Para pedir ampliación en la distribución de recursos federales, es menester saber por qué llegan y solventar sus necesidades con el movimiento de RAMOS, según sus deficiencias

¿Algún miembro de los integrantes de la alianza de gobernadores lo sabrá?

Arq. Ricardo Hernández Guzmán 

Valuador Inmobiliario, Morelia Michoacán 

hernandezavaluos@gmail.com 

Antecedentes: Hasta 1985 era una pena el ser gobernador o presidente municipal (en lo que al manejo de recursos se refiere). Para hacer una obra pública habría que hacer antesala ante la dependencia federal que correspondiera; los presidentes municipales lo hacían ante el gobernador y éste a su vez ante cada una de las dependencias federales o ante el mismo presidente de la Republica que ordenaba a la Secretaria de Programación y Presupuesto su inclusión al Programa Anual de Obras (POA o PAI). 0

Luego entonces llega el bendito 1986, AQUÍ INICIA LA DISPERSIÓN DE RECURSOS FEDERALES A NIVEL NACIONAL; el gobierno federal, en ese entonces encabezado por Miguel de La Madrid Hurtado, acata las resoluciones de los diputados que le mandatan para que, a su vez, transmita a la Secretaría de Programación y Presupuesto en ese entonces dirigida por el Lic. Carlos Salinas De Gortari, para que por medio de La Secretaría de Solidaridad  (que en 1992 se convierte en el programa insigne del gobierno federal, con Luis Donaldo Colosio al frente como primer secretario de la SEDESOL), se ejecute la dispersión de recursos a todos los estados y municipio de la República Mexicana, a través del Ramo 26, acción sustentada en La Ley de Coordinación Fiscal y en la Ley de Egresos de la Federación. 

Dicho sea de paso, hermosa la filosofía y reglas del Ramo 26 (abatimiento a la pobreza), su nombre lo describía todo, pero las fórmulas de construcción de este Ramo que refieren al salario per cápita existente en cada población o municipio, hacen que en la distribución directa del recurso reciban más los que menos tienen, o sea los municipios con más marginación serán los más beneficiados por este Ramo 26 que, desde ese tiempo, se compone de 7 fondos,  (el III de Infraestructura y el IV de Fortalecimiento municipal, son los que impactan a los municipios).  

En su apertura programática para comprobación de su ejecución, La ley de Coordinación Fiscal, advierte que está dedicado principalmente para la introducción de servicios básicos, agua, luz, drenaje y hace advertencia de su aplicación en sus reglas de operación. 

Hermoso México con el crecimiento en la infraestructura básica por doquier…y sin corrupción, el programa era totalmente nuevo, qué belleza… 

¿Y luego que pasó? 

1988, la gran revuelta política del país (1986 -1987) a causa de la cuestionada transición presidencial, la Cámara de Diputados, entonces el escenario de grandes y feroces batallas entre las fuerzas del PRI y las de la izquierda que ya se estaban uniendo para consolidar la formación del PRD. Esta cuestión de parteaguas político es aprovechada perfectamente por el Partido de Acción Nacional, que en ese momento gobernaban los estados y municipios de mayor infraestructura económica del país, para hacer una propuesta, los diputados en ese tiempo del PAN, sí sabían y sí leían sobre los recursos federales, como a fin de cuentas nada tenían que ver en ese gran pleito entre el PRI y el futuro PRD. Entonces aprovechan la discordia y hacen la propuesta de brincar del Ramo 26 al tramo 33. 

Ni los Diputados del PRI, ni los de las izquierdas, supieron nunca qué era lo que estaba proponiendo la bancada de Acción Nacional; y como el PAN no intervenía en la batalla, los demás aprobaron unánimemente de transición al Ramo 33, aportaciones Federales para entidades Federativas y Municipios). Siendo este Ramo 33 el que hasta la presente fecha sea el conducto principal para la dispersión de recursos federales hacia los diferentes gobiernos de México. 

¿Y esto qué es?  

Bueno cada Ramo contemplado en la Ley de Coordinación Fiscal tiene su filosofía, su cometido, su construcción y su operación. 

Ramo 26: Su filosofía es otorgar más recursos a los ayuntamientos o poblaciones más marginadas, destinando sus recursos a obras y acciones prioritarias, principalmente en servicios básicos; los recursos de obras eran aplicados directamente por comités de obra de la sociedad civil o el mismo municipio. 

Ramo 33: Su filosofía es otorgar más recursos a los ayuntamientos o poblaciones que ya superaron la falta de servicios básicos o marginación extrema y donde los recursos se aplican desde el Gobierno del estado. Y a partir del 2010 empezó la historia: Recursos faltantes, la falta de comprobaciones, porcentajes por obra, desaparición de cuentas, obras existentes en las comprobaciones, pero en el sitio no, deuda pública y etc., e inicia a nivel nacional la corrupción de estados y municipios. 

Caso de mi Michoacán, en ese tiempo del 88, se registraba gran actividad política, gobernado interinamente por el doctor Genoveva Figueroa Zamudio, sucedió que la transición del Ramo 26 al 33 llegó sin aviso a los presidentes municipales, y como la mayoría  de municipios son de alta marginación, salieron perjudicados en la nueva dispersión de recursos con el Ramo 33;  el Gobierno Estatal, entre los ramos y fondos que maneja a comparación sus municipios, trató de solventar el recorte de recursos que los ayuntamientos con marginación sufrieron al accesar al Ramo 33 y se cobijó obras y acciones que éstos ya no pudieron ejecutar. 

¿Se superó en la nación el abatimiento a los servicios básicos? No ¿Fue benéfico para la gran mayoría del territorio nacional el Ramo 33? Pues no, cuando México accesa al Ramo 33 aún no lograba abatir completamente el estado de pobreza extrema o marginación y llega un ramo con otro destino, con beneficio para estados y municipios más ricos que pobres. 

Actualmente existen estados con gran cantidad de municipios en extrema pobreza; pero esto no lo saben los actuales diputados de la Cámara Alta; no lo manejan, no lo estudian, al igual los gobernadores no lo saben, por eso proponen cada barbaridad como la actual camaradería de gobernadores, que, si estudiaran y supieran el manejo de ramos y fondos, resolverían sus deficiencias económicas, hay ramos y fondos para todo y ya existen, solo hay que cuadrar las necesidades a ellos y solicitarlos.  

¿Y las deudas de estados y municipios? Las deudas que son de infraestructura o consolidadas como deudas bien, hay fondos que pueden solventar necesidades.  Las deudas por desaparición de recursos o deudas mal habidas, no hay nada que las solvente y por lo menos tiene que haber un responsable y su consecuencia jurídica y judicial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s