La casa de la sal o La galería del terror

Cecilia Espinosa

En una alcaldía no muy lejana vive un monstruo, que, de cariño, le dio el ejemplo a su pueblo, comiéndose todas las viviendas, que pudo como dirigente sindical.

Es muy querendón con las mujeres, entre más chicas y el envejece mejor.

Como secretario de transporte se hizo de muchos, pero muchos negocios, tantos que es el autor del robo más famoso, de placas de taxi.

Su mejor amiga está en la cárcel por la estafa maestra.

En Iztacalco te ha acompañado en el poder por muchos años.

Primero como diputado, luego como delegado, después puso a su cuñado, y se cantaba, en la demarcación.  Paco, pacorro era el más cotorro. Luego compitió por movimiento ciudadano, la buscó por el PRI y hoy ya es un lindo chapulín Morena. Cuando puso a su amiga se pelió con ella y luego con su marido, (duelo de incompetentes).

Hoy sigue, el monstruo haciendo de las suyas en la galería del terror.

Es conocido por mal agradecido, y muy poco listo.

Más bien le aprendió a tenerte con el pie en el cuello, a repartirte la despensa con gorgojo y a burlarse, pueblo de Iztacalco. A compaña a la esperanza, pieza en esta votación.

Es omiso e indolente.

La casa de la sal es historia y dignidad, fumiga y saca al monstruo intrigante y mal agradecido.

Que llegue el baño de tu justicia pueblo de Iztacalco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s