CUBA EN LA ENCRUCIJADA

Por Federico Campbell Peña

Desde la Península de Yucatán, podría instalarse un puente aéreo y marítimo para enviar la ayuda humanitaria a Cuba (medicinas, vacunas, alimentos) que ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador de México, Juan Ramón de la Fuente podría plantear el tema de la asistencia humanitaria a Cuba, mientras la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS destacó un alza de casos de covid en Cuba, donde dijo que ya se detectó la variante Delta, y recomendó evitar aglomeraciones en la isla, como manifestaciones, para evitar contagios.

«Cuba reportó el mayor número de casos semanales desde el inicio de la pandemia», informó en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), al señalar un aumento de las infecciones en la región del Caribe.

En tanto, la Conferencia de Obispos Católicos y los artistas Leo Brouwer, Chucho Valdés y los Van Van dentro de Cuba, apelaron al gobierno a cesar la represión a las manifestaciones populares por los derechos civiles, y el acceso a insumos básicos, incluyendo las vacunas anti Covid.

El mismo domingo 11, el presidente Miguel Díaz Canel llamó a cubanos enfrentarse contra cubanos, instando a una guerra civil.

A pesar de los cortes de internet, por la empresa ETECSA y cibernéticos oficiales, en las redes continuaron los envíos de imágenes, como los testimonios desde la ciudad de Camaguey, donde la población detuvo al primer secretario del gobernante Partido Comunista para detenerlo y los policías se quitaron el uniforme gris para unirse a la marcha popular.

Al menos un muerto reconocido por la autoridad en la trifulca de Arroyo Naranjo, municipio aledaño a La Habana este lunes 12, pero son más los vistos en internet. Decenas golpeados por las fuerzas de seguridad, en especial las temidas «Boinas Negras» del Ministerio del Interior, Tropas Especiales, así llamadas y la Policía Nacional Revolucionaria, que siempre viste de gris, además de policías sin uniforme integrados en las Brigadas de Respuesta Rápida, mecanismo fascista de represión a disidentes instalado bajo la dictadura de Fidel Castro.

La persecución a quienes participaron en las protestas comenzadas el domingo 11 de julio en San Antonio de los Baños, llegó a irlos a buscar a sus casas, una cacería de cubanos de a pie, no sólo disidentes conocidos.

En la lista de 200 detenidos de la ONG Cubalex, figuran los disidentes Guillermo Fariñas, ex soldado en Angola y protagonista de previas huelgas de hambre, José Daniel Ferrer, dirigente de la Unión Patriótica de Cuba y el artista Luis Miguel Otero, del Movimiento San Isidro, promotor de los plantones de noviembre pasado para exigir la libertad del músico Denis Solís, ya liberado esta semana.

Protestas de raperos, escritores y artistas disidentes, que terminaron en un plantón masivo de 12 horas, en el parque frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre, poniendo en serios problemas a la burocracia estatal.

A Manuel Cuesta, fundador de la Corriente Socialista Democrática en 1992, quien siempre ha pedido el diálogo y la reconciliación nacional, ya lo liberaron. Sigue sitiado en su vivienda, como decenas más.

Cuesta, Vladimiro Roca (hijo del fundador de la Central de Trabajadores, CTC, Blas Roca), creador del Partido Socialdemócrata y Elizardo Sánchez de la Comisión Cubana de DDHH y Reconciliación Nacional, son opositores que, a diferencia de otros, nunca han apoyado el embargo impuesto por Estados Unidos en 1962, que no incluye alimentos ni medicinas, pero sí impide el comercio libre con la isla, entre otras transacciones económicas.

Es por eso que desde 1992, la Asamblea General de la ONU condena cada año, como en junio pasado, el inmoral, inhumano e ilegal bloqueo, con el único voto contrario de Estados Unidos e Israel, sin argumentos para defenderlo.

El colapso de la industria azucarera, entre otras, al corte de remesas por Donald Trump y Joe Biden y a la caída del turismo por este bloqueo y por la pandemia, hacen insostenible la vida cotidiana en Cuba para sobrevivir, junto a la represión cotidiana de las fuerzas policiacas.

En caso de tener peores proporciones el estallido social en Cuba, miles de balseros podrían emigrar a Florida desde Regla, Mariel, y otras playas y a isla Mujeres y Cozumel, Quintana Roo, desde Pinar del Río. ¿La Secretaría de Marina tendrá listo para entonces un plan de contingencia para recibirlos?…

¿Se instalarán campamentos de la Cruz Roja Mexicana, ONGS, COMAR y ACNUR en la ribera maya para los balseros?

Un comentario en “CUBA EN LA ENCRUCIJADA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s