EL EGÓDROMO PARTE LVI

Por Luis Mac Gregor Arroyo

Fotografía de Gerd Altman en pixabay.com 

hoyoblanco.com.mx

El Madrileño: Producto de la herencia de una generación de refugiados españoles. Estos jóvenes acaban por reunirse en uno que otro encuentro y reunioncialla durante décadas. Son personas inteligentes, trabajadoras con buen gusto; pero debido a su amplia incapacidad cultural de inclusión no pueden evitar tener cierta soberbia. Sin embargo, ser del mismo colegio los anima a verse y quererse. Se identifican. Ellos “saben” y son capaces arrojarse al frente y tomar la bandera del frente e, inclusive, creer estar encabezando el proyecto en boga. Con todo hay uno que otro satélite por ahí. El comensal los ve caminar platicando y pasándola chido. Pero en esa aparente camaradería hay muchos gozosos y otros vistos, un tanto, como de menos: aunque “estimados”. Tal vez ese sea el mayor pecado de esos madrileños. Quieren y aprecian; pero a la mera hora excluyen. Cuesta trabajo pertenecer a su grupo. Más si se es un satélite se puede terminar estigmatizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s