CRONOGRAFÍAS DEL MULTIVERSO (Parte l, poema en prosa para: B. M. L. C.)

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

Hologramas indivisibles en la rara quietud de los picos del hielo;  
 las miradas aventurándose más allá del cielo. 
 Claroscuros intensos tipificándose e irradiándose en el humo;
 pernoctando en dulces curvas del deseo, 
 atrincheradas en la pasión. 
 Sinfonía perfecta de la Naturaleza;
 o naturalidad de la deidad convocada;
 haciendo gala de una vidriera 
 o de un elevador sitiado. 
 El salto cuántico desconocido, 
 que gira tan profundamente en los elementos comunes; 
 agua de vida que es sabiduría pura, 
 tan extrema como el aire. 
 Y las formas cambiantes de cada elemento difuminándose, en rompecabezas inauditos;
 que saltan palmoteando descontrolados, 
 en una sincrónica de musicalidad precisa. 
 Sitiando los confines inexactos de los multiversos creados; 
 controlando la emoción que no se agota en un parpadeo. 
 La estrella diamantada de turquesas, 
 poblando los colores desconocidos;
 los arcos giratorios sorpresivos, 
 robando el granate idóneo;
 luz tan purísima que inmola los reflejos. 
 Caleidoscopio mostrando lo estéticamente admisible;
 rubor del cadmio atemperadamente aletargado, 
 en tus alas de mariposa rimbombante. 
 Como sale a pasear la quietud, 
 de la intensidad de tus pupilas;
 ligeramente ribeteadas con el brillo prosopopéyico de la luminosidad. 
 Cronografías que el multiverso nos proporciona, 
 sin puntos suspensivos;
 onomatopeyas vibrando por fuera de los diccionarios;
 brillan tanto:
 brillan siempre en tu voz. 
 Pixeles meditativos en las alturas de la macrocefalia oceánica;
 búsqueda del pensamiento incondicional, 
 retorcido en la espiral gramática de los tiempos. 
 Luz infinita grabando el plenilunio 
 del Sol inhóspito:
 universal y etéreo;
 cuarzo certero en la verosimilitud
 de tu testimonio que vibra, cosmogónicamente. 
 DE TI, COSMOGÓNICAMENTE.... 
 Metáforas versificadas al aliento de tu voz;
 instalándose en ti, 
 conjeturas gramaticales oscilando en tu interior;
 el dilema de una dualidad prolongada:
 hacia el descenso sin fin 
 de la materia. 

Evento en apoyo a la candidatura de Juan Pérez Medina

Apoyo a Juan Pérez Medina por parte de la FIOCSSEM

Bradley en la cinta de Spielberg

Atilio Alberto Peralta Merino

albertoperalta1963@gmail.com

Pocas películas tienen un acento tan vivencial como la cinta de Spielberg en la que relata la filtración que hizo en 1971 Dan Ellsberg sobre los documentos confidenciales del Pentágono sobre la “Guerra de Vietnam”.

En una primera vista me pareció un tanto irreverente la caracterización de Ben Bradley que llevó a cabo Tom Hanks, aferrado a la soberbia actuación que del sujeto en cuestión hace Jaron Robards en “Todos los hombres del presidente”.

No es para menos, al reseñar el temido “Club de Bilderberg” el espía ruso Daniel Estulin, menciona Bradley como uno de los personajes claves en la conducción de las grandes decisiones del planeta en las postrimerías del siglo XX, colocándole junto al consabido “Club de Roma”, una personalidad que encuadra más en quién ha caracterizado a Catilina en las postrimerías de la República Romana, que a quién ha representado un papel romántico junto a Meg Ryan.

La caracterización de Hanks no obstante se impone a cabalidad, por otra parte la relación de Bradley establecida por Estullin con el “Club de Roma”, a los que no trata muy gentilmente por cierto, me toca en cierta forma, el “Club de Roma”, centro de pensamiento estratégico que avizoró la necesidad de replantear metas de crecimiento indefinido ante el agotamiento de recursos naturales no renovables, tuvo sólo dos asociados en América Latina, los dos mexicanos, Gabriel Zaid y mi jefe José Ángel Conchello.

Conchello solía citar con peculiar entusiasmo dos libros cuya lectura, he de confesar emprendí sólo a fechas por demás recientes, pero que, pese a su antigüedad, considero que leídos con la debida perspectiva pueden muy bien aportar claves fundamentales para adentrarnos en los enigmas que nos presenta la actualidad e incluso el futuro inmediato.

Me refiero en primer lugar a las “Formas Ocultas de la Propaganda” de Vance Packard, publicado a fines de la década del 50 en el que se estudiaba acaso por primera vez la persuasión colectiva, en momentos en los que la CIA desarrollaba el célebre programa secreto “MK-ultra” de control mental.

Pese a que no pocas de las conclusiones de Packard pueden resultar ingenuas a la fecha, su análisis proyectado sobre la era de la comunicación digital y la meta data de las redes sociales, puede servirnos para avizorar un panorama que, como dijera el propio Packard, de estar consciente de él, habría de resultar seguramente mucho menos escabroso que de enfrentarlo sin anticuerpo alguno de defensa.

El otro libro de reciente lectura que Conchello solía citar con peculiar entusiasmo es una obra del economista y sociólogo británico E. F. Schumacher llamado “Lo pequeño es hermoso”, en el que se aborda, precisamente el criterio que al decir de Estulin hace sospechoso al “Club de Roma” junto a Ben Bradley de hacer mancuerna con los poderosos de la tierra, aunque , en los días que corren, se trate de una inquietud generalizada de la que incluso participaría el Papa Francisco. en su anterior encíclica.

En la cinta de Spielberg, además de retrotraernos a la época en que dichos libros se habrían escrito y circulaban en medio de los corrillos de la opinión pública, me llama en lo personal la labor de investigación del reportero Ben Bagdikian quién en la vida real habría obtenido el premio Pulitzer por sus investigaciones, ya que me recuerda el tipo de investigaciones, guardando las distancias claro está, que mi jefe José Ángel Conchelo solía encomendarme en la mejor escuela de Bradley; no se pierda la cinta de Spielberg en verdad vale la pena de ser vista en varias ocasiones.

The Post | Official Trailer [HD] | 20th Century FOX

Sor Juana Inés de la Cruz y Sor Agustina de San Diego a la luz de un sermón censurado

POR MARGARITA PEÑA (21 de agosto 1937 – 07 de octubre 2018)                                                                          

El entorno intelectual de sor Juana Inés de la Cruz fue amplio y diverso. Trascendió, como sabemos, los estrechos límites de la celda. Mantuvo la poetisa correspondencia aquende y allende; tuvo interlocutores en la península, en los virreinatos de América del Sur… y en la ciudad de Puebla. No sólo con clérigos de alcurnia como el obispo Manuel Fernández de Santacruz, sino con monjas que al igual que ella, habitaban conventos de clausura.

Una de estas religiosas se llamó Agustina de San Diego y fue monja clarisa en el convento de Santa Clara de la ciudad de Puebla, entre el siglo XVI y el XVII. Su relación con la monja jerónima nos es revelado en un sermón pronunciado un año después de la muerte de Sor Agustina, en 1727. Se trata de un texto concebido como biografía en ciernes, el cual da cuenta en algunos párrafos de la amistad entre ambas mujeres y de las consecuencias negativas que de ella derivaron hacia sor Agustina. Son los años de 1726 a 1730, el lapso en que tal relación se da a conocer en un texto (un sermón), impreso. Sor Agustina había fallecido el 18 de marzo de 1726; el sermón es pronunciado por el padre Ildefonso Mariano del Río el 20 de febrero de 1727. Se imprime en octubre de 1728 y casi inmediatamente atrae la atención del Tribunal del Santo Oficio. Se sucederán calificaciones y censuras entre abril de 1729 y febrero de 1730, que darán por resultado que el texto sea recogido, censurado y relegado al cajón de la literatura amordazada de la Colonia, ya por entonces, desbordado. Pero vayamos por partes.

Sor Agustina de San Diego fue natural de Huejotzingo, Puebla y al decir del biógrafo Del Río, pariente por ambas líneas “de las primeras noblezas” de la ciudad de México y del Nuevo Mundo”. En efecto, era sobrina carnal del maestro Fray Juan de Malpartida y del “deán de México” Diego de Malpartida Centeno.             

Contemporánea de sor Juana, debió nacer hacia 1649, 1650, sobreviviendo treinta y un años a la “Fénix”. Huérfana de padre y madre, se refugió desde los cinco años con sus tías, monjas clarisas, tomó el hábito a los dieciocho y, cuenta el biógrafo: “los dieciocho primeros pasaron ocupada en los oficios que tienen las que se titulan “Señoras”. En todo este tiempo parecía que la criaban las gracias, o que aumentaba su número, hasta llegar a saber a la perfección la latinidad”. Asegura que solía andar “engolfada siempre en libros de erudición, que son estragos a los años juveniles, salvillas de oro con que se envenena el alma en dulzura de palabras, todo a fin de responder y corresponder a nuestra Fénix poetisa la M. Juana Inés de la Cruz, con quien había pactado baldíos amores de por fe”. Y concluye exclamando: “que sólo este intento prueba la valentía y vivacidad de su ingenio”.

 La declaración del biógrafo no deja de ser ambigua… ¿Qué querrá decir cuando alude a estos “baldíos amores de por fe” entre Agustina y Juana? ¿Acaso se refiere a una estéril, o inútil (por lo de “baldío”) comunión afectiva sustentada en la fe religiosa común? ¿Acaso a una amistad tan estrecha que el alma de Agustina se envenena, es contaminada, con erudiciones profanas -tan del gusto de sor Juana- y apoyándose en las cuales logra responder las cartas y corresponder el afecto de la poetisa consagrada?

Todo esto merecerá, como era de suponer, una amonestación más o menos velada del clérigo quien al mismo tiempo se enorgullece de la “valentía y vivacidad” del ingenio de Agustina. Valor y vivacidad que le permiten alternar con sor Juana, por lo menos epistolarmente pues siendo ambas monjas de clausura no pudieron haberse conocido personalmente. Este oscilar del padre del Río entre la admiración y la reprobación nos ubica en el terreno de la ambivalencia.

El sermón avanza y el autor continúa poniéndonos al tanto de los avatares de Agustina, quien “en medio de este desbarato de su juventud, vivía como asediada del mundo, azorada, inquieta, como perseguida, a beneficio de la gracia auxiliante, que la llamaba a superior empleo…”). Es decir, que el desorden -“desbarato”- interior de la monja se debían a que padecía como sor Juana, sed de conocimiento, un “amar las letras más que a Dios”. Soberbia, en suma. Además, la atraía el mundo (cosa normal en una joven que había padecido encierro desde los cinco años) y, para colmo, era perseguida por una incómoda “gracia [divina] auxiliante” (entiéndase, el confesor, la priora, o alguna caritativa compañera de encierro). Aquí recordamos a los personajes de los autos sacramentales de Calderón, que no logran “perderse” a gusto, acosados como son por el machacón Entendimiento y la Gracia inefable. En cuanto a Agustina, inducida posiblemente por su confesor en turno, emprende la penitencia impuesta: rezar treinta y tres credos durante treinta y tres viernes consecutivos. Para su mal, “en el último viernes”, dice el biógrafo, “se le ofreció aplazar a reja a la noble comitiva del señor Sariñana que pasaba a Oaxaca, enviados de la madre Juana, con amorosas prendas, retratos y encomiendas”.  La presencia de la amiga lejana se torna concreta. Le hace encargos, le envía amorosas prendas (¿cartas?  ¿presentes?) y, ¡oh, bien supremo!: un retrato. Estamos ante la expresión cabal de una “amistad amorosa” (experimentada por Agustina y quizás también por Juana), que actuará como detonador de una crisis en la cual quedará de manifiesto el conflicto interno de culpa de la monja clarisa angustiada por esa amistad (llamémosle así) que, sin duda, era objeto de reprobación en el interior del convento. El relato del biógrafo llega al clímax: “Al tiempo de bajar a su visita [recibir a la comitiva del obispo Sariñana], recurrió a una devoción que tenía de tomar la bendición y besar los pies al Señor del Sepulcro que estaba en el coro. Llegaba presto a ejecutarlo. Y mucho más el Señor extendió la diestra, la asió del brazo y le dijo severo: “Agustina, no te importe saber más de lo que te importa. Non plus sapere, quam oportet sapere”.  Pasmada y absorta a la voz del encanto, más de la inteligencia instantánea que tuvo, de que aquella era traza y celos de su Esposo, hurtó sangre al corazón para socorrer el rostro, en quien pintó sus delitos; quedando la mayor porción helada en el cuerpo, se le erizó con pavor el cabello, se le anudó la voz en la garganta, y se le congelaron las lágrimas en las mejillas, que le sacó por los ojos el miedo. Pretendiendo respetuosa desasirse no pudo, hasta que le buscó otra religiosa social de sus gustos, que testigo de la maravilla, avisó a la abadesa para que despidieran los convidados.” 

A la visión suceden en el sermón los consejos del confesor, el llanto y la turbación de Agustina y, finalmente, el sacrificio como única manera de expiar el pecado de soberbia implícito en la sed de conocimiento, la curiosidad intelectual, la emulación de sor Juana y quizás -por lo excesivo del castigo- lo que podríamos interpretar como amor a ésta. Cito al biógrafo del Río: “tomó cinco llaves con la de la celda y se las entregó a la prelada. En un paso preciso para entrar por su umbral había una losa grande que cubría un conducto subterráneo para la limpieza del convento. En él la sumergieron los demonios, rabiosos del hecho y salió tal que le pudo mostrar su Ángel el estado de su alma, por el que se evidenciaba en su cuerpo. Le quebró al salir, con la losa, la pierna izquierda, pero fue para que anduviese más recta. Reclamen aquí los juicios comparativos a las conversiones de Pablo e Ignacio, y a sus piernas laceradas: mientras insistimos en la presteza de corresponder a la voz, y abrazarse gustosa con la cruz de la penitencia”.

A partir de este punto el relato se desliza hacia lo maravilloso, rasgo distintivo del género de las biografías de monjas novohispanas. Podemos, por lo pronto, extraer la sentencia implícita: “la religiosa en la celda con la pata rota”, y otra más grave: una sentencia de emparedamiento de por vida para la culta y osada Agustina quien, nos dice el biógrafo: “en un instante dispuso su sobrevida justa, y de gracia, que fue de muchos años, en esta forma. Nunca tuvo celda, nunca tuvo moza, nunca tomó un medio real en la mano, nunca vistió un hábito nuevo sino los desechados de las religiosas[…]. Se puso un crucifijo grande de latón en el pecho, divisa que le requebró y pidió su dueño; y se fue al coro a vivir y a morir […]. Su cama una estera; su almohada y acerico una viga y una piedra […]; el sueño, poco menos de tres horas; su comida, la que le administraban las religiosas por amor y reverencia, siempre en el refectorio. Y cuando por su debilidad la obligó la obediencia a que no bajara, se la administraba una moza de confianza totalmente sorda[…]. En cuarenta y cuatro años, siete meses, menos diez días, nunca bajó grada, puerta, torno reja, no conversó con criatura alguna fuera ni dentro del convento, con tan firme y eficaz resolución todo esto, que no le cayó en la imaginación la celda, y lo mucho que dejó en ella no pasó por crujía y sitio, pero ni aún los ojos los volvía hacia la parte donde caía. ¡Oh resolución, sobre todo hipérbole valiente!”      

Resumiendo, tanto la amistad entre sor Agustina de san Diego y la Décima Musa, como el sermón (posteriormente recogido y censurado por el Tribunal del Santo Oficio), que a muchos años de distancia, ya en pleno siglo XVIII, daba cuenta, entre otras cosas, de dicha relación, en medio del fárrago de visiones, revelaciones, prodigios varios y los consabidos latines, se configuran como coordenadas afectivo-intelectuales de una época en la que amistad humana, castigo e inmolación; texto y censura (por lo que toca al sermón impreso), podían ir de la mano.  

Calificaciones, o censuras, del Santo Oficio. Fueron los calificadores que se encargaron de revisar el sermón, el padre Ramírez del Castillo, el padre de Ita y Parra y el padre Álvarez.

El padre Ramírez del Castillo endereza su acerba crítica a puntos tales como las visiones de la monja en las cuales los demonios, en forma de un viborezno dragón, la hacían padecer de diversas maneras, considerándolas falsas, ridículas, o inverosímiles. Lo mismo en cuanto a los milagros. Aquél, por ejemplo, en el que las uvas de la pintura del Señor de las Uvas cobran vida, se desprenden del cuadro de manera que Agustina pueda obsequiarlas a un personaje determinado (el Síndico), escandaliza al padre calificador; lo mismo el otro en el que el Niño Jesús rompe el cristal tras el que está encerrado para hablar con la monja. O bien aquél en el que la Virgen María se dirige a la religiosa llamándola “comadre” para pedirle que le devuelva al Niño, a quien Agustina acaricia en su regazo. La censura se apoya en fragmentos de la bula del papa Urbano Sexto y en disposiciones del Concilio de Trento, y después de un detenido examen del sermón párrafo por párrafo, concluye que el texto se debe recoger. En cuanto a la calificación del padre de Ita y Parra, apunta fundamentalmente a las proposiciones de Mariano del Río a lo largo del sermón. Principia impugnando la crítica del padre Ramírez del Castillo respecto a visiones y milagros, reparando en algo fundamental: todos los sermones panegíricos de religiosos y religiosas, así como las biografías de estos personajes, están llenos de relatos semejantes, por lo que si por ese motivo se va a recoger el sermón de del Río, debieran también recogerse todos los que conforman lo que hoy podría llamarse el género de la biografía “conventual” de la Colonia, no alejado, por lo demás de la literatura hagiográfica tradicional. Nos sorprende gratamente lo que hoy se consideraría amplitud de criterio de De la Ita y Parra, quien, de paso, al hablar de la producción abundante (por no decir “masiva”) de esta literatura, configura y ratifica la existencia de un género literario al uso. Pero su intención pareciera ser más bien la de impugnar al calificador Ramírez del Castillo, a quien al principio acusa de actuar por pasión, creando su propia calificación “sui géneris“. Así, se aboca a la crítica de las proposiciones -es decir, los dichos- del orador mariano Ildefonso del Río en su sermón, y se desliza hacia el territorio del padre Ramírez del Castillo, al encontrarlas frívolas, poco verosímiles, ridículas, etc., tal como a Ramírez le han parecido las visiones y milagros. O sea que ambos expresan casi lo mismo: una reprobación, total en el caso de Ramírez del Castillo; parcial pero definitiva, en el de De la Parra e Ita, que conducirá a ambos a la conclusión de que el sermón debe recogerse. La tercera censura, del padre Álvarez, no añade nada sustancial a las anteriores.

NUESTROS PAGOS TUVIERON QUE SER REALIZADOS HOY: POLICÍA DE MICHOACÁN

NO NOS DEJEMOS MANIPULAR NI ENGAÑAR POR COMUNICADOS EN LAS REDES SOCIALES

LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA, EN COMUNICADO POR PARTE DE LA MISMA, EN SU PÁGINA DE PUBLICIDAD EN LAS REDES SOCIALES, INFORMA AL PERSONAL DE LA INSTITUCIÓN QUE REALIZARÁN LA DISPERCION DE LOS PAGOS CORRESPONDIENTES A LA COMPENSACIÓN EL DÍA DE MAÑANA VIERNES 13 DE NOVIEMBRE DEL AÑO 2020.

PERO LA DISPERCION DE LA COMPENSACIÓN, DEBIÓ DE REALIZARSE EL DÍA DE HOY JUEVES 12 DE NOVIEMBRE DEL 2020.

Imagen página de Facebook de la Policía de Michoacán

YA BASTA DE TANTOS RETARDOS EN LOS PAGOS QUE NOS CORRESPONDEN, YA QUE CADA UNO DE LOS OFICIALES SALIMOS A DESEMPEÑAR NUESTRAS LABORES Y BUEN TRABAJO.

LOS TRABAJOS ESTÁN REFLEJADOS AHÍ MISMO EN SU PÁGINA DE PUBLICIDAD EN FACEBOOK.

NO EXIGIMOS MÁS, SOLO LO QUE NOS CORRESPONDE A TIEMPO Y HORA, YA QUE TENEMOS GASTOS PERSONALES Y GASTOS DE ALIMENTACIÓN; YA QUE LA COMIDA QUE DAN EN LOS CUARTELES NO ESTÁ MUY BIEN QUE DIGAMOS, PUES YA LLEGA ECHADA A PERDER, POR LO TANTO TENEMOS QUE SUSTENTAR, TAMBIÉN, EL GASTO DE LA ALIMENTACIÓN.

Imagen página de Facebook de la Policía de Michoacán

OBTENCIÓN DE HIDRÓGENO DESDE MICROONDAS

Luis Navarro García

La utilización del hidrógeno como vector energético está tomando cada vez más impulso por sus innegables ventajas en su combustión completamente libre de emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, debe superar aún varias dificultades que faciliten su obtención, su distribución, su almacenaje y su empleo: para su obtención es la electrólisis aprovechando excedentes de energías renovables (hidrógeno azul), es la que tiene más sentido en el camino hacia la reducción de emisiones.

La electrólisis del agua por electrodos es un proceso para cuya mejora de eficiencia están desarrollándose numerosas investigaciones, especialmente en el campo de los catalizadores. En ese camino, investigadores del CSIC y de la Universidad Politécnica de Valencia han propuesto esta semana en la revista NATURE Energy la activación redox de la electrólisis con materiales reducidos en estado sólido eliminando el oxígeno por microondas. El artículo se titula Producción de hidrógeno mediante la descomposición del agua inducida por microondas a baja temperatura. 

Estos investigadores observaron que la aplicación de microondas a óxidos metálicos producía una reducción de estos y que aumentaba la conductividad eléctrica. Utilizando óxido de cerio dopado con gadolinio y reduciéndolo con microondas aumentaba la eficiencia de la descomposición del agua, incluso a bajas temperaturas (< 250º). Se comprobó que el proceso era ciclable y que el rendimiento en hidrógeno dependía de los materiales y de la energía aplicada. 

Este descubrimiento puede tener además otras muchas aplicaciones, como la reducción de los ánodos de baterías para la carga rápida, la desoxigenación del CO2 y del H2O para conjuntamente producir CH4 u otros hidrocarburos o la obtención de oxígeno a partir de rocas conteniendo óxidos en exploraciones espaciales. 

LA DISPERSION DE RECURSOS FEDERALES 2021 A ENTIDADES FEDERATIVAS, MUNICIPIOS ¿SON SUFICIENTES? ¿EXISTE JUSTICIA PRESUPUESTARIA?

Arq. Ricardo Hernández Guzmán / Valuador Inmobiliario, Morelia Michoacán

hernandezavaluos@gmail.com

En recursos federales, lo que se recaude al cierre del ejercicio 2020 saldrá como gasto público en el 2021, mediante lo establecido en la Ley de Presupuesto de Egresos de la Federación en todas las direcciones que ésta mandata. Del total de Ramos que conforman esta Ley, solamente el Ramo 28, denominado Participaciones a Entidades Federativas y Municipios y el Ramo 33, denominado Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios, son los que están destinados en forma directa para ser el vehículo de recursos federales que lleguen a los estados y municipios de la República Mexicana.

Ahora, el monto de recursos que contienen la suma del R 28 y R 33, ¿serán suficientes para la atención a las diferentes necesidades de cada estado y municipio del país? Analicemos…desde que los estados y municipios reciben recursos federales se dedicaron con gran entusiasmo, disciplina y honestidad a la ejecución de obra pública, programas y acciones de beneficio a sus gobernados; fueron superando las necesidades de infraestructura básica y generaban economía en forma directa a sus habitantes; era un gusto verlos trabajar en su demarcación territorial, de forma intermunicipal y modalidad regional. Los municipios y estados con más fortaleza económica también tenían más infraestructura de trabajo y ellos mismos ejecutaban la obra logrando importantes ahorros que los reinvertían en más obras y más acciones, logrando superar las metas programadas en sus planes de desarrollo, cuidaban mucho el recurso y rendían cuentas puntuales a las distintas dependencias encargadas de ello, lo hacían con mucho gusto, honestidad y respeto a la investidura.

¿Eran suficientes los recursos federales que les llegaban para la ejecución de sus obras y acciones? A ese tiempo, cuando inicia la dispersión de recursos federales nadie tomaba en cuenta qué cantidad sería la ideal, solo sabían que les llegaba recurso federal de acuerdo a una repartición que tomaba en cuenta su población y el estatus económico de la misma y se tenían que asesorar de las dependencias para gastar con mucha preocupación el recurso, priorizaban obras y acciones mediante ejercicios de planeación en forma directa con la sociedad, también había una vigilancia muy honesta hacia los estados y municipios. Y sí, eran suficientes los recursos, ya que la mayoría de los municipios y estados no tenían equipo para ejecución de obra, ni personal suficiente, mucho menos con perfil adecuado, tenían que contratar empresas, todo en buen plan, todo auténtico.

Y… empieza la historia… el motivo de lo que actualmente es la insuficiencia presupuestal. Con los cambios de gobiernos municipales y estatales, los que llegaban nuevos ya traían en la conciencia que en estos puestos se manejan muchos recursos y que si hacen alguna que otra acción indebida, que aparentemente no sea notoria, les quedaría buena cantidad de recursos federales en sus bolsas personales, inevitablemente la falta de cultura, de preparación académica de los gobernantes fue y es el pretexto idóneo para llegar  al mundo de la corrupción… los municipios y estados se dieron gusto contratando empresas constructoras que al poco tiempo ofrecían porcentaje por la asignatura de la obra, después ya había gestores hasta personal de los diferentes órdenes de gobierno que cobraban por gestionar la obra a favor de cierto contratista…luego  ya casi todos los munícipes y gobernadores de la Nación directamente se entendían con proveedores y contratistas, ya todo fue contratado, el personal que tenían para realizar la obra de infraestructura fue despedido, las dependencias que hacían los trabajos de infraestructura fueron desaparecidas o reducidas al personal mínimo operativo; actualmente algunas dependencias de gobiernos estatales no registran actividad alguna y hasta en el pago de nómina existen las deficiencias, ahora algunos puestos de alcaldes y gobernadores ya se cotizan en montos, increíblemente ya se adquieren de muy diversas formas, ya cuestan recursos que a la larga los reponen de lo que deja el respectivo puesto.  

Paulatinamente la corrupción permeó las diferentes órdenes de gobierno, ésta fue agarrando forma, mucha fuerza y terrible y reproblable, cuando elementos desleales en puestos principales de la federación nombran o imponen a los tesoreros de cada estado, a la fecha todavía existen estos al cabo que la decisión de que estén o no, estaba muy por encima de los gobernadores. 

¿Y qué pasó con el recurso federal?, como a estas alturas ya se repartían comisiones por obras y acciones, las comisiones eran tantas y caras que las obras de 10 pesos se hacían en 4, los 6 pesos eran repartidos en varias personas, las mismas obras son testigo de ello, obras que antes de ser inauguradas se destruían por sí solas, están a la vista, es visible la mala calidad, obras inconclusas y abandonadas, obras inventadas, cuentas públicas ficticias pero aprobadas y solventadas…mil formas de corrupción que a partir del año 2001, pocos pero intrépidos gobiernos estatales y municipales inician la deuda pidiendo créditos, primero para pagar pendientes que dejaron administraciones anteriores, o porque realizaron el gasto total de su techo financiero y tienen que realizar la construcción de obras de compromiso político en la versión de a ‘webo’, etc.

Actualmente Coahuila, Chihuahua, Aguascalientes y Nuevo León registran los montos más altos de deuda pública y, con excepción de 3 municipios , todos los estados están endeudados por motivos y conceptos similares; la deuda ya absorbe gran parte de los ingresos locales y de participaciones que reciben de la federación, referente a estos 4 estados, ya tendrían que ser observados por la SHCP y por el mismo gobierno federal para evitar que sus deudas e intereses se eleven y comprometan su capacidad de pago; en los demás estados y municipios, la deuda es sostenible, según la SHCP.

Pregunta obligada: ¿es suficiente el recurso que mediante los Ramos 28 y 33 les llega a los estados y municipios para solventar en forma normal la ejecución de obras y acciones y cuestiones relativas al beneficio de sus gobernados?

Para obras y acciones sí, para pagos de deudas, intereses y al mismo tiempo ejecución de obras y programas no; y afortunadamente ya es penado utilizar el recurso para cuestiones electorales, que también era un gusto aplicar el recurso gubernamental en ello.

En un caso hipotético, sí y solo sí los estados y municipios recibieran el doble de lo que reciben de las participaciones federales ¿saldarían su deuda pública? Hay diferencias, en algunos estados y municipios la deuda rebasa sus techos financieros, pero la mayoría sí saldaría su deuda, pero ¿la presente generación de gobernadores y alcaldes sustentan decencia y transparencia en la aplicación de recursos federales, para que garanticen el correcto gasto de una doble bolsa de recursos? Muy pocos darían positivo en su actuación del servicio público, esta generación presume pésimas calificaciones, según el resultado de diversas empresas encuestadoras, quizá las próximas generaciones de políticos que resulten de las elecciones del 2021 tengan la suficiente cultura, preparación y honestidad para lograr una República sin corrupción, difícil pero posible.

¿Existe la justicia presupuestaria de la federación hacia los estados y municipios? 

Actualmente hablar del presupuesto es hablar del gasto público y esto es Ley, precisamente es la Ley de Presupuesto de Egresos de la Federación y antes de ser Ley, cada año en el Congreso de la Unión se discute los pros y contras, una vez aprobada, se autoriza al Ejecutivo a realizar los gastos públicos con fines y limites que la propia Ley señala; ¿hay justicia?, pues es parte de la misma concepción y ejecución de esta Ley.

¿Hay que resarcir los recursos que en comparación al 2020, ya no llegarán en la misma cantidad en la próxima versión 2021?

Resarcir, la palabra es muy utilizada en términos jurídicos, sin que necesariamente tenga que ser solo ahí, pero es verbo que hace referencia a reparar, compensar o indemnizar un daño o perjuicio; en el esquema de la dispersión de recursos versión 2021 no hay daño o perjuicio, para compensar o indemnizar a nadie, esta dispersión es de acuerdo a una Ley donde todos los partidos representados en el Congreso llegaron a un consenso, que dentro de lo adverso de las diferentes crisis, fue la mejor forma de distribuir el recurso público; cada estado y municipio tendrá que hacer sus ajustes respectivos en su propio gasto, el nivel de dispersión depende de la recaudación lograda al cierre del año anterior a la aplicación del recurso.

Lo que sí hay que resarcir es el dinero federal que le falta a un estado o municipio que, por acciones realizadas de manera ilícita, sí se hace obligatorio que los municipios, estados y federación procuren la actuación del Poder Judicial para resarcir o castigar el daño causado al erario público y aplicar lo que jurídicamente proceda.

Uff… éxito en el razonamiento del tema, hasta el próximo texto.

Juan Pérez Medina rumbo a la gubernatura de Michoacán

EL EGÓMETRO PARTE VIII

 Luis Mac Gregor Arroyo

hoyoblanco.com.mx

El mexicano: Es un soñador. Una persona que busca llegar alto en un mundo de realismo mágico. Nunca se raja; aunque en ello se le vaya el no poner los pies en la tierra cuando lo requiere y quedarse demasiado en lo fantasioso. Por su naturaleza es un ser autodidacta y tiene sus dudas cuando lo hacen asistir por fuerza a la escuela. En un principio era de un moreno oscuro, pero al paso de los siglos los hay hasta de color blanco, como Cristóbal Colón. Es un ser introspectivo, que cual guerrero águila combate con arrojo, pero sin la introspección adecuada. Por ello, sus quejas son frecuentes; sin embargo, todavía se empeña en que las cosas pueden ser mejores.