EL EGÓDROMO CVII

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Foto de Vladislav Vasnetsov en Pexels.

hoyoblanco.com.mx

El Pulpo: Con ocho tentáculos, ventosas y capacidad para cambiar de color a la velocidad requerida. Este hombre va de un lado a otro de la multitud. Quiere envolver a todos y engañarlos con su imagen cambiante sin ser notado. Para mostrarse desapercibido lleva sombrero y viste de traje claro. El comensal da un brinco: ¡El pulpo tiene un traje igual al de él! El octópodo parece tener prisa para arrojarse en el mar y zambullirse en los abismos de las profundidades, donde adquiere un tamaño enorme y engulle a cuanto se mueve. Convirtiendo esos lugares, menos conocidos que la superficie lunar, en santuarios donde su habilidad alimenticia hace las delicias de sus compañeros, y el terror de todos aquellos quienes se acercan. Cual marciano propio de un novela de exterminio, el cerebro con ocho tentáculos parece irritarse cuando es identificado por alguien, cambiando el tono de su cabeza a un rojo intenso. ¿Será que puede leer la mente?

Un comentario en “EL EGÓDROMO CVII

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s