Dar y recibir alegría en armonía, es el recíproco intercambio multiplicador de vida

La alegría es un estado innato y hasta permanente en el ser humano.

Cristina Cano Milán

Madrid, a 30 de junio de 2021

La alegría es el gozo de la vida al compartirla con nuestros semejantes. Llena, expande y limpia el interior mismo de las células corporales.

Abre el canal de la abundancia, eleva la energía, provoca cambios internos en los átomos que conforman nuestra materia, y aleja las enfermedades.

Todo lo que ocurre a nuestro alrededor nos conduce a la alegría si sabemos verla y estamos dispuestos a dejarla entrar en nuestra vida.

Y esto lo proclamo en base a mi propia experiencia.

En mi vida ocurren muchas situaciones: buenas, malas y regulares. Como le ocurre al resto de habitantes, pero personalmente no me afectan de igual modo que antes.

He aprendido a regular mis emociones, soltando todos los lastres, antes que derrochar mi tiempo en hipotéticas catástrofes.

Somos responsables de generar las acciones con nuestras actuaciones.

Decreto que la alegría que siento en cada uno de los días en los que amanezco y despierto, es enteramente independiente a mi sustento.

No pongo en marcha el mecanismo de la máquina del tiempo. No invoco los recuerdos, ni tampoco vivo preocupada de un posible futuro incierto.

Tampoco determina mi dicha lo que ocurre a mi alrededor. He aprendido a ser feliz conmigo misma y disfruto con el sólo hecho de saberlo. Lo experimento, y lo cuento a cada persona con quien me encuentro.

La alegría es abundante en mi ser a mi modo de parecer. Estoy viva, escribo este artículo y lo comparto en directo a través de un canal abierto.

Lo entrego generosamente, transmitiendo en cada palabra lo que espiritualmente siento.

El motivo de este artículo no es otro que el de la exaltación de la dicha que llevo y siento por dentro.

¡Y este momento es para mí expansión, donde doy rienda suelta a mi imaginación y encuentro colmada mi pasión! Que no es otra que la de abrir mi corazón, para contar esta experiencia que acontece debido a una operación.

La operación coincide con la fecha del cumpleaños de la paciente. Lejos de intentar cambiar la fecha, ella es condescendiente y siente que éste es su presente.

Se trata de un regalo inesperado que recién acaba de llegar a su vida y le da cabida.

Se siente afortunada de que se celebre en esa fecha, a pesar de que ese año no tiene ni fiesta, ni celebración, ni tarta, ni comida.

Y a sabiendas de su existencia, debe esperar hasta la hora de la operación, para poder saber lo que realmente contiene en su interior.

Lo valora, lo respeta y lo cuida hasta el momento de la escisión.

Cuando le inducen la sedación pierde su consciencia mientras dialoga en su interior con ella misma, a través de bellas imágenes que rondan por su cabeza.

Y cuando por fin abre los ojos y despierta, su imagen es la viva y fiel imagen de la alegría.

¡La realidad es que pasa la prueba y sigue viva para continuar con la dicha que le acompaña en todo instante de esta vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s