Polémica por la entrega de la presea Amalia Solórzano Bravo

Apatzingán, Michoacán

El presente video es una entrevista con la Comisión de la Mujer del actual Ayuntamiento de Apatzingán, en torno a la develación de placa y entrega de la presea Amalia Solórzano Bravo que se dio en el marco del Día Internacional de la Mujer.


La presea se dio en sesión de cabildo, a las mujeres del sector salud.

Sin embargo, se presentaron inconformidades con la designación, hubo señalamientos de discriminación a las tres propuestas de la presea Amalia Solórzano Bravo.


Ya que no se les otorgó ningún reconocimiento y no existió dicha presea o entrega de la misma.

Suman mujeres propuestas y necesidades al proyecto de Apolinar Josafat

Mujeres del distrito 10 de Morelia Noroeste, conmemoraron el Día de la Mujer con un encuentro en donde liderazgos de diferentes colonias, rancherías y agrupaciones sumaron sus propuestas y demandas al proyecto legislativo de Apolinar Josafat Mendoza.

En un nutrido encuentro que reunió a más de 120 mujeres reconocidas por su experiencia en la gestión, lucha y posicionamiento de sus necesidades en diferentes movimientos donde han participado, quedó integrada una agenda de puntos que desde el Congreso Local piden se les de continuidad.

En su intervención, Josafat Mendoza señaló que se está trabajando en un planteamiento integral para la reactivación económica. “Las mujeres son quienes conoce mejor las necesidades de los hogares michoacanos, son ellas con quienes estamos trabajando, en medio de la pandemia con el objetivo de mejorar la economía del estado”, resaltó.

Acompañado por el diputado federal Feliciano Flores Anguiano, se estrecharon mecanismos de trabajo para solucionar problemas como la falta de agua en algunas comunidades y colonias del distrito 10 de Morelia.

8 M


Cecilia Espinosa 
Ciudad de México

Ayer en la marcha mientras caminamos,  protegidas por las compas del bloque negro para marchar en paz, sin que a las madres víctimas de feminicidio , violación,  trata desaparecidas forzadas,  desplazamiento etc.
Feministas sin capucha como yo.
Nos golpeará el Estado; tenían balas de salva, bombas de gas, hombres del ejército vestidos de civil , mujeres policías por todos lados; a mujeres adolescentes las encapsulaban por horas enfrentándose  con la policía.
La Guardia Nacional en el techo con aparatos que bajan drones, que contrainteligencia militar.
Vi una pinta que decía: “Hoy 8 de marzo en México defiéndete  como niño”.

A las puertas de cumplirse un año del inicio de la pandemia, en España hay del orden de unos 400.000 trabajadores en activo menos y 763.000 parados más

Luis Navarro García

Madrid, España  

España supera los 4 millones de parados por los estragos de la tercera ola, cifra que no se alcanzaba desde 2016. Concretamente el número total de parados en España se situó en 4,009,000 personas a cierre del mes de febrero de 2021, lo que supone un 1.12% respecto al mes anterior, es decir, 45.000 desempleados más.

5,5 millones de personas están sin empleo activo, entre el paro, los ERTES y el cese de actividad de trabajadores autónomos. Un tercio de los ERES corresponden a personal del sector de la hostelería. El total de beneficiarios de prestaciones por desempleo ascendió en el primer mes del año a 2.376.847 personas y el gasto medio mensual  por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, ascendió a 1,130.8 euros, casi 200 euros más que en febrero de 2020 (+21,1%).

Mientras las colas virtuales del SEPE engordan, la economía no genera nuevos empleos en la misma proporción, con varios de sus motores gripados, como la hostelería, el comercio o el turismo. La Seguridad Social sumó 21.000 nuevos afiliados en febrero, el registro más discreto  desde el 2013 -cuando la crisis financiera daba sus últimos coletazos- y cerró el mes en los 18.85 millones de ocupados, según los datos  actualizados este martes por los Ministerios de Trabajo y Seguridad Social.

Enero es siempre un mal mes en el que se destruye mucho empleo temporal y en febrero se suele experimentar un rebote que permite  recuperar parte de esa ocupación perdida. En este febrero de 2021, sin embargo, el rebote fue muy parco, con apenas 21.000 nuevos afiliados,  tras haber perdido más de 218.000 en enero. Así pues el segundo mes del año ha dejado un indicador que invita al pesimismo de cara a los meses venideros.

Una veintena de comedores sociales se han convertido en un recurso clave para cientos de personas en Madrid y su región. Su labor resultó fundamental tras el aumento de la pobreza extrema, a raíz de la crisis económica de 2008. Con la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus se han convertido en un socorro vital ante la escasez de ayudas oficiales, pasando de tener del orden de 80 personas diariamente a más de 400.

Ayudas del gobierno, cero. Se quejan de la burocracia y los trámites  légales que hay que llevar a cabo para poder obtener algo de ayuda, la cual han obtenido de donaciones particulares y empresas, así como del banco de alimentos.

La cena

Luis Mac Gregor Arroyo
hoyoblanco.com.mx

Creo que estoy triste. La cena pasada es la última donde comimos pollo. Simplemente se acabaron los pollos. No más. Ya no hay más en el mundo. El domingo pasado, nos zampamos el último. Ahora sólo queda esperar a que nos traigan los pavos restantes, y luego las reses, y luego las verduras y así. Es que desde que no puede cultivarse más, todos están pensando solamente en la cena. Los comensales sólo piensan en el deleite de su paladar.

Recuerdo aquellos días en que uno comía y nadie se preocupaba por el “qué dirán” de si “como mucho o poco”, porque la comida sobraba, y se sabía que había más de lo mismo las veces que uno quisiera. Se comía lo apetecido, cuando se quería y cuantas veces se deseara pues no se iba a acabar.
Ahora todo es diferente: la desconfianza reinó, el sobresalto llevó a las bravuconadas y de ahí se pasó a las amenazas y a la agresividad, hasta la decisión final y, así, nos llovieron los brotes de radioactividad. Todos los que podían, fueron a sus refugios, otros huyeron al campo, los desiertos o los bosques, esperando encontrar un mejor cobijo. Finalmente todo cesó y quedamos solo unos pocos: los que tuvimos más resistencia genética.

Desconozco si habrá más en el planeta, pero tenemos contacto. Somos doce los sobrevivientes y hemos recorrido toda la región. Esos fueron los últimos pollos y tengo hambre. En este abandono sólo quiero comer. Ni sexo hay, porque las compañeras que quedaron son ancianas y las otras dos están con pareja. Quiero comer, tengo apetito. Así, con lo poco que me queda, doy un suspiro y me desparramo por la calle como un muro desmoronándose. Vencido por la desesperanza y el qué dirán de los sobrevivientes más exitosos.

EL EGÓDROMO XXIII

Por Luis Mac Gregor Arroyo

PARTE XXIII

hoyoblanco.com.mx

El jarocho que odia: Moreno y fornido. Acostumbrado a ver tremendas mujeres con bulto entre las piernas. Siempre desea saber más y querer ver más allá de lo evidente. Para él ser un brujo reconocido en su región es algo de lo más esperado; pero eso puede llevarlo a que unas vez logrado ello busque más. No tiene llenadera hasta que ya es demasiado tarde y no puede dar paso atrás. El comensal lo ve ahí: fornido, chaparrito, como no sabiendo si ir para la derecha o la izquierda pero pretendiendo no hacer notar su indecisión: <<Ese si no sabe para dónde va>>, piensa. Aquel hombre se desespera sin saber a dónde seguir y arroja un conjuro para que se quiten de enfrente de él. Por cierto él suele desear mujeres guapas, porque nunca le tocan. ¿Pensará que si sabe más le irá mejor como a los galanes de Hollywood? Ni él tiene la respuesta.

EL EGÓDROMO XXII

Por Luis Mac Gregor Arroyo

PARTE XXII

hoyoblanco.com.mx

El estudiante del nuevo milenio: Ente pensante creyente de que el hombre perfecto para arreglar todo debe estar por ahí. Sucede que él no concibe otra cosa por ser demasiado inteligente para ello. De cualquier manera en sus capacidades de disertación considera al varón íntegro como una realidad del milenio siguiente. Sin darse por enterado que él debería ser tal. Su incesante capacidad de comprensión lo lleva a seguir adelante, aún a costa de ignorar y pasar por alto su propio derecho a razonar, y comprender con sensibilidad y responsabilidad su propio tiempo. Así como las necesidades de su época. Es el actor de hoy, sin bases para entrar en ese hoy; pero está convencido de que es la verdadera evolución del deficiente sistema educativo de una sociedad sometida y decadente. El comensal lo ve como si fuera alguien perteneciente a otro mundo y se cuestiona <<¿Y éste? El ingenuo cree que no es víctima>>.

POR ELLAS… (POEMA)

ELEDUBINA BECERRIL RODRÍGUEZ

No las vislumbres en el aparador,
no todas vamos así,
muchas vamos a pie,
muchas hacemos la larga marcha
sobre la tierra.
Subimos al autobús,
con poco dinero,
subimos con miedo.
Unas detrás de un mostrador,
vendiendo poca mercancía,
otras en el campo,
al rayo del sol,
otras en el hospital
enfermas,
o cuidando a otros,
otras en labor del parto.
Las del campo,
sembrando o cosechando,
siempre trabajando.
Las del mar,
pescando.
Las de los talleres y fábricas,
yéndose muy de madrugada,
las madres en el hogar.
Hoy, con nosotros,
están también,
las que ya no están.
Allá afuera van
las que buscan trabajo,
las que venden su artesanía,
las que suben y bajan,
las que lavan
y corren
Las que cosen a mano,
las que hacen pan,
las que buscan sustento,
las que viven solas,
las que barren la calle,
las que opinan en su habitación,
las que cuentan sus monedas
mirando por la ventana
porque no les alcanzará más.
No todas son historia
de película,
no a todas las han descubierto,
no todas son famosas,
no todas han estudiado.
Habemos muchas
que no usamos ropa de marca,
no tenemos coche,
hoy muchas no
van a comer.
No las busques
con maquillaje,
no todas usan tacón.
Ofreceles la palabra,
dales respeto,
dejalas vivir,
ponlas en un altar
cuando te acuerdes
que POR ELLAS, estas aquí.
(08/Marzo/2021)

Dos juristas olvidados.

Por: Atilio Alberto Peralta Merino

albertoperalta1963@gmail.com

Imagen de portada pixabay.com

Resulta por demás interesante la lectura de dos obras clásicas y fundamentales de nuestra literatura constitucional que, hoy por hoy, se encuentran prácticamente en el total olvido: “La Suspensión en el Amparo” de Ricardo Couto y el “Derecho Constitucional Mexicano” de Miguel Lanz Duret.

La primera data del año 1927 y la segunda de 1931, y la lectura de la segunda de sus ediciones resulta por demás significativa para adentrarnos, no sólo en los tópicos referentes a las disposiciones constitucionales, sino en el devenir social de México.

Ambas segundas ediciones, que observan un intervalo de más de treinta años con respecto de su primera publicación,  resaltan la reforma promovida por don Miguel Alemán para establecer en nuestro sistema judicial los tribunales colegiados de circuito, y la segunda de ella destaca, además,  la ampliación de la corte de tres salas y diez y seis ministros originalmente estatuidos en la Constitución desde 1917, a la entronización de la carta sala en materia laboral y el aumento en número a  veintiún ministros que se aprobó y promulgó en diciembre de 1957.

Entre la primera y la segunda de la ediciones de dichas obras, se darían situaciones por demás interesantes, tales como la reforma constitucional de agosto de 1929  que atribuyó  al congreso de la unión la competencia para legislar en materia del trabajo, así como como la expedición en agosto de 1931 de la ley federal del trabajo conocida con el significativo de “Proyecto Portes Gil”, a la que los conocedores del tema, consideran una traducción del “Codo Di Laboro” de Benito Mussolini.

Prácticamente contemporánea, la legislación estadounidense de 1936 conocida con la denominación de “Wagner Act” establece una regulación de estricta observancia a la libertad de asociación,  en tanto que, en la legislación mexicana, al decir de Miguel Lanz Duret: “el obrero miembro de un sindicato está privado de toda libertad personal para actuar y de toda capacidad para obligarse cuan aquél a que pertenezca tenga celebrado un contrato colectivo de trabajo con un empresario o una agrupación temporal”

La expedición de la recientemente derogada Ley de Amparo en 1936, será otro suceso de inmensa relevancia que se suscita en el lapso que media entre las referidas ediciones, suceso que merece no pocos comentarios de acuciosa precisión e inteligencia por parte de un jurista de inmensa relevancia como lo habría sido el hoy prácticamente olvidado Ricardo Couto.

Es de atenderse el hecho, por demás relevante, de que el motivo expresado por los legisladores para la expedición de la Ley de Amparo de 1936 en sustitución de la ley de la materia del año de 1919, fue, precisamente, dotar de un procedimiento que permitiese demandar la protección de la justicia federal ante las eventuales violaciones de garantías que al efecto se contuvieran en los laudos de las juntas de conciliación y arbitraje.

El litigio seguido por el sindicato petrolero representado por su fundador y secretario general Eduardo Soto Inés ante las juntas de conciliación y que culminaría con la expropiación petrolera, resulta por demás paradigmática de los derroteros de política laboral de aquella época y que determinaron los cambios constitucionales que llamarían la atención tanto de Ricardo Couto como de Miguel Lanz Duret.

Tensiones, que, pocos años después, en medio de la conflagración mundial y de las controversias ante las instancias competentes en materia laboral, harían aflorar y dejarían de manifiesto la disputa por el suministro  desde nuestro país a los bandos en conflicto, abiertamente por lo que hace a los suministros a los americanos y en medio de subterfugios clandestinos como a los que a la fecha empiezan a conocerse respecto a  las actividades del millonario sueco residente en México, Axel Winner Green.

 Los criterios de regulación laboral, no siendo un conflicto conceptual nada menor, habrían de quedar por demás disminuidos ante las disputas sindicales y los conflictos obrero-patronales erigidos en uno más de los campos de batalla que estaban disputándose el dominio del planeta en aquellos días.

Película Mank; una visión de lo individual y lo colectivo

SM Rico

Imagen de portada fotogramas.es

“Cuenta la historia que conoces”

Estamos ante el nuevo intento de Netflix por la conquista del Oscar este año; la empresa ha apostado en las últimas entregas con grandes producciones y millonarias campañas de marketing (a pesar de no recuperar lo invertido), para poder alzar con orgullo la estatuilla y demostrar que ellos son la nueva forma de ver el cine.

En la próxima entrega, la número 93, Mank, dirigida por David Fincher, se encuentra entre las favoritas al igual que Nomadland de Chloé Zao, Da 5 Bloods: Hermanos de sangre (producida por Netflix), Pieces of a woman de Kornél Mundruczó y The Father de Florian Zeller. Sin embargo, tendrá que competir no solo por sus méritos cinematográficos sino por las nuevas políticas de la Academia que determinarán que es bueno o malo según lo más políticamente correcto.

Netflix es la plataforma de streaming más famosa y beneficiada de la temporada de pandemia, esto a pesar de ser conocidos también por sus escándalos de agresiones a creencias religiosas, fomento a la explotación infantil y la “cultura de la cancelación” que han tenido en los últimos años. En esa búsqueda de consolidarse como pilar del entretenimiento de pandemia, nos presenta el añorado guion de Jack Fincher, padre del director, fallecido en 2003.

Destaca en la cinta la gran actuación de Gary Oldman en el papel de Herman J. Mankiewicz, pues vemos toda la historia a través de su perspectiva, la mirada decadente de un hombre próximo al retiro, afectado por el alcoholismo y postrado en una cama por un accidente; presionado por el tiempo para entregar un guion y con un trabajo que lo agobia pero que podría convertirse en el legado que desea permanezca para la posteridad.

En esta cinta lograda con detalle y genialidad podemos ver al estilo de las películas de los años 30 del siglo pasado (de nuevo en blanco y negro), una puesta en escena con decorados, montajes, movimientos de cámara y una inolvidable banda sonora realizada por Trent Reznor y Atticus Ross (mismos que ganaran el Oscar en 2011 por The social network), un homenaje a este tipo de cine clásico, al mismo tiempo que lo hace con la cinta Ciudadano Kane, esto, por la manera en la que nos cuenta la historia.

Es la mirada de un observador a lo largo de los años; esa mirada es la que, sin juzgar al principio, toma partido al final y presenta el lado oculto detrás del glamur; no es un héroe ni pretende serlo, Mank como protagonista de esta historia, narrada en bloques a manera de como se lee un guion cinematográfico, vive a su manera y pretende llegar al final de su vida así.

En cierto modo la cinta es un homenaje a quienes están detrás de la “magia del cine”; personas que tienen un trabajo y son explotadas por los grandes ejecutivos que se nos presentan como los villanos de la historia; en especial Louis B. Mayer quien tiene el poder, el control y el destino de la opinión pública en sus manos, a la vez que podemos verlo como subordinado de William Randolph Hearst.

Esta historia presentada como biopic, no se centra en la creación de la película Ciudadano Kane, ni en Orson Welles, está dirigida directamente al protagonista y a su relación conflictiva con ambos, consiste en la lucha de alguien que se siente en decadencia y que ve al final de su carrera la opción de retirarse en silencio o tener el crédito por una gran obra, aunque esto le genere consecuencias el resto de su vida.

También esta dirigida para hacernos ver que las grandes obras cinematográficas no son solo hechas con las manos de su director, no son una obra individual de su creador, sino que representan el trabajo y el esfuerzo de muchas personas que dejan su vida en ellas, como lo son los guionistas. En este caso Mank es aislado de la multitud y el alcohol para terminar lo que sería la gran obra de Welles con límite de tiempo. Sin embargo, será en esa soledad con sus asistentes de cuidado y redacción (Monika Gossmann y Lily Collins), que tomará la difícil decisión de ser él mismo.

Una fórmula común pero que sirve para la obra, el hombre pequeño que se enfrenta al mundo por seguir sus convicciones y al final “hace lo correcto”, a pesar de saber que esto le costará muy caro a él y a su familia. Es una gran película y tiene a su vez la receta que encanta a los críticos, la de las historias del viejo Hollywood. En ella, a manera de la película que escribe Mank, vemos la historia dividida en presente y pasado, este último contado en constantes flashback (analepsis).

A través de siete años nos enteraremos según la visión de Jack Fincher, de la cara oculta de las grandes productoras y el poder que tienen tanto en sus empleados como en la opinión pública; la manera en la que manipulan la verdad; y la oportunista politiquería como compañera constante y beneficiaria común. Algo que no ha cambiado mucho en nuestros tiempos; seguimos siendo bombardeados con propaganda de lo bueno y lo malo, asimismo la censura y la pérdida de empleo de quien cometa el error de hablar contra el pensamiento único.

Al final la cinta destaca por la mano y regreso triunfal de David Fincher, sin olvidar por supuesto, como menciona el film; que no solo es trabajo del autor, pues en ella hace honor a su padre, en la presentación de este guion olvidado hace años; la música de Reznor y Ross que nos transporta al siglo pasado; y la dirección de fotografía de Erik Messerschmidt. Un trabajo en conjunto que nos deja una gran película que competirá por el Oscar, posiblemente, el próximo 25 de abril de 2021.

Ver tráiler

Fica técnica

Título original: Mank

Año: 2020

Duración: 132 min.

País: Estados Unidos Estados Unidos

Dirección: David Fincher

Guion: Jack Fincher

Música: Trent Reznor, Atticus Ross

Fotografía: Erik Messerschmidt (B&W)

Reparto:

Gary Oldman, Amanda Seyfried, Arliss Howard, Charles Dance, Tom Burke, Lily Collins, Tuppence Middleton, Tom Pelphrey, Ferdinand Kingsley, Jamie McShane, Joseph Cross, Sam Troughton, Toby Leonard Moore, Leven Rambin, Madison West, Adam Shapiro, Monika Gossmann, Paul Fox, Jessie Cohen, Amie Farrell, Alex Leontev, Stewart Skelton, Craig Robert Young, Derek Petropolis, Jaclyn Bethany, Arlo Mertz

Productora: Netflix (Distribuidora: Netflix)

Género: Drama