferimos mirar hacia otro lado. Es un fenómeno que ya había venido pasando. Al director le tocó de primera mano con dos feminicidios que fueron los más sonados en Pátzcuaro y repercutió hasta Morelia, porque los cuerpos de las chicas fueron encontrados en la Presa de Cointzio. Sus nombres eran María Fernández Hernández y Estefani Arriaga”.

Desde su punto de vista fue darse cuenta que las mujeres podían ser víctimas. “Fue darnos de tope y preguntarse cuál fue la diferencia que le haya tocado a ella y no a mí. Fue darnos cuenta que era necesario alzar la voz antes de que nos pudiera pasar a nosotras o cualquiera de nuestra familia”, reflexionó.

Respecto a que tanto se ha ido modificando el texto desde 2016, Laura Camacho dijo que se ha modificado en cuanto a cifras. “Ahora que lo abordamos para la gira que realizamos, si surgió ese cuestionamiento, nos preguntamos: ¿lo vamos a dejar tal cuál? Evidentemente han seguido ocurriendo los feminicidios. El dramaturgo Humberto Robles, tiene una página que se llama Mujeres de Arena, y ahí se van actualizando las cifras. Es necesario enfatizar que lo que ocurre en Ciudad Juárez, no es lo que ocurre en el resto del país. La obra solo expone y documenta lo que va ocurriendo en Ciudad Juárez en cuanto a cifras. En cuanto a realidades de sus víctimas y sus familiares. Se contabilizan las que fueron encontradas y de las que no se sabe nada. Cuando nació el texto iban 950 mujeres desaparecidas y ahora llevamos 1,500 en Ciudad Juárez y esa es nuestra referencia”, sentenció.

Reconoció lo difícil que es hacer teatro bajo estas condiciones económicas tanto para las mujeres como para los hombres.

“No solamente es complejo para los que hacemos teatro, sino para todas y todos los que nos dedicamos a las artes escénicas. El presupuesto que nos designan, nos demuestra que somos invisibles. En lugar de reconocer, valorar, la importancia y trascendencia de seguir fomentando las artes escénicas, el arte en lo general nos invisibilidad”.

Ella analizó el problema desde una perspectiva en números, “ya que el número es lo tangible, económicamente en vez de sumar, porque vez que hay un sector que necesita y como sociedad el Estado tiene la obligación de llevarlo al resto de la población. En lugar de dar, quitas, lo que dices es que no hay un sector que necesite de esto y por lo tanto no es necesario seguir promoviéndolo, llevarlo a la sociedad. Yo diría que es algo indispensable, las artes escénicas en general”.

En ese punto de la entrevista pienso que también se invisibilizan los feminicidios. A lo que ella respondió de inmediato: “Por supuesto. Lo que se habla en el texto es que somos números, porque nos ponen números. No somos números, somos seres humanos, somos personas, somos historias. El texto de Robles va en ese sentido, que no se olvide que somos seres humanos”.

Cinthia Bejarano León también opinó sobre los cambios que ha sufrido el texto.

“Nosotras no podemos tanto tocar el texto, es algo que ya está escrito por el dramaturgo, se va cambiando de acuerdo a la cifra. Pero lo que puedo decir es que cambió nuestro discurso. En un inicio estaba enfocado a las mujeres de escasos recursos que desaparecen, a las mujeres de nuestras comunidades que desaparecen. Después de cinco años que llevamos con el texto y que ha ido avanzando el proceso creativo del grupo, al igual que la obra, y que desgraciadamente han ido avanzando los feminicidios. Nuestro discurso ha cambiado un poco a partir de las protestas feministas que han sido señaladas en cuanto que están siendo muy violentas, que las mujeres están pintando, que están haciendo esto y lo otro”.

En este sentido precisó las razones de las chicas que están saliendo a protestar. “Lo hacen porque nos están desapareciendo, nos están matando, tenemos miedo de salir a la calle. Entonces se retoma una forma de reivindicar la protesta. Entonces al retomar el texto, y volverla a montar, reivindicamos las protestas. Ese es el cambio de discurso que tenemos”.

Comentó que definitivamente las mujeres de escasos recursos y de comunidades siguen desapareciendo. Pero ahora la violencia llegó a las ciudades, “están desapareciendo en Morelia, en la Ciudad de México. Ciudad Juárez fue un ensayo de lo que pasaría en el resto del mundo. Ahora Mujeres de Arena reivindica la protesta del por qué las mujeres estamos saliendo a tomar las calles: porque nos desaparecen, nos matan por el hecho de ser mujeres”.

Acerca de que si el cambio de discurso de Mujeres de Arena es un reflejo de las transformaciones que estamos viviendo como sociedad. La actriz Cinthia Bejarano dice que sí. “Es un grito de nosotras y de nosotros como grupo, de decir no están solas. En este punto lo pongo un poco personal, el hecho que yo decidiera hacer Mujeres de Arena, es porque no quiero que me pase, no quiero que le pase a mi compañera Laura, no quiero que les pase a mis compañeras de grupo, no quiero que le pase a mi familia a mis hermanas, a mi madre, a mis sobrinas. Es un discurso para decirles a ellos, a ellas, que han desaparecido a sus familias, no están solas, estamos con ustedes, y es una forma de alzar la voz junto con ellas. De hacerle eco a ellas”.

Laura Camacho describió el ambiente que ha prevalecido en la gira que realizan en la puesta en escena por varios estados. “En la plaza de la Piedad se dio una retroalimentación con el público, coincidimos en la necesidad de no negar lo que está sucediendo. Es importante visibilizar. Coincidimos en la exigencia del derecho, del respeto a la vida de las mujeres. Exigimos el respeto y la justicia para los familiares de todas estas víctimas. Hubo una empatía para seguir tocando esos temas, de reconocer la violencia en la que vivimos. De no callar los asesinatos por ser mujeres. Hemos aprendido que no hay otro camino. Cuando se tomó hace cinco años Mujeres de Arena era desde el dolor, desde una victimización. Al asumirnos como víctimas nos volvemos indefensas incapaces de hacer algo para cambiar nuestro entorno, nuestra situación. Justamente es no hacer eso, sino ver la posibilidad de ser actores críticos capaces de cambiar nuestro entorno y el sentido de la obra es la lucha, la resistencia, para que se haga justicia y termine la violencia”.

Afirmó que en estos cinco años ha habido un empoderamiento de la mujer. “Hay una exigencia por la vida. Yo sigo creyendo en la necesidad, que tristemente se tiene que seguir tocando Mujeres de Arena, porque siguen ocurriendo los feminicidios. No podemos hacer como que no está pasando nada. Es un discurso personal como creadora escénica, pero sobre todas las cosas, como mujer, porque es el derecho, exigencia al respeto por mi vida.  A partir de ahí es consecuencia, por ti por ella, por todas”.

Respecto al teatro que está haciendo Cinthia Bejarano León, precisó que es una resistencia. “Es una obra documental y lo que apunta el dramaturgo es hacer un teatro socialmente comprometido. Esta resistencia no solo va en referencia al arte, como artistas todo el tiempo estamos resistiendo, es una resistencia ante la situación política, es una resistencia de lo cultural, es una resistencia femenina en este momento. También es cuestionarnos que es lo que está pasando. El entorno nunca es apacible y aunque lo fuera el hecho de seguir resistiendo y estar cuestionando nuestro entorno nos hace seguir moviéndonos. La misma obra ha tenido el proceso del cambio de discurso, porque todo el tiempo hemos estado resistiendo y cuestionando. Del 2016 para acá, que ha pasado, hemos visto que hay todo un trasfondo social en el que queremos seguir resistiendo”, advirtió.

Las funciones forman parte del Circuito Nacional de Artes Escénicas en Espacios Independientes en el marco del proyecto Chapultepec Naturaleza y Cultura.


Las funciones son viernes 12 y sábado 13 de noviembre a las 19:00 hrs en Foro La Mueca, entra con $ 80.00 pesos.

Un comentario en “Mujeres de Arena retrata la realidad: Los feminicidios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s