EL EGÓDROMO PARTE CXLII

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Foto de Miguel Á Padriñán en Pexels-Pixabay
hoyoblanco.com.mx

Las Redes: En un principio todo era el cableado al aire libre de la empresa estatal encargada de la electricidad en el país. Después, aparecieron una gran cantidad de torres retransmisoras de canales de televisión e internet de todo tipo y con un sin fin de diseños. Con esas redes unos cuantos comenzaron a alucinar. Eran sistemas virtuales que podían conectar los cuerpos de los transeúntes a una realidad alterna, mediante las terminales nerviosas del cráneo a las cuales se tenía acceso por las fosas nasales. Esas redes virtuales generaban conectores que podían alterar el sistema nervioso de los habitantes en los poblados. Así las personas podían ver y estar donde, quien controlara el Internet, quisiera. Eso no era lo peor, la gran mayoría, según este alucine, creían que el planeta Tierra era su realidad, siendo que estaban dormidos en Marte esperando despertar tras la guerra nuclear acaecida hace décadas. Es decir, vivían en una realidad alterna. El comensal se acordó de una trilogía de películas que trataban el tema mientras probaba un plato de pollo en mole verde y veía a alguien gordo como si fuera un villano de Dunas: <<De seguro ese se siente en Marte>>, consideró. Se sabe que hay agrupaciones que nos consideran en una caverna, esperando despertar. Otros piensan que se despierta cuando se está iluminado. Ser iluminado, sin embargo, es orar tener contacto con Dios y aprender a ser Santo y sabio. Difícil de concebir que esto tuviera alguna relación con el planeta rojo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s