Recursos literarios y/o figuras retóricas

Luis Navarro García

Madrid, España, 8 de junio del 2021

En el artículo de esta semana, les hablaré de los recursos literarios o figuras retóricas.

Diremos que un recurso literario o figura retórica es un giro especial del lenguaje o una forma no convencional de emplear las palabras acompañada de alguna particularidad fónica o gramatical.

Estos recursos aprovechan la función poética del lenguaje dándole más originalidad al mensaje y haciendo que su comunicación sea más intensa.

No solamente se emplean dentro del mundo de la literatura, sino que también son comunes en otros ámbitos como en este el nuestro del periodismo y/o en el lenguaje publicitario.

Se dividen en tres categorías:

A) Recursos Fónicos

   Son el conjunto de modificaciones que se le realizan a las frases para que el sonido de las palabras sea original y llame la atención del lector.

   (Algunos recursos)

   – Aliteración

   – Calambur

   – Onomatopeya

   – Paranomasia

B) Gramaticales o morfosintácticos

   Son procedimientos expresivos que se producen por la adición, supresión o repetición de palabras y estructuras, o por la alteración del orden natural. Además de resaltar ciertos términos o expresiones.

   (Algunos recursos)

   – Anadiplosis

   – Anáfora

   – Complexión

   – Concatenación

   – Derivación

   – Epanadiplosis

   – Epifora

   – Polisíndeton

C) Léxico-semánticos

   Son los recursos literarios que juegan con el léxico y la semántica.

   Los más usados y, por tanto, populares entre los poetas.

   (Algunos recursos)

   – Antítesis

   – Apóstrofe

   – Comparación o símil

   – Dilogía o equívoco

   – Epíteto

   – Hipérbole

   – Imagen

   – Interrogación retórica

   – Ironía

   – Lítote

   – Metonimia

   – Sinestesia

A continuación, detallo la relación de los principales recursos literarios, que no son pocos:

  •  Aliteración:

Es una repetición del sonido inicial en varias palabras de un mismo verso, estrofa o frase.

«La libélula vaga de la vaga ilusión» (Rubén Darío).

«Oye el sórdido son de la resaca, infame turba de nocturnas aves» (Góngora).

  •  Alusión:

Hacer referencia a algo sin mencionarlo directamente.

«La mercadería se vendía como pan caliente»

(Se vende con la misma facilidad con la que se vende el pan recién elaborado)

  •  Anadiplosis:

También conocida como conduplicación, consiste en la repetición de la misma palabra o grupo de palabras al final de un verso y al comienzo del siguiente. Este recurso literario busca dar de mucha fluidez a los versos y hace que el texto sea muy agradable de leer.

«Nadie ama solamente un corazón: / un corazón no sirve sin un cuerpo.»

«Muy doliente estaba el Cid, de trabajos muy cansado, cansado de tantas guerras como por él han pasado» (El Romancero del Cid)

«Todo pasa y todo queda, / pero lo nuestro es pasar, / pasar haciendo caminos, / caminos sobre la mar.»

  •  Anáfora:

Es cuando se repite al inicio de las frases la misma palabra o el mismo sonido y, así, genera una melodía.

En la poesía se suele emplear bastante.

«Hora de ocaso y de discreto beso; hora crepuscular y de retiro; hora de madrigal y de embeleso…» (Rubén Darío.)

  •  Analogía:

La analogía es un recurso que expresa la relación de semejanza entre dos elementos o cosas distintas.

Es una herramienta que toma una característica que está presente en un elemento y observa que esta característica es compartida por otra cosa.

«Madrid es a España lo que París es a Francia»

  •  Anatonomasia:

Se caracteriza por sustituir un nombre propio por una expresión.

Pertenece al tipo tropos, un tipo de figura retórica que consiste en usar las palabras en sentido figurado.

«La mano de Dios»

(Maradona, por el gol que realizó durante el mundial de fútbol)

  •  Antítesis:

Es la idea o proposición, que, opuesta a otra idea o proposición, indicando diferencia de ella, más o menos acentuada, constituye el segundo término o miembro de una antinomia.

«Eres como la Rosa de Alejandría, colorada de noche, blanca de día.» (tradicional)

«Los niños van por el sol y las niñas, por la luna.» (José Agustín Goytisolo)

«Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.» (Pablo Neruda)

  •  Apócope:

Es la supresión de uno o varios fonemas de una palabra, por lo general, el último fonema.

El término proviene del griego apokopé que quiere decir “cortar”.

buen (bueno)

moto (motocicleta)

tan (tanto)

  •  Apóstrofe:

Invocación dirigida a una persona o cosa personificada.

«Agua. ¿dónde vas?»

«Riendo voy por el río a las orillas del mar. Mar. ¿adónde vas?»

«Vida, no me seas molesta, / mira que sólo me resta, / para ganarte, perderte.» (Santa Teresa de Jesús)

«Vivo sin vivir en mí» (Santa Teresa de Jesús)

  •  Asíndeton:

El asíndeton es una figura literaria que implica la omisión de conjunciones o nexos entre los elementos de una oración.

Desmayarse, atreverse, estar furioso

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso.

(Lope de Vega)

Este recurso estilístico busca agilizar el ritmo de las oraciones por medio de la omisión voluntaria y genera un efecto de dramatismo que le otorga mayor fuerza expresiva y fluidez a lo dicho.

  •  Calambur:

Agrupación de las sílabas de una o más palabras de tal manera que se altera totalmente el significado de estas.

Otra forma de explicarlo sería un juego de palabras que tiene lugar cuando el reagrupamiento y redistribución de una o más palabras produce un sentido distinto en el texto:

«La nueva escena, es cena compartida»

«¿Éste es conde? – Sí, éste esconde la calidad y el dinero»

  •  Catáfora:

Es un elemento del discurso que anticipa lo que se dirá a continuación.

Por ejemplo:

«Por su parte, Daniel no respondió». El pronombre “su” está refiriendo a algo que aún no se dijo (“Daniel”).

Es uno de los procedimientos de cohesión textual, es decir, las formas que elegimos para que un discurso pueda percibirse como una unidad y se eviten las reiteraciones.

  •  Comparación o símil:

Comparación de un elemento real con otro mediante un nexo gramatical explícito.

«Tristeza y el silencio se abatían como aludes sobre Ainielle»

«La noche se puso íntima como una pequeña plaza.»

«Los árboles inmóviles como fantasmas mecidos en medio de la nieve.»

  •  Complexión:

Sucesión de anáforas y epiforas. También conocida como Epanástrofe.

No es muy usada, pero muy bella.

«Que se precie un don pelón que se comió un perdigón, bien puede ser. Mas que la viznaga honrada no diga que fue ensalada, no puede ser.»

«Que anochezca un hombre viejo y que amanezca bermeja, bien puede ser. Mas que a creer nos estreche que es milagro y no escabeche, no puede ser.»  (Lope de Vega)

  •  Concatenación:

Consiste en empezar una cláusula con la voz o expresión final de la cláusula anterior de forma que se encadenen en serie varias de ellas. Es parecida a la Anadiplosis, pero se usa no solo en verso sino también en prosa.

«No hay criatura sin amor, ni amor sin celos perfecto, ni celos libres de engaños, ni engaños sin fundamento.»

«Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar.» (Antonio Machado)

  •  Derivación:

Consiste en la combinación de palabras derivadas todas de la misma raíz o lexema.

Sin duda un recurso literario muy usado para darle vistosidad al texto.

«Temprano madrugó la madrugada,» (Miguel Hernández)

«De tu colmena, colmenero del alma, yo colmenera.» (Antonio Machado)

  •  Dilogía o Equívoco:

También conocida como diáfora, antanaclasis o sinapsis.

Utilizar una palabra con dos sentidos, significados o acepciones diferentes dentro de un mismo enunciado

«Es amor fuerza tan fuerte / que fuerza toda la razón» (Jorge Manrique)

«Esperé sólo este lance, / y en esperar no fui falto» (San Juan de la Cruz)

«Tuvo muy buen parecer, y fue tan celebrada, que, en el tiempo que ella vivió, casi todos los copleros de España hacían cosas sobre ella «(Fco. de Quevedo, El buscón).

  •  Elipsis:

Se suele emplear para evitar repeticiones.

Consiste en la supresión de ciertos términos con el objetivo de construir oraciones más cortas.

Por ejemplo: “El oro hace soberbios y la soberbia, [hace] necios.”

  •  Énfasis:

Es la acción de resaltar o acentuar algo, con el objetivo de destacar una característica sobre las demás.

Existen diferentes maneras de enfatizar algo. En el lenguaje oral, es posible enfatizar algo con el tono de voz, mientras que en el lenguaje escrito se enfatiza con la misma estructura de la oración (énfasis retórico) o bien resaltando con negrillas la palabra que se desea enfatizar.

  •  Enumeración:

Consiste en la acumulación o suma de elementos lingüísticos, ya sea por yuxtaposición o por medio de conjunciones.

Por ejemplo: La sala era un caos: había libros, papeles, vasos sucios, restos de comida, ropa y diarios viejos desparramados por doquier.

  •  Epanadiplosis:

Repetición de una misma palabra, o grupo de palabras, al principio y al final de un verso (a…a). Sin duda un recurso espectacular que le da al texto una riqueza especial.

«Perderte fuera así, por no perderte.»

«Garza es mi pena, esbelta y triste garza, sola como un suspiro y un ay, sola, terca en su error y en su desgracia terca.»

(Miguel Hernández)

  •  Epifora:

Figura basada en la repetición de una o varias palabras al final de varias frases o versos.

Este recurso puede parecer que dificulta la comprensión del verso o texto pero lo que se busca es darle una sonoridad y sorprender al lector con un recurso no habitual en la literatura española.

«Sospecho su mentira y vivo deseando su mentira»

«Campo, campo, campo. Entre los olivos, los cortijos blancos.» (Antonio Machado)

  •  Epíteto:

Se trata, lejos ya del mero adjetivo, de una fórmula juglaresca propia de la materia épica a través de la cual va recordándose al lector de forma reiterada datos básicos y cualidades definitorias de numerosos personajes y aun lugares.

A efectos prácticos, resulta conveniente saber que los adjetivos antepuestos al nombre son epítetos.

«La noche oscura»

«Cerca del Tajo, en soledad amena/ de verdes sauces hay una espesura» (Garcilaso de la Vega)

«Las huellas de unos pies ensangrentados/ sobre la roca dura» (Gustavo Adolfo Bécquer)

  •  Etopeya:

Consiste en la descripción de los rasgos morales y psicológicos de una persona.

Por ejemplo: Siempre se sentaba al fondo de la clase. Era callado, tímido, pero mucho más inteligente que el resto, aunque se encargaba de pasar desapercibido.

  •  Gradación:

Consiste en ordenar una idea o concepto de menor a mayor importancia. En la gradación se intenta exponer, paso a paso, cómo se llega desde un punto determinado a otro.

Este recurso suele usarse mucho en descripciones y es un tipo de figuras de pensamiento. Por ejemplo: Se amaron durante días, meses, años y eternidades.

Por ejemplo: Si no duermo bien por la noche, me levantaré con desgano. Estaré posiblemente de mal humor todo el resto del día. Al mediodía, la comida me caerá mal. En consecuencia…

  •  Hipérbaton:

Altera el orden de una frase para resaltar una idea en concreto.

Se comenzó a usar en el siglo XV, con el movimiento denominado Barroco, tuvo varias funciones, que se mantienen hoy en día.

Algunas de sus funciones son:

Denotar mayor elegancia que el lenguaje cotidiano

Hacer hincapié en una idea o palabra dentro de la oración.

Formular una rima, ya que permite cambiar el orden de las palabras en función de la rima que se busca.

Por ejemplo: «Un adiós en el andén ayer nos dimos».

  •  Hipérbole:

Recurso literario con alto componente poético.

Concepto gramatical consistente básicamente en exagerar cualquier medida lógica de manera estrambótica con el objetivo de agrandar o hacer notar una acción o cosa.

«No hay océano más grande que su llanto»

«Tanto dolor se agrupa en mi costado que, por doler, me duele hasta el aliento.» (Miguel Hernández)

Por tu amor me duele el aire, el corazón y el sombrero. (Federico García Lorca)

«Se quedó callado y mirando al infinito.»

  •  Imagen:

Se utilizan palabras y frases para crear «imágenes mentales» para el lector.

Las Imágenes ayudan al lector a visualizar y experimentar en él de manera más realista.

El uso de metáforas, alusiones, palabras descriptivas y símiles entre otras formas literarias y despertar las percepciones sensoriales de los lectores y esto se conoce como imágenes.

«La lengua es la navaja de las mujeres»

«Dentro del olmo sonaba la sempiterna tijera de la cigarra cantora»

  •  Interrogación retórica:

Pregunta de la que no se espera respuesta alguna.

Su objeto no es el de interrogar sino el de intensificar el contenido.

«¿Por qué este inquieto abrasador deseo?»

  •  Ironía o Sarcasmo:

Expresar una idea de forma que se sobreentienda el significado opuesto al formulado.

¡Cuánto dolor! Tus cuantiosas lágrimas lo proclaman.

  •  Lítote:

Negación de aquello que se quiere afirmar.

«Disculpa, pero creo que no estás en lo cierto»

(Es decir, sabes que está equivocado)

«No pasa nada, tampoco es tan grave»

(No es para tanto)

«No es la persona más limpia que conozco»

(Es bastante sucio, pero no lo digo para no herir sus sentimientos)

  •  Metáfora:

Es la figura literaria que emplea una palabra para hacer referencia a un concepto que, si bien ella no define, sí que existe cierta semejanza. Las metáforas utilizan el doble sentido y son una herramienta fundamental para la lingüística y la teoría literaria, y se usa incluso en el lenguaje cotidiano.

Hace un uso figurado del lenguaje. Generalmente se utiliza para referirse a algo pero sin nombrarlo específicamente.

Por ejemplo:

«Me pegó fuerte la noticia. / Lo tienen bajo la lupa.»

«Tus labios son de azúcar» para hacer referencia a que son dulces.

  •  Metonimia:

Sustitución de un término por otro con el que mantiene relación de dependencia, causalidad, contigüidad o procedencia.

«Se robaron un Rembrandt” (Se robaron un cuadro de Rembrandt)

  •  Onomatopeya:

Se usa sobre todo en los cómics o en el lenguaje informal.

Representa un sonido mediante el lenguaje.

«El pum pum de mi corazón», o «el cristal estalló haciendo crash»

  •  Oxímoron:

Consiste en usar dos palabras opuestas en una misma oración, que generan un nuevo sentido. Por ejemplo: El sol de medianoche. (en referencia a un faro que alumbra en la oscuridad de la noche)

Esta figura puede utilizarse para brindar un significado metafórico, para generar sarcasmo. Con frecuencia es usado en el lenguaje coloquial y en la poesía como recurso metafórico.

Es la relación que se le da a dos opuestos para conseguir una efectividad poética más llamativa.

«El calor helado de tus besos».

  •  Paralelismo:

Consiste en la reiteración de una misma estructura para lograr un efecto rítmico o poético. Por ejemplo: Cómo quisiera poder vivir sin aire. / Cómo quisiera poder vivir sin ti.

Recurso muy utilizado en canciones, coplas y poesías.

  •  Paranomasia:

Acumulación de palabras de sonido parecido o análogo.

Con mucha frecuencia va asociado a un juego de palabras.

Muy utilizado en los trabalenguas populares.

«De su novio hará novillo…» (F. de Quevedo)

«Quien poca capa parda compra, poca capa parda paga; yo, que poca capa parda compré, poca capa parda pagué»

«Tres tristes tigres comen trigo en un trigal»

  •  Perífrasis:

Es la utilización de más palabras de las necesarias para aludir a una idea o concepto.

Es una manera indirecta de aludir a algo, por medio de sus cualidades.

  •  Personificación o Prosopopeya:

Se le otorgan rasgos, características o acciones humanas a animales u objetos inanimados.

También se puede utilizar la personificación para conceptos abstractos, como pueden ser el amor, la amistad, la muerte, entre otros. Este recurso es muy utilizado en la poesía y en géneros literarios.

  •  Pleonasmo:

Es la suma de términos que no son necesarios, con el objetivo de enfatizar la expresión de aquello que se quiere transmitir.

  •  Polipote:

Se caracteriza por la repetición de una misma palabra con cierta alteración de los morfemas flexivos (singular, plural, masculino, femenino). Por ejemplo: Los niños, que niños son, tienen el alma de niños y por eso actúan como los niños aniñados que son.

También llamada poliptoton, figura etimológica o derivación, esta figura retórica pertenece al grupo de las figuras de dicción ya que modifica la forma, el sonido y la sintaxis dentro de una oración.

  •  Polsíndeton:

Repetición expresiva de conjunciones para unir frases o palabras.

Es muy curioso ya que puede parecer un error estilístico por el exceso de repetición.

«El tiempo lame y roe y pule y mancha y muerde.»

«Lo presintió en la arena y en las olas, y en la espuma y la sal y el horizonte.»

  •  Prosopografía:

Es la descripción física o externa de un personaje.

  •  Reduplicación o Geminación:

Consiste en repetir una misma palabra dentro de un párrafo o texto.

«Déjame, déjame sola.»

Recurso muy utilizado en poesía, además de en otros textos literarios, con el objetivo de enfatizar y reforzar una idea.

  •  Reticencia o Aposiopesis:

Consiste en expresar una idea a medias, generando suspenso o misterio en el lector, que tendrá que completar mentalmente con lo que no se dijo,

«Si yo hablara…»

«Si ella diese su opinión»

  •  Retrato:

Es la descripción de rasgos internos o externos de un personaje.

  •  Retruécano:

Consiste en la repetición de una frase, pero en el sentido inverso. Esto produce un efecto de contraste que crea un nuevo sentido que, en general invita a la reflexión. Por ejemplo: No hay camino para la paz, la paz es el camino. (Mahatma Gandhi)

Este recurso estilístico se utiliza con fines estéticos, para invitar a la reflexión e incluso con fines humorísticos. Por ejemplo: No es lo mismo la tormenta se avecina, que la vecina se atormenta.

  •  Símbolo:

Cuando un objeto representa o alude a algo imaginario, abstracto o espiritual. Por ejemplo, una paloma blanca simboliza la paz o una mujer con una venda en los ojos y una balanza, la justicia.

  •  Sinécdoque:

Designa la parte por el todo (o al revés).

Implica el reemplazo de una palabra por otra u otras, que adquieren un sentido figurado.

Por ejemplo: Argentina negocia un incremento de las exportaciones de soja.

[Argentina en lugar del gobierno de Argentina]

  •  Sinestesia:

Facultad que poseen algunas personas consistentes en experimentar sensaciones de una modalidad sensorial a partir de la estimulación de otra distinta.

Atribuye una sensación (olfato, gusto, tacto, vista y oído) a un concepto al cual no le corresponde.

Por ejemplo: Una noticia amarga.

Se utiliza para expresar metafóricamente algo, es decir, no se debe interpretar en forma literal.

Siguiendo el ejemplo antes citado, una noticia no puede ser literalmente amarga, pero se entiende que se trata de una mala noticia.

«Suave como un silbido de verano» – mezcla de tacto con audición

«Escucho con los ojos a los muertos» (Francisco de Quevedo)

  •  Tmesis:

Es la fragmentación de un término.

In-cre-í-ble

Un comentario en “Recursos literarios y/o figuras retóricas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s