¿Hemos probado a enseñar y transmitir de otra manera?

Las personas sólo aprenden con amor y el amor es el único capacitador para el progreso de la vida en nuestro Planeta.

Cristina Cano Milán

Madrid, a 14 de julio de 2021

Foto de Gustavo Fring en Pexels

Existen muchas maneras de comunicarnos: más humanas y eficaces que, las que habitualmente se visualizan en las redes sociales.

Los mensajes hirientes, que no son muchos afortunadamente, ensombrecen los mensajes de compañerismo, amor y amistad entre semejantes y nos aleja de vivir en armonía a las diferentes colectividades. Se deben transformar bajo mi punto de vista, en mensajes más dialogantes. Éstos permiten la integración de la sabiduría entre los semejantes.

Me apena leer las palabras malsonantes, y a las personas increparse, ¡por el sólo hecho de tener una opinión distante!

Se detecta rápidamente que frecuentemente no son respetados los sentires de la gente. Y me deja perpleja que, a golde de insultos, se pretende adoctrinar a la gente.

Se entiende que cada cual es libre de verter su opinión acerca de la actual situación, pero el respeto debe primar ante cualquier juicio de valor. Es sabido que cada persona tiene un nivel distinto de aprendizaje y experiencia, y en base a ellas desarrolla su nivel de consciencia.

Y como cada cual tiene válidas unas creencias, no parece ético querer imponerlas.

Esta conversación la he tenido varias veces con personas muy cercanas, y reconozco lo difícil que es, que me entiendan incluso las almas más allegadas.

¿En serio hemos olvidado lo que aprendimos de pequeños de manos de nuestra progenie?

Las personas solo aprenden con amor y el amor es el único capacitador para el progreso de la vida en nuestro Planeta.

De pequeña así me lo enseñaron, y me lo demostraron en el seno de mi familia.

Lo que aprendí es que cuanto más se grita, humilla y se enfada a una persona; más se cierra su cabeza y no es capaz de retener ninguna letra.

¿Por qué no en lugar de dedicarnos a insultarnos probamos a hablarnos de otra manera?

¿De verdad alguien piensa que porque se llame los insultos más grandes a nuestros hermanos semejantes, que se sienten diametralmente opuesto a nuestro entendimiento, van a cambiar de opinión en ese mismo momento?

¿Hemos probado a enseñar y transmitir de otra manera? ¡Es que existen otros medios más humanos y eficaces!

Las energías que perdemos enfocándonos en lo negativo son muchísimas. Sin embargo, si nos enfocamos en lo positivo se expande nuestra energía sobrepasando los límites de nuestro cuerpo y se llega a la otra persona con toda la potencia. La capacidad innata de comprensión de la persona en estas circunstancias es capaz de racionalizar y meditar la propuesta. Y se puede llegar al consenso o al diálogo con ella.

Se sabe que cada ser humano destaca en unas disciplinas.

No es casualidad que cada uno de nosotros seamos diferentes y tengamos unas capacidades más desarrolladas que otras. Entre todos tenemos la información completa del Universo, pero solo nos sirve si cooperamos como si fuéramos uno solo y la hacemos valer todos juntos al unísono.

¡Ahí tendrá todo su efecto en nuestro querido Planeta Tierra!

Un comentario en “¿Hemos probado a enseñar y transmitir de otra manera?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s