¡Arranque de campaña!…

Estamos viviendo el año cero de la política

Tehuacán, Puebla, 4 de abril del 2021

Redacción

El candidato a diputado federal por el Distrito XV de Movimiento Ciudadano, Antonio Tenorio Adame, arrancó su campaña en su natal Tehuacán, con el respaldo de los diversos sectores de la sociedad.
El candidato a diputado federal fue enfático en señalar que la pandemia ha dejado a la sociedad una estela de pérdidas y dolor. “La sociedad sigue con esperanza porque la historia nos ha enseñado a remontar la adversidad”.

Afirmó Antonio Tenorio Adame que estamos viviendo el año cero de la política donde la partidocracia está siendo liquidada por sus propios líderes.
“Los partidos políticos han elegido candidatos con poder económico que carecen del conocimiento adecuado. Candidatos sin identidad que no pertenecen a la comunidad, desplazando a los que si deben serlo”.
Consideró necesario que se dé el debate político para saber que piensan los candidatos. “El debate ayudaría al electorado al elegir su destino”.

Llamó a defender el voto y dárselo a personas capacitadas y que los políticos que infrinjan la ley paguen sus culpas. “Hay que estar muy vigilantes porque puede haber engaños y el voto puede ser burlado”.
Desde su punto de vista se está gestando un proceso político que va a repercutir en la nación y que evitará que México caiga en más violencia”.
Al final del discurso se rindieron honores a Pastor Rouaix.

EL EGÓDROMO PARTE XXIX

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Los Barrenderos: Venidos de una raíz de direcciones dispares y tras el fallecimiento de uno de ellos, los restantes tres hijos decidieron ignorar las creencias de su madre, y perderse en el maremágnum ejemplificado por su padre y su tío. ‘Total, nos mantuvieron, nos dieron de todo, nos consintieron y valemos mucho: somos la perinola’, consideran. Son muy cultos, pero no logran ver más allá de sus narices… posiblemente les falta sabiduría. Pueden leerse muchos libros y no darse cuenta de lo que sucede. De los cuatro una aventajó: la más joven, ella se juntó, y con dos espíritus juntos la vida resulta más llevadera, mejor. En los otros dos casos la actitud muestra inconformidad interna, hambre, necesidad… Si la historieta de Valerio fue descubierta por el primo, ¿por qué la necedad de hacerlo menos y aceptar una mentira como verdad, al afirmar fue sacado a la luz por su padre? ¿Por qué hacer de menos al pariente de un tío que los apapachó toda su vida y más cuando era soltero? ¿Envidia? ¿Desorientación? ¿Vacío? Si un día un rayito de luz falleció y sintieron quedarse sin guía (que esa guía debió provenir de su padre), entonces ¿por qué no tener el coraje de volverse uno mismo un rayito nuevo? Trabajar y jubilarse, sin duda, es un logro, es no haberse quedado con los brazos cruzados del todo; pero se observa la falta de algo. Falleció uno de ellos, pese a tratar de unir a la familia por medio de un chat. Eso es algo, tal vez sea momento de reflexionar. Ésta última quedó en un panteón donde un hombre ateo por necedad también descansa. El comensal vio a aquellos tres caminar, abriéndose paso entre la multitud para que cupieran sus cuerpos voluminosos: ‘No sólo se vive de necesidad, también se hace de espíritu’, consideró. Su madre creía en alguien, incluso el tío que sobrevive cree, ¿cuándo harán ellos el intento por el cambio?

Plataformas electorales y programas de gobierno

Mario Ensástiga Santiago

2 de abril de 2021

El arranque de las campañas electorales en Michoacán y el país este domingo 4 de abril, por todo lo que sabemos,  será dinámico e inédito y pondrá en juego la capacidad organizativa y logística, la inteligencia, innovación y propuestas programáticas de las políticas públicas de gobierno y legistivas que propondrán a la ciudadanía para llamar a votar por ellos y ellas.

Acciones proselitistas que, más que en otras ocasiones, procurarán la mayor presencia posible en las redes sociales, en los tradicionales medios de comunicación de la radio, televisión y prensa escrita, y la presencia física en los territorios para  establecer los mayores contactos posibles con el elctorado del próximo 6 de junio; en escenarios por demás complicados por las serias limitaciones logísticas y sanitarias que hay que observar por la sana distancia.

En esta colaboración me quiero referir particularmente a las plataformas electorales y programas de gobierno que el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) menciona tímidamente y la Ley General de Partidos Políticos consigna en el Artículo 39 la responsabilidad de entregarlos; documentos que son parte de la liturgia electoral de cada proceso de relevo de auroridades y representantes populares.

Se entiende, por extensión, que de igual manera se deben elaborar las propuestas de trabajo legislativo; estos 3 documentos en conjunto son, en lo genera, la declaración de los principios filosofícos, ético políticos, diagnósticos sobre los principales problemas de la sociedad y las propuestas de solución. 

Las plataformas electorales las elaboran los partidos políticos, a nivel nacional;  los programas de gobierno y acción legislativa,  a nivel local, las elaboran los y las candidatas a la gubernatura, al congreso local, al congreso federal y ayuntamientos.

Documentos que en teoría deberían ser la carta de navegación y brújula de los discursos, narrativas y estrategias políticas de encuentros y diálogos con la población para informar, concientizar y establer compromisos de campaña con los múltiples grupos y sectores de la sociedad a nivel estatal, regional, municipal y comunitario.

Lamentablemente en la práctica estos documentos, por lo general, son el resultado de la elaboración improvisada de un conjunto de buenas intenciones para resolver las principales problemáticas de la sociedad; sobradamente se sabe que son documentos que a poca gente le interesa; en consecuencia,  su elaboración es más para salir del paso y cumplir con el protocolo y trámite electoral obligado, más que ser la guía que oriente globalmente las actividades del plan de campaña electoral.

Los compromisos de campaña expresados en las plataformas electorales y programas de gobierno, no deben seguir siendo meros eslogans, enunciados generales y ambiguos; en efecto,  son documentos generales de lo que se piensa hacer, de temáticas y contenidos de propuestas políticas programáticas de gobierno, que conformen  un cuerpo ordenado y sistémico; es decir, de contenidos entendibles al ciudadano común y corriente; convincentes y alcanzables, expresados de la manera más sencilla y concreta, sin extensiones demás; propuestas más ideológicas y políticas expresadas técnicamente.

La revisión de las 10 plataformas electorales 2021 de los partidos políticos en contienda, me permite comentar que me parecen, en lo general, documentos tradicionales y convencionales, no están en la lógica de entender a fondo y asumir a plenitud que vivimos una grave crisis humanitaria y civilizatoria de escala mundial, la cual seguiremos viviendo por varios años, sin tener certeza de cuántos años más de lo que podríamos calificar la etapa de la pospandemia del COVID-19.

Si bien es cierto que todas las plataformas electorales abordan el tema de la pandemia del Coronavirus, me llama la atención que la del PAN es la única que lista en orden jerárquico, la salud, la economía y la inseguridad, que en mi particular opinión son los tres grandes y principales problemas del aquí y ahora, y seguramente lo seguirán siendo por varios años de la pospandemia del COVID-19; por consecuencia lógica,  los gobiernos debieran plantearse seriamente definir políticas públicas para encararlos, aun cuando se tenga plena conciencia de que son de carácter estructural y no pueden ser resueltos por un solo ámbito de gobierno; de igual manera, es de llamar la atención que el único partido que propone políticas transversales es el de Encuentro Solidario.

Para poder efectivamente alcanzar resultados palpables, es condición la participación y coordinación amplia de los tres órdenes de gobierno, de ahí la importancia del impulso de manera congruente y responsable el acuerdo de un verdadero y auténtico pacto social, que no sea el remedo de los que se signaron por el PRI-Gobierno durante años que no sirvieron para mucho.

La elaboración de las propuestas político programáticas de gobierno y trabajo legislativo, se desprende de las plataformas electorales que elaboran y registran a nivel nacional los distintos partidos políticos, por lo que debe haber en el ámbito local, un proceso de apropiación y adecuación local, a partir de las propias condiciones de los diversos territorios y sociedades de que se traten, documento que más adelante serán la base de la elaboración de los planes de desarrollo estatal y municipales.

Los programas de gobierno,  a diferencia de las plataformas electorales, en tanto propuestas de inicio de las campañas electorales, van sufriendo modificaciones y enriqueciéndose con el transcurrir de las campañas, como resultados de los frecuentes contactos de los y las candidatas con la gente y espacios de consulta y debate de las propuestas.

Un buen programa de gobierno para entrar en acción y revisión al calor de la campaña electoral debiera construirse a partir de responder, entre otras cosas, preguntas básicas que la población se hace de manera sencilla, ¿por qué quieren gobernar?, ¿para qué gobernar?; ¿con quién gobernar? y ¿cómo gobernar?; el Programa de Gobierno al final del proceso deberá reflejar en los hechos lo prometido a lo largo de la campaña; se debe garantizar que la racionalidad humana vaya por delante y no el frecuente pragmatismo electorero, enfocado a garantizar y fortalecer la gobernabilidad, la gobernanza política, el crecimiento, desarrollo, bienestar de la gente y el medio ambiente sostenible.

Benito Juárez de puño y letra VI

Aquel 23 de noviembre de 1855. La “Ley Juárez” abrió la Segunda Transformación de México (La Reforma)

De gobernador a exiliado; de revolucionario de Ayutla a reformador del Estado

Por: Raúl Jiménez Lescas

            El paso de la Primera Transformación (cuando Benito era un niño) a la Segunda Transformación (cuando Benito era presidente) medió una revolución dirigida por un viejo insurgente formado por el generalísimo Morelos en su paso por la Tierra Caliente, un congreso constituyente que elaboró una nueva Constitución y una Guerra de 3 años o de Reforma. Ninguna transformación ha sido miel sobre hojuelas… ¿Por qué tendría que serlo la Cuarta Transformación que el país requiere?

            Ya sabemos que Benito Juárez viajó desde Nueva Orleans (Océano Atlántico) hasta Acapulco y Ayutla en el Océano Pacífico para unirse al Plan de Ayutla, a la revolución contra la dictadura del general Antonio López de Santa Anna (El seductor de la Patria), al gabinete del presidente Juan Álvarez y redactó la primera Ley de Reforma, que lleva su nombre: “Ley Juárez”.

            Juárez de puño y letra nos lo contó: “Como el pensamiento de la revolución era constituir al país sobre las bases sólidas de la libertad e igualdad y restablecer la independencia del poder civil, se juzgó indispensable excluir al clero de la representación nacional, porque una dolorosa experiencia había demostrado que los clérigos, por ignorancia, o por malicia, se creían en los congresos representantes sólo de su clase y contrariaban toda medida que tendiese a corregir sus abusos y a favorecer los derechos del común de los mexicanos. En aquellas circunstancias, era preciso privar al clero del voto pasivo, adoptándose este contraprincipio en bien de la sociedad, a condición de que una vez que se diese la constitución y quedase sancionada la Reforma los clérigos quedasen expeditos al igual de los demás ciudadanos para disfrutar del voto pasivo en las elecciones populares.”.

            Así era Juárez que abrazó la religión de sus padre y madre, pero que como liberal creyó que el Estado debería ser laico y separado de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Una revolución de las conciencias como le llamaría Enrique Dussel.

Obviamente los revolucionarios no todos estuvieron de acuerdo, en especial el próximo presidente de la Revolución de Ayutla, el general Comonfort. Lo escribió Juárez: “El general Comonfort no participaba de esta opinión porque temía mucho a las clases privilegiadas y retrógradas. Manifestó sumo disgusto porque en el Consejo formado en Iguala no se hubiera nombrado a algún eclesiástico, aventurádose alguna vez a decir que sería conveniente que el Consejo se compusiese en su mitad de eclesiásticos, y de las demás clases la otra mitad. Quería también que continuaran colocados en el ejército los generales, jefes y oficiales que hasta última hora habían servido a la tiranía que acababa de caer.”.

Muchos años después, Juárez reflexionó sobre su permanencia en el gabinete de la Revolución de Ayutla: “Lo que más me decidió a seguir en el Ministerio fue la esperanza que tenía de poder aprovechar una oportunidad para iniciar alguna de tantas reformas que necesitaba la sociedad para mejorar su condición, utilizándose así los sacrificios que habían hecho los pueblos para destruir la tiranía que los oprimía.”.

Camino a la Reforma

Escribió de puño y letra Juárez: “Mientras llegaban los sucesos que debían precipitar la retirada del señor [Juan] Álvarez y la elevación del señor [Ignacio] Comonfort a la presidencia de la República, yo me ocupé en trabajar la ley de administración de justicia. Triunfante la revolución era preciso hacer efectivas las promesas reformando las leyes que consagraban los abusos del poder despótico que acababa de desaparecer. Las leyes anteriores sobre administración de justicia adolecían de ese defecto, porque establecían tribunales especiales para las clases privilegiadas haciendo permanente en la sociedad la desigualdad que ofendía la justicia, manteniendo en constante agitación al cuerpo social.”.

            Es del dominio público que Melchor Oacampo fue el filósofo de la Reforma y yo lo creo, pero quien inició la Reforma, fue el licenciado Benito Juárez, con su Ley de administración de justicia o Ley Juárez de 1855.

            Sigue reflexionando Juárez: “Era, pues, muy difícil hacer algo útil en semejantes circunstancias, y ésta es la causa de que las reformas que consigné en la ley de justicia fueran incompletas limitándome sólo a extinguir el fuero eclesiástico en el ramo civil y dejándolo subsistente en materia criminal, a reserva de dictar más adelante la medida conveniente sobre este particular. A los militares sólo se les dejó el fuero en los delitos y faltas puramente militares. Extinguí igualmente todos los demás tribunales especiales devolviendo a los comunes el conocimiento de los negocios de que aquéllos estaban encargados.”.

            Benito Juárez trabajó en equipo, cosa rara en estos tiempos, pero dejemos que nos cuente su historia: “Concluido mi proyecto de ley en cuyo trabajo me auxiliaron los jóvenes oaxaqueños licenciado Manuel Dublán y don Ignacio Mariscal, lo presenté al señor presidente don Juan Álvarez que le dio su aprobación y mandó que se publicara como ley general sobre administración de justicia. Autorizada por mí se publicó el 23 de noviembre de 1855. Imperfecta como era esta ley, se recibió con grande entusiasmo por el Partido Progresista, fue la chispa que produjo el incendio de la Reforma que más adelante consumió el carcomido edificio de los abusos y preocupaciones; fue, en fin, el cartel de desafío que se arrojó a las clases privilegiadas y que el general Comonfort y todos los demás, que por falta de convicciones en los principios de la revolución, o por conveniencias personales, querían de tener el curso de aquélla transigiendo con las exigencias del pasado, fueron obligados a sostener arrastrados a su pesar por el brazo omnipotente de la opinión pública.”.

Pero la Segunda Transformación fue amenazada por los de siempre, veamos como lo narró Benito: “Sin embargo, los privilegiados redoblaron sus trabajos para separar del mando al general Álvarez, con la esperanza de que don Ignacio Comonfort los ampararía en sus pretensiones. Lograron atraerse a don Manuel Doblado que se pronunció en Guanajuato por el antiguo Plan de Religión y Fueros. Los moderados, en vez de unirse al gobierno para destruir al nuevo cabecilla de los retrógrados, le hicieron entender al señor Álvarez que él era la causa de aquel motín porque la opinión pública lo desechaba como gobernante, y como el Ministro de Guerra que debería haber sido su principal apoyo le hablaba también en este sentido, tomó la patriótica resolución de entregar el mando al citado don Ignacio Comonfort en clase de sustituto, no obstante de que contaba aún con una fuerte división con que sostenerse en el poder; pero el señor Álvarez es patriota sincero y desinteresado y no quiso que por su causa se encendiera otra vez la guerra en su patria”.

Fuentes:

Documentos:

Proclama de Juan Álvarez en la Hacienda de la Providencia, 27 de marzo de 1854.

Plan de Ayutla.

Plan de Ayutla reformado en Acapulco.

Proclama y renuncia a la presidencia de la República de Antonio López de Santa Anna.

Acta de Adhesión de la Guarnición de la Ciudad de México al Plan de Ayutla.

Alejandro Morales Quintana. Juárez: Exilio y Revolución. Soberanes Fernández, José Luis; García Olivo, Miguel Ángel, Rodríguez Baca, Manuel Peña, Aníbal; Ojeda Bravo, Sebastián Daniel. Derecho, Guerra de Reforma, intervención francesa y segundo imperio. A 160 años de las Leyes de Reforma. En:

Antonio López de Santa Anna. Mi Historia militar y política, 1810-1874: Memorias. México. Lindero Eds. 2001. Autobiografía de Antonio López de Santa Anna publicada por primera vez por Genaro García en 1905.

Anselmo de la Portilla. Historia de la Revolución de México contra la dictadura del general Santa-Anna. 1853-1855. México. Imprenta de Vicente García Torres. 1856.

Benito Juárez. Documentos, discursos y correspondencia, t. I y II. selección de Jorge L. Tamayo, México, Secretaría del Patrimonio Cultural. 1964.

Enrique Serna. El seductor de la patria. México. Planeta DeAgostini. 1999.

Enrique González Pedrero. País de un solo hombre: el México de Santa Anna, volúmenes I y II. México, Fondo de Cultura Económica, 1993.

Juan José Reyes. Los berrinches del caudillo. Letras Libres. 30 noviembre 1999.

Jaime Olveda. Gordiano Guzmán. Un cacique del siglo XIX. México. SEP-INAH. 1980.

Patricia Galeana. Juárez en la historia de México. México. Cámara de Diputados-Miguel

Ángel Porrúa. 2006.

Ralph Roeder. Juárez y su México. 2a. ed. México. Secretaría de Educación Pública. 1958, t. I y 2.

Juárez y México ante la invasión napoleónica-austriaca-belga

Las guerrillas chinacas

UN NUEVO ORDEN EN MICHOACÁN PARTE IIPOR ALFREDO JUAREZ MALDONADO



Estamos a horas de que inicien las campañas electorales por la gobernatura del estado de Michoacán, por las 24 diputaciones al congreso local por la vía de representación directa y proporcional; así como los 112 ayuntamientos con sus respectivas planillas, del 4 de abril hasta el 2 de junio veremos por las calles y por los medios de comunicación físicos o virtuales el desarrollo de diversas campañas electorales, donde participaran 10 partidos políticos, 2 coaliciones electorales y 7 candidaturas al solio de Ocampo.
Como lo anunciábamos en nuestra columna pasada este proceso electoral dará origen a “un nuevo orden en Michoacán”.
QUE ES UN NUEVO ORDEN EN MICHOACÁN
En nuestra columna pasada enunciábamos al menos tres elementos a considerar para descifrar a lo que llamaremos “un nuevo orden en Michoacán”, estos tres elementos definirán los siguientes seis años de la vida publica y del poder ejecutivo estatal.
El primer elementó a considerar es el punto de inflexión por el que pasara nuestro estado, este término matemático es utilizado para definir el punto a partir, del cual una curva o línea recta cambia su sentido, es decir, el momento en el que de forma descendente pasa a ascendente o al revés, pues lo mismo sucederá en próximo 6 de junio los michoacanos decidiremos si la administración pública cambia de dirección o continua de la forma en la que esta.
Como ya lo explicamos este punto de inflexión es lo que dará origen a un nuevo orden en Michoacán, ante ello, es momento que agreguemos los dos últimos elementos a este análisis, imaginemos que la historia de Michoacán está representada por una línea recta a punto de llegar a un punto de inflexión y podrá tomar dos direcciones: la primera que pondremos de forma positiva y de manera ascendente estará “la cuarta transformación y Raúl Morón” y en la segunda pondremos de forma negativa y descendente “la coalición del viejo régimen y los condimentos”.
Esta encrucijada en la historia de nuestro pueblo es a lo que llamamos “un nuevo orden en Michoacán”. La próxima coyuntura electoral presentará la oportunidad histórica de instalar la cuarta transformación o de la continuidad de un régimen corrupto y decadente, este nuevo orden sin duda alguno convulsionará el actual status quo del espectro político y a las estructuras sociales del estado.

LA PROPUESTA
Silvio Rodríguez cantante de trova de origen cubano escribe en una de sus canciones mas populares “Debo dejar la casa y el sillón (…) y hay que quemar el cielo si es preciso, por vivir”, nada mejor que esta canción para describir el momento que estamos a punto de presenciar, dado que debemos dejar a un lado las ambiciones personales y tomar por asalto la historia para impulsar la cuarta transformación en nuestro estado.
Es momento de que el poder político cambie de forma y llegue en plenitud a la gente sin apellido, sin grandes recursos pero que, con mucho corazón y compromiso, es la oportunidad para que las y los michoacanos asumamos la responsabilidad histórica y moral de romper con este régimen perverso e injusto, donde privilegia a unos cuentos y está en detrimento de todos los demás.
A lo largo de estos meses viviremos un proceso profundamente desgastante, pero que sin dudad alguna nos dejara muchas enseñanzas, entendiendo de esta forma, como el objetivo más importante con o sin candidatura es la importancia de impulsar la cuarta transformación en Michoacán, para que nunca mas vuelvan al poder los que les robaron la oportunidad a miles de familias michoacanas de una mejor condición de vida, donde no se respetan los derechos humanos. Tomando en cuenta en todo momento los tres valores centrales de la cuarta transformación “No robar”, “No mentir” y “No traicionar”.

Tehuacán Tiene una T, la de Tenorio

Benito Juárez de puño y letra V

Juárez y su segundo paso por Panamá: 25 días en el mar y poca tierra

Por: Raúl Jiménez Lescas

La conspiración conservadora de Landa

Un 28 de marzo, pero de 1858, el presidente Benito Juárez con su gabinete, tras salvar la vida en Guadalajara durante el levantamiento del coronel Antonio Landa (opositor a la Constitución de 1857), arribaron a Colima; días después, zarparon de Manzanillo al puerto de Veracruz donde instaló su gobierno, contó la historiadora Doralicia Carmona de Memoria Política. Parece fácil el trayecto de pasar de un océano a otro, pero la travesía inesperada fue muy difícil. Juárez se aprestó para cruzar por segunda vez el Istmo de Panamá y esta vez, lo hizo en 25 noches marítimas y 75 kilómetros de líneas férreas. Así era Juárez: aferrado, por eso dicen en Oaxaca: “Me hace lo que el viento a Juárez”.

El Tiempo de Jalisco nos contó que: “El cabecilla visible de los desafectos fue el coronel [Antonio] Landa. Aunque la participación del coronel fue sumamente activa y notoria, en realidad, de otros fue la iniciativa, como después veremos. Antes de pasar a las acciones militares, Landa aseguró el respaldo de muchos de sus compañeros de armas haciendo circular entre ellos el Plan de Tacubaya y, de paso, les explicó por qué decidió respaldar el pronunciamiento.”.

En opinión de Manuel Cambre, “… fueron dos clérigos de Guadalajara quienes organizaron la conspiración. Como cabeza del movimiento estaba el canónigo Rafael Homobono Tovar, lo secundaba el prior del Carmen, Fray Joaquín de San Alberto. Otros implicados eran los licenciados Manuel de la Hoz, José María Peón Valdés y Tomás Ruiseco. Este último publicaba el periódico la ilustración. También formaban parte de la conspiración Urbano Tovar, Manuel Mancilla y Felipe Rodríguez; ellos, como menciona Cambre, con el auxilio del escribano Ramón Barbosa y el licenciado Miguel España, redactaban un periódico clandestino intitulado La Tarántula.” (El Tiempo de Jalisco).

El 16 de febrero de 1858, llegó Juárez a Guadalajara junto con su comitiva, según nos narra en su diario el futuro representante del gobierno juarista ante Washington, Matías Romero. Romero menciona que el 15 del mes salieron de Guanajuato y el 16 despertaron en Tepatitlán. Al mediodía pasaron por Zapotlanejo y de allí partieron a San Pedro. Por la tarde estaban ya en la capital tapatía (Romero, 2006, pág. 63).

El presidente se enteró que Anastasio Parrodi, general en jefe de los ejércitos constitucionalistas o liberales se había rendido en la Perla Tapatía sin ofrecer resistencia, por lo que nombró al general Santos Degollado ministro de Guerra y Marina, General en Jefe del Ejército republicano y le concedió facultades extraordinarias en los ramos de Guerra y Hacienda, para continuar la lucha en los estados del norte y occidente (Memoria Política). Santos Degollado, el hombre fuerte del gobierno juarista.

Según Doralicia Carmona, el itinerario que siguieron Juárez y sus ministros (Melchor Ocampo, Guillermo Prieto, Manuel Ruiz y León Guzmán) fue penoso: El 11 de abril de 1858 zarparon a bordo del vapor “John L. Stiffers”, de Manzanillo para tocar tierra panameña una semana después, el día 18; en ferrocarril prosiguen hasta Colón ó Aspinwall; al día siguiente, embarcan en el velero Granada y arriban a La Habana el día 22; tres días después, el 25 trasbordaron a Filadelfia y, el 28 por la tarde, desembarcan en Nueva Orleans (ahí donde estuvo exiliado). El 1º de mayo en el vapor Tennessee se dirigieron a Veracruz donde llegaron la noche del 4 de mayo del mismo año. El recorrido desde Manzanillo a Veracruz, del Océano Pacífico al Golfo de México fue del 11 de abril al 5 de mayo de 1858, 28 noches y 75 kilómetros de vías férreas. De la Luna Cuarto Menguante a la Luna Llena, pasando por Cuarto Reciente.

Juárez y sus ministros fueron recibidos por el H. Ayuntamiento de Veracruz; el pueblo jarocho los saludó a su paso con vivas y estrepitosos aplausos al responder al mensaje de bienvenida, Juárez dijo: “Redoblaré mis esfuerzos hasta sacrificar mi existencia, si fuere necesario, para restablecer la paz y consolidar la libertad y la independencia de la nación”. Así de obstinado fue Benito.

Después del desfile militar, se instaló el gabinete liberal. La Reforma o Segunda Transformación de México no podía detenerse, estaba en muy buenas manos: Juárez, Ocampo, Prieto, Ruiz y Guzmán, mientras que Degollado arengó al ejército liberal y tembló en su centro la tierra.

Fuentes:

Documentos:

Proclama de Juan Álvarez en la Hacienda de la Providencia, 27 de marzo de 1854.

Plan de Ayutla.

Plan de Ayutla reformado en Acapulco.

Proclama y renuncia a la presidencia de la República de Antonio López de Santa Anna.

Acta de Adhesión de la Guarnición de la Ciudad de México al Plan de Ayutla.

Alejandro Morales Quintana. Juárez: Exilio y Revolución. Soberanes Fernández, José Luis; García Olivo, Miguel Ángel, Rodríguez Baca, Manuel Peña, Aníbal; Ojeda Bravo, Sebastián Daniel. Derecho, Guerra de Reforma, intervención francesa y segundo imperio. A 160 años de las Leyes de Reforma. En:

Antonio López de Santa Anna. Mi Historia militar y política, 1810-1874: Memorias. México. Lindero Eds. 2001. Autobiografía de Antonio López de Santa Anna publicada por primera vez por Genaro García en 1905.

Anselmo de la Portilla. Historia de la Revolución de México contra la dictadura del general Santa-Anna. 1853-1855. México. Imprenta de Vicente García Torres. 1856.

Benito Juárez. Documentos, discursos y correspondencia, t. I y II. selección de Jorge L. Tamayo, México, Secretaría del Patrimonio Cultural. 1964.

Doralicia Carmona. Benito Juárez se embarca en Manzanillo, instalará su gobierno en Veracruz. Memoria Política de México.

El Tiempo en Jalisco. Llegada de Juárez a Guadalajara por Dr. Fabian Acosta Rico. Archivo Histórico de Jalisco Departamento de Investigación y Divulgación. Año XIII Núm 38 septiembre 2018. pp. 4-7.

Enrique Serna. El seductor de la patria. México. Planeta DeAgostini. 1999.

Enrique González Pedrero. País de un solo hombre: el México de Santa Anna, volúmenes I y II. México, Fondo de Cultura Económica, 1993.

Juan José Reyes. Los berrinches del caudillo. Letras Libres. 30 noviembre 1999.

Jaime Olveda. Gordiano Guzmán. Un cacique del siglo XIX. México. SEP-INAH. 1980.

Patricia Galeana. Juárez en la historia de México. México. Cámara de Diputados-Miguel

Ángel Porrúa. 2006.

Ralph Roeder. Juárez y su México. 2a. ed. México. Secretaría de Educación Pública. 1958, t. I y 2.

A la opinión pública

A todos los militantes y simpatizantes de Morena

¡¡¡MORENA EN CRISIS!!! ¡¡¡MORENA INDUCIDA A SU DESCOMPOSICIÓN!!!

Ante el desmoronamiento acelerado de Morena bajo la conducción del Caballo de Troya, Mario Delgado, impuesto por el INE y por los que perversamente buscan desde las mismas entrañas del partido, conducir a la derrota a la 4ª Transformación, se alza, con toda la dignidad y la convicción mostrada durante años al gobierno de la corrupción, los privilegios, la desigualdad y la vileza, el puño encendido de coraje y esperanza del pueblo que grita ¡YA NO MÁS ANTIDEMOCRACIA, AUTORITARISMO Y CORRUPCIÓN!

El momento actual se enciende y enciende los miles de corazones que rechazan la voluntad mezquina, mediocre y despreciable de un solo individuo, Mario Delgado, quien, concentrando todo el poder de Morena en su persona, decide que sean, en su mayoría, priistas, panistas, perredistas quienes representen, en el próximo proceso electoral, al Partido que logró expulsarlos del gobierno en el 2018.

Rechazamos, de manera enérgica, tanto la forma en cómo se construyeron esas candidaturas como a los candidatos del prianrredismo.

Compañeros hagamos hasta lo imposible porque no pasen los espurios.

Esto ha configurado la peor crisis en la incipiente vida de Morena. Por doquier se levantan y multiplican las protestas y el rechazo a la imposición de candidatos que, con toda certeza, sólo buscan perredizar Morena y, con ello, descarrilar la 4ª T.

El pueblo, los simpatizantes y militantes de Morena por ningún motivo aceptan esta agresión al partido que nos llevó al triunfo apenas hace unos cuantos años. Exigimos que la lista de candidatos a los ayuntamientos y distritos electorales, federales y locales se depuren y se tome en cuanta a nuestra aguerrida y convencida militancia.

Hoy, ante la inminente acusación de desviación de recursos por las instancias electorales al presidente espurio de Morena, éste buscará confundir a la militancia y a la ciudadanía para que, en el rechazo a uno de los más deleznables e indecentes organismos creados por el neoliberalismo para administrar los fraudes en el país, se le defienda. Que pague por sus corruptelas que le permitieron agandallarse del partido Morena.

Llamamos a todos los militantes, simpatizantes y ciudadanía en general a que demostremos el rechazo a esta intentona de hacer de Morena un partido más del montón. A trazar la ruta de los militantes. VI Asamblea Estatal de Bases de Morena domingo 04 de abril de 2021, 11:00 horas, en el Salón ubicado en el Km.6 carretera Morelia-Pátzcuaro (a un lado de Construrama), Morelia, Michoacán.

¡A la Rebelión con dignidad!

¡A organizar la profundización de la 4ªT!

¡Fuera chapulines, arribistas y oportunistas de Morena!

¡Salida inmediata del partido de Mario Delgado corrupto conservador!

COORDINACIÓN DE LA ASAMBLEA ESTATAL DE BASES DE MORENA

Morelia, Michoacán 01 de abril de 2021

Taller de agricultura