EL EGÓDROMO PARTE LXIV

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Foto de Miroshnichenko en Pexels.

hoyoblanco.com.mx

El Técnico: No es perito y ni siquiera rudo. Pero su intuición sobre computación y el más allá lo hacen considerar que estamos en un video juego, y debe sacarse el mejor provecho de éste. Debe vivirse lo mejor posible. Está tan convencido de ello que no hay momento cuando no se la pase pegado a su teléfono celular al estar en la calle. Manda mensajes. Recibe tips. Cual si estuviera en una red espionaje. Quien lo viera con detenimiento pensaría que está atento siempre. Entre espiando su exterior y transmitiendo información secreta por su dispositivo. El comensal ve un rato largo a ese hombre con lentes obscuros. De repente aquel comienza a sentirse observado. Sorprendido el comensal sólo acierta a pensar: <<Esa ya me la sé. A éste que está espiando le están viendo la cara y me la quiere ver a mí>>.  El hombre en el restaurante pasa rápidamente su brazo frente a su rostro. Como si se quitara un velo. En ese momento el técnico manda mensajes ¿Quién sabe a quien? Algunos dicen que ha perdido la cabeza, que está loco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s